Siete aspectos a tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo bancario

Cuando tenemos en mente comprar un determinado producto para el que no disponemos de dinero suficiente, como un coche, el mobiliario de nuestra casa o un viaje importante, normalmente tenemos que pensar también en solicitar un préstamo personal, a no ser que dispongamos de la liquidez necesaria en ese momento, algo que, en la mayor parte de los casos, no sucede.

Los préstamos bancarios son un producto financiero que nos puede acompañar en momentos puntuales a lo largo de nuestra vida cuando tenemos que financiar un bien y no contamos con la liquidez suficiente. Por este motivo, es importante tener en cuenta varios aspectos clave cuando pensemos en contratar un préstamo, con el fin de evitar gastos innecesarios durante el tiempo que tengamos que pagarlo.

Prestar especial atención al tipo de interés

Es posible que hayáis visto el tipo de interés asociado no solo a los préstamos bancarios sino también a otro tipo de productos de inversión como, por ejemplo, los depósitos. Sin embargo, este indicador tan común puede dar lugar a confusión, ya que en algunos productos aparece reflejado como el Tipo de Interés Nominal (TIN) mientras que en otros aparece como la Tasa Anual Equivalente (TAE) que, aunque sean parecidos, no son exactamente lo mismo.

El TIN es el interés que pagamos por el dinero que nos prestan, mientras que la TAE incluye, además del TIN, las comisiones y los gastos de la operación, representando de esta manera cuánto nos va a costar en total pedir el préstamo. Por este motivo, aunque en los préstamos bancarios aparezca publicado el TIN por tratarse del interés más pequeño, conviene fijarse en la TAE para conocer cuál es el coste real del préstamo.

Las comisiones importan, y mucho

En la mayor parte de los préstamos, la TAE es mayor que el TIN. Por este motivo, es conveniente preguntar siempre por la TAE. Si es muy parecido al TIN, no existirá ninguna comisión o gasto adicional escondido. Sin embargo, si la TAE es mucho más elevada (más de un 0,5% adicional), el préstamo llevará asociado una cantidad importante de gastos y comisiones.

Es importante, por tanto, informarse de los gastos y comisiones que tendremos que pagar por pedir el préstamo. En general, estos gastos suelen ser comisiones por apertura, que se aplican en el momento de su concesión, o por amortización total o parcial, que se aplican cuando se paga de forma anticipada el préstamo.

¿Cómo comparar qué préstamo me sale más caro?

En muchas ocasiones, nuestra decisión entre uno u otro préstamo se basa únicamente en el TIN, que al fin y al cabo es el tipo de interés que aparece anunciado para el préstamo. Pensamos que, cuanto menor sea éste, más barato será el dinero que el banco nos prestará.

Sin embargo, las comisiones escondidas pueden ser tan grandes que podemos llegar a ver resultados realmente sorprendentes. A modo de ejemplo, un préstamo cuyo TIN sea del 0% pero que tenga muchas comisiones puede tener un coste (una TAE) mayor que un préstamo con un TIN del 7,5% sin ninguna otra comisión.

Compruébalo en el siguiente ejemplo:

  • Préstamo: 12.000 euros.
  • Plazo: 12 meses

ejemplo_1

Las condiciones del préstamo: ¿qué productos suelen tener asociados?

En este ejemplo, el préstamo con el TIN mayor es, a diferencia de lo que pudiese parecer, el más barato. Puedes comprobar por ti mismo estos resultados en algún simulador de préstamos, como el que ofrece el Banco de España.

A la hora de contratar un préstamo personal, el banco puede exigir contratar algún tipo de seguro o producto bancario adicional. Dentro de los productos más habituales se encuentran los seguros, como el seguro de protección de pagos o el seguro de amortización de préstamos, así como la contratación de otros productos como tarjetas de crédito, o la domiciliación de nómina y de ciertos recibos.

¿Cuál es el importe mínimo y máximo de los préstamos?

Las entidades financieras suelen establecer un importe máximo y mínimo que el cliente puede solicitar en función de lo que necesitemos financiar. Estos importes varían entre las diferentes entidades, pero suelen oscilar entre los 500 y los 90.000 euros. Por ejemplo, el importe del préstamo NARANJA de ING DIRECT oscila entre los 6.000 y los 40.000 euros.

¿En cuánto tiempo quieres devolver tu préstamo?

Un aspecto importante del préstamo es, asimismo, el plazo. Cuanto mayor sea el tiempo en el que tengamos que devolver el préstamo, menor será la cuota que tendremos que pagar cada mes, pero, a cambio, mayor será la cantidad que tendremos que pagar en total.

Por ejemplo,

  • Préstamo personal: 24.000 euros.
  • TAE: 8,84%.

ejemplo_2

Existe casi un préstamo para cada necesidad

Existen multitud de créditos en función de cada necesidad. Minicréditos, créditos rápidos, anticipos de nómina, préstamos personales, etc. Cada uno de ellos cubre una determinada necesidad y ofrecen un amplio abanico de posibilidades con costes y riesgos muy dispares.

Es conveniente escoger el préstamo que mejor se adapte a nuestras necesidades. De no ser así, su coste puede ser mayor, mientras que si contratamos el préstamo adecuado, podemos lograr un notable ahorro.

En Naranja | Siete aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca

Imagen | niekverlaan

Conversación