Si somos pareja de hecho, ¿cómo tenemos que presentar la declaración de la renta?

Estar casados y ser pareja de hecho no es exactamente lo mismo. Si bien es cierto que ambos estados representan la unión legal entre dos personas, existen algunos elementos que les hacen ser estados diferentes desde diversos puntos de vista.

Uno de ellos es el fiscal. Para la Agencia Tributaria, la pareja de hecho es diferente a la unión a través del matrimonio. Y, ahora que llega la declaración de la renta, conviene conocer las semejanzas y diferencias entre ambos estados civiles. ¿Cómo debemos presentar la declaración si somos pareja de hecho?

Diferencias entre matrimonio y parejas de hecho

A nivel legal, matrimonio y pareja de hecho no es lo mismo. Al margen de que, a diferencia del matrimonio, la pareja de hecho se regula en cada comunidad autónoma, existen una serie de diferencias en cuanto a las vacaciones, pensiones compensatorias etc. que, en la práctica, hace que estemos hablando de instituciones diferentes.

Pero, ¿qué ocurre a nivel fiscal? ¿podemos presentar la declaración conjunta si somos una pareja de hecho? La respuesta es no. Ni las parejas de hecho ni las parejas sin vínculo matrimonial se consideran como unidades familiares y, por tanto, no pueden realizar la declaración conjunta. Por tanto, cada uno de los dos contribuyentes deberá presentarla de manera individual.

¿Qué ocurre si hay hijos en la unidad familiar?

Ahora bien, ¿qué ocurre con los hijos? En estos casos, uno de los dos cónyuges puede realizar la declaración con su hijo formando la unidad familiar, y el otro debería presentar la declaración de forma individual.

Sería la misma situación legal que una familia monoparental, aunque con la diferencia de que en estos casos, dado que el contribuyente convive con el padre o la madre de alguno de los hijos, no se podrá beneficiar de la reducción de 2.150 euros en la base imponible ni, por supuesto, de la reducción de 3.400 euros anuales que se aplica en el caso de unidades familiares integradas por ambos cónyuges (por ejemplo, en matrimonios).

Entonces, ¿cómo debemos presentar la declaración?

En la práctica, por tanto, las parejas de hecho no reciben ningún beneficio a nivel fiscal derivado de su estado civil, ni siquiera por formar una unidad familiar con alguno de sus hijos. En estos casos, aunque la presentación de la declaración conjunta es posible, no suele ser recomendable, pues no se obtiene ninguna bonificación con ella.

En cualquier caso, como cualquier otro contribuyente, cada uno de los miembros de la pareja de hecho podrá beneficiarse del mínimo personal, de 5.550 euros, y del mínimo por descendientes en el caso de que haya hijos, de 2.400 para el primer hijo, 2.700 en el caso del segundo hijo, 4.000 para el tercer hijo y 4.500 euros para el cuarto hijo y siguientes.

En Naranja | ¿Cómo tributa la vivienda en la declaración de la renta?


Conversación