Soy el español medio, me gusta ahorrar y voy a lo seguro ¿Qué hago con mi dinero en 2016?

A los españoles nos cuesta ahorrar. Según el estudio “La renta disponible y el crédito, aceleradores de la demanda interna”, publicado por Genworth, la mitad de los encuestados ahorra, como máximo, 100 euros mensuales y, de ellos, el 64% no supera los 50 euros. Dentro de este porcentaje de ahorradores, la mayoría tiene invertidos sus ahorros en productos de bajo riesgo, como cuentas corrientes, depósitos a plazo fijo o, incluso, en efectivo.

Sin embargo, ante el incierto panorama que se presenta, con unos tipos de interés cada vez más bajos, son muchos los ahorradores que han optado por tomar un perfil menos conservador. Si quieres ahorrar sin tomar demasiados riesgos pero, al mismo tiempo, quieres lograr algo de rentabilidad, revisamos cómo se presenta el 2016 desde el punto de vista económico y financiero.

Un entorno de baja inflación

La continua caída en el precio del petróleo y en el de otras materias primas son los principales factores que explican la baja inflación presente en España y en el resto de Europa. El IPC más reciente en nuestro país, el que mide la evolución de la inflación correspondiente a noviembre de 2015, fue del -0,27%.

Ante un escenario de baja inflación que, en algunos casos, es negativa, el poder adquisitivo del dinero aumenta y, por tanto, tener dinero en efectivo supone obtener una cierta rentabilidad. Pero, además, añade un cierto rendimiento a los productos de renta fija, como los bonos del estado o los depósitos a plazo fijo.

No obstante, hay que tener en cuenta dos factores adicionales que pueden condicionar la inflación futura y, por tanto, también la rentabilidad de nuestra inversión:

  • Que la inflación puede remontar en el momento en el que repunten el precio de las materias primas.
  • Que el Banco Central Europeo continuará con su programa de flexibilización cuantitativa, al menos durante este año, con el objetivo de impulsar esta inflación y apoyar el crecimiento económico de los países de la eurozona.

Políticas monetarias con grandes diferencias

renta_fija_2016

Mientras Estados Unidos ya ha dado los primeros pasos para consolidar la recuperación económica subiendo los tipos de interés en el mes de diciembre de 2015, el Banco Central Europeo camina en la dirección contraria, con un programa de estímulos monetarios que, ante la débil recuperación europea, se alargará, al menos, durante este año.

Ante este escenario, la rentabilidad esperada para 2016 en Europa, como la de 2015, no va a ser muy atractiva. Según los analistas de Renta 4, la rentabilidad media de los depósitos a plazo fijo en España en 2016 será del 0,30%, mientras que la renta fija a corto plazo de instrumentos como el bono a tres años español apenas superará el 1% para todo el 2016.

Moderado crecimiento económico general

Según ponen de manifiesto la mayoría de expertos, a pesar de que las políticas monetarias del Banco Central Europeo seguirán provocando un entorno de bajos tipos de interés, se espera la recuperación de los resultados empresariales y unas valoraciones más atractivas, en especial si lo comparamos con otros activos de renta fija.

Las mejores expectativas sobre beneficios empresariales, apoyados por una mejora en las ventas de productos y servicios, la debilidad del euro y el efecto del abaratamiento del petróleo, pueden impulsar el crecimiento económico por encima de los niveles vistos el año pasado, de acuerdo a la estrategia de inversión de Renta 4 para el 2016.

No obstante, algunas incógnitas siguen planeando sobre la bolsa, como los débiles datos de crecimiento en China, la reacción a la subida de tipos en EEUU o los riesgos geopolíticos latentes.

Los fondos de inversión como alternativa

En 2016 será casi imposible obtener rentabilidades por encima del 2% sin asumir ningún tipo de riesgo. No obstante, existen alternativas intermedias como los fondos de inversión mixtos, que tienen una parte de exposición a renta variable y otra parte a renta fija. Este hecho permite que sea más fácil repartir la cartera y sus riesgos entre ambas clases de activos.

Los hábitos de ahorro de los españoles están cambiando. En 2014, los ciudadanos de nuestro país redujeron su inversión en depósitos del 42,3% al 39,8% y aumentaron su inversión en fondos de inversión, pensiones y seguros hasta el 54,1% (frente al 50,8% del año anterior), como consecuencia de la baja rentabilidad ofrecida por los productos de renta fija.

Así las cosas, el escenario para este año responde a un guión similar al visto en ejercicios anteriores. Un entorno complejo para el ahorro conservador que, si quiere lograr mayor rentabilidad por sus ahorros, deberá contemplar otras alternativas como los fondos de inversión. Y es en ese punto donde elegir el producto adecuado para nuestro perfil inversor resulta un factor fundamental.

En Naranja | China, petróleo, incertidumbre política… ¿Qué inquieta a la bolsa en este arranque de 2016?

Imagen | Olu Eletu

Conversación