¿Es el software libre el secreto del éxito de algunas empresas?

tux

El software libre es un movimiento casi tan antiguo como los propios ordenadores personales. Desde que Richard Stallman anunciara su proyecto GNU en 1983, cuya meta era dar libertad a los usuarios de ordenador reemplazando el software propietario, el movimiento no ha dejado de crecer.

Tal es así que este movimiento no solo es muy popular entre los usuarios particulares, si no que también las empresas están utilizando el software libre cada vez más para su negocio, tanto para su gestión como para su comercialización. ¿Podemos decir que el software libre ha triunfado entre las empresas?

Software libre vs software propietario

El software libre (o free software en inglés) tiende a confundirse con software gratuito, posiblemente por la ambigüedad de su significado en inglés (free significa libre o gratuito, en función del contexto); pero no es necesariamente así. Si bien es cierto que la mayoría de software libre está disponible de forma gratuita, esto no tiene por qué ser necesariamente así y puede ser perfectamente comercializado.

Software libre tampoco quiere decir software de dominio público. La diferencia fundamental radica en que éste no requiere de ningún tipo de licencia y está disponible para todo el mundo, habiendo sido donado por el autor o habiendo expirado sus derechos de autor.

Lo que realmente quiere decir software libre es aquel que puede ser usado, copiado, estudiado, modificado y distribuido libremente; al contrario que el software propietario, mucho más restringido, y el cual solo puede ser usado pagando la licencia correspondiente, sin poder realizar el resto de acciones.

Es por esto por lo que el software libre se ha hecho tan popular entre las empresas. La posibilidad de poder modificarlo adaptándolo a sus necesidades, y sobre todo el hecho de que sea mucho más barato, o incluso gratis, hace que el coste de licencias de software sea mucho menor, y por lo tanto el negocio sea mucho más rentable.

El problema es que en muchas ocasiones la funcionalidad requerida por las empresas no está disponible de forma libre, pero la tendencia es que cada vez existan muchos más programas disponibles de forma libre, y que por tanto sea cada vez más usado para la gestión de numerosas empresas, e incluso de algunas administraciones o instituciones públicas.

El software libre en números

Y es que según el Centro Nacional de Referencia de Aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (CENATIC), el software libre ha ganado mucha visibilidad en España, y atraviesa su mejor momento en nuestro país. Según el último informe de CENATIC, las cifras de uso de software libre en las empresas cantan:

  • Aproximadamente, 16.000 empresas ofrecen productos de código abierto, y generan más de 40.000 puestos de trabajo en España.
  • Una de cada dos microempresas, y tres de cuatro empresas de más de diez trabajadores utilizan software libre.
  • Son los programas de ofimática de código abierto las que más se utilizan (53,9% de las pequeñas empresas y 51,5% de las medianas).
  • El ahorro para una pequeña empresa que utiliza software libre con respecto a las que utilizan software propietario es claro: 10.000 euros en el arranque, y unos 1.500 euros al año.
  • Dentro de los sectores, y como no podía ser de otra manera, son las empresas TIC las que más apuestan por el software libre; nueve de cada diez firmas tecnológicas hacen uso de él.

Como se ve, el software libre está siendo cada vez más usado entre las compañías. Y esto es todo un negocio para las empresas. Movió alrededor de 776 millones de euros al año en el 2010, siendo comercializado por el 86% de las empresas TIC. Y parece que esta seguirá siendo la tendencia en los próximos años. El software libre está en su mejor momento en España. Y seguirá creciendo.

Más información | El ‘software’ libre gana visibilidad en España, según Cenatic
Imagen | Francois Schnell

Etiquetas: ,


  • mariocobretti

    La verdad es que no se le presta mucha atención por el gran público, pero hay auténticas virguerías de programas y sistemas operativos que son libres. Es una interesante fórmula de ahorro, al no pagar licencias de software, aunque no es fácil convivir al 100% con software libre y el acceso a webs estatales para pagar impuestos o a otros sitios de uso común.