Ideas originales para concertar una cita: el uso de códigos QR

qr_code

Para aquellos que no lo conozcáis, el código QR es un módulo para almacenar información en una matriz de puntos similar al ya conocido código de barras. Sus usos son múltiples, y la posibilidad de ser escaneado e interpretado por los dispositivos móviles hacen de este código una forma cada vez más utilizada de promocionar una empresa o un producto.

A medida que los usuarios van conociendo cómo funciona esta unidad de almacenamiento de información, los usos que se le da son cada vez más curiosos. Uno de ellos, el que ha ideado el Bar Harry´s en Singapur. Se trata de un mecanismo para que sus clientes más tímidos puedan enviar mensajes a otras personas con sus bebidas. ¿Cómo? De una forma realmente original.

El Bar Harry´s en Singapur. Ligar sin hablar

Acercarte a alguien en un bar puede ser una tarea ciertamente desalentadora por el carácter más bien reservado de los ciudadanos de Singapur. Para aumentar sus ventas durante las happy hours y de paso darse a conocer, el bar ideó un método para que sus clientes no se fueran con las manos vacías: una aplicación basada en códigos QR para romper el hielo con otra persona e iniciar una conversación.

El proceso es el siguiente: nos encontramos dentro del bar y de repente entra una persona que nos llama la atención y con la que queremos iniciar una conversación, pero nuestra timidez nos impide acercarnos a ella. ¿no sería más sencillo si la conversación la iniciamos de forma anónima?

Para ello, el cliente compra una botella de cerveza que tiene una etiqueta con un código QR. La idea entonces es escanear el código QR con el teléfono móvil y escribir un mensaje. Una vez escrito, se le da la vuelta a la etiqueta y se pone en otra cerveza que pediremos y que enviaremos a la persona que deseemos, servida por el camarero. En ese momento comienza la conversación privada entre las dos personas, y puede continuar y finalizar fuera del bar.

De esta manera, ganan las dos personas. El cliente le contará a todos sus contactos la idea tan original que ha tenido el bar y, quien sabe, quizá hasta le salga bien la tarde.

Algunos casos de éxito del código QR

Desde que los usuarios comenzaron a utilizar los programas de escaneo de sus teléfonos móviles, los códigos QR han ido ganando popularidad y las empresas lo han empleado con relativo éxito en muchas de sus campañas publicitarias.

Por ejemplo, la empresa eMart, con el objetivo de aumentar sus ventas en las horas centrales del día (de 12:00 AM a 1:00 PM) construyó una estructura con un código QR promocional que solo podía ser escaneado cuando le daba el sol de una determinada forma; casualmente la posición del sol que coincidía con ese horario.

Pero si hubo un código QR realmente atractivo, fue el que hizo de la marca Heineken durante el Festival de música Open’er Heineken en Polonia. Bajo el lema “Open Your World” se invitó a los asistentes al concierto a compartir un mensaje con el resto de personas a través de un código QR. Un gran rompehielos sin duda que animó a más de 5000 personas a participar en esta acción.

Como se ve, quizá se haya consolidado una nueva forma de promoción más allá de la publicidad unipersonal que vemos día a día en los medios de comunicación. Cada día es más importante la cercanía entre los consumidores y las empresas y, para ello, el uso del código QR es una muy buena opción.

En Naranja | ¿Por qué la publicidad nos influye tanto a la hora de comprar?
Imagen | Michael Kappel

Etiquetas: ,


  • Josep Camós

    Los saltos continuos que nos están deparando las tecnologías de la comunicación están generando unas nuevas formas de codificar los mensajes que algún día merecerán un estudio de los grandes por parte de algún estudioso del lenguaje. Si con el auge de los medios “novedosos” hace casi un siglo se revelaron un montón de teorías de la comunicación, lo de ahora da para un esquema nuevo cada mes.

  • JJ

    Sí, parece que después de unos años en los que no acababan de arrancar, los códigos QR tienen cada vez más presencia. Una de las últimas acciones que más me ha gustado es la de Sorli Discau y su supermercado virtual con códigos QR. No es novedad mundial porque Tesco ya lo hizo el año pasado en Corea, pero es bueno fijarnos en lo bueno que se hace fuera, no?