Alquilar ropa para ahorrar vistiendo la última moda

ahorrar con vestidos de moda de alquiler El mundo de la ropa de moda está en constante evolución, no sólo por las diferentes propuestas de modelos de los distintos diseñadores para cada campaña, sino por los nuevos modelos de negocio que están saliendo a la luz en los últimos años. Podemos ver innovación en precio y producto, como las marcas blancas de moda, o también nuevos canales y formatos para la comercialización de productos, por ejmemplo, vía Internet. Destaca entre todas estas propuestas de nuevos modelos de negocio la de la empresa “La Más Mona”, una startup seleccionada por la aceleradora Wayra de Telefónica, cuya oferta consiste en alquilar lo último en vestidos de tus diseñadores favoritos. Frente a la opción tradicional de comprar un vestido, ¿no te parece interesante pagar sólo por los días que lo vayas a usar y así ahorrar?

Alquilar prendas de moda para ahorrar

A mucha gente le gustaría vestir en alguna ocasión especial (bodas, fiestas, cenas, etc.) ciertas prendas de ropa de sus diseñadores favoritos, pero su precio demasiado caro para su bolsillo le echa para atrás. Sobre todo, si se piensa que el uso que se va a dar a la prenda es más bien escaso, vistiéndola en un número reducido de veces. Porque seamos realistas, a mucha gente nos pasa que si revisamos el contenido de nuestro armario, seguro que encontramos alguna prenda que sólo hayamos vestido apenas en una ocasión y que no nos hemos vuelto a poner. ¿Por qué nos ocurre esto y qué podemos hacer para gastar mejor nuestro dinero cuando nos compramos ropa? La solución puede tenerla la empresa “La Más Mona” y otras que se dedican a alquilar prendas de vestir. En su catálogo, prometen lo último de los mejores diseñadores y ponen todo tipo de facilidades para probarse las prendas en casa y cambiarlas sin coste en caso de que se necesite una talla diferente. Se trata de una nueva manera de vestir a la moda, eso sí, ahorrándose un buen pellizco. El concepto tras este negocio es muy diferente al tradicional. En lugar de comprar un vestido y los complementos necesarios para lucirlo, lo que se ofrece es pagar por cada vez que se use. Se paga por un servicio de alquiler de ropa y no se paga por una prenda, que puede que la usemos en varias ocasiones y se le saque un gran partido o puede que sea todo lo contrario y que pase a formar parte del armario durante meses o años y no la luzcamos más. El hecho de cambiar de talla a lo largo del tiempo también deja de ser un problema con este tipo de negocio, dado que un cliente puede solicitar un vestido para una fiesta en invierno y volverlo a pedir para otra que tenga en verano, eso sí, con medidas más ajustadas a su cuerpo en esta estación del año.

Otros modelos de pago por un servicio que dan resultados

El pago por uso es una modalidad que funciona desde hace tiempo en diversos sectores y que ofrece alternativas rentables a algunos segmentos de clientes. Por ejemplo, en sectores tecnológicos (telefonía, servicios en la nube, entre otros) y en otros no tan relacionados con máquinas, como el del alquiler de oficinas o puestos de trabajo, o de coches y hoteles por horas. Conviene recordar en este punto que alquilar no es tirar el dinero, sino que puede ser la mejor opción para según qué gastos de nuestra economía doméstica. La decisión de comprar o alquilar debe tomarse en base a criterios lógicos y, en el caso de un vestido, gastarse unos euros en una prenda que sólo se va a vestir una sola vez, puede que sea demasiado gasto para tan poco uso. Y tú, ¿alquilarías una prenda de ropa para tu próxima fiesta? Vía | Con Tu Negocio En Naranja | Guía para comprar en outlets de moda: qué son y cómo ahorrar gracias a ellos Vía | Con tu negocio Imagen | PublicDomainPictures

Conversación

  • minue

    Yo lo he hecho en alguna ocasión con ropa que no tiene sentido tener en casa si no la usas a menudo, como un esmoquin o algo así. En Estados Unidos es algo mucho más habitual.