Cómo organizarte unas vacaciones a buen precio con dos días de antelación

El último puente llegué a casa un miércoles, sin planes para aquél largo fin de semana. La tarde del jueves, apenas un día después, llegué a Barcelona, donde me alojé hasta el mediodía del domingo. El viaje no fue planificado, ni de alto coste. Tampoco faltó nada. Desplazamiento, alojamiento, cenas e incluso desconocidos futuros amigos me estaban esperando en la ciudad condal. Mucha gente se pregunta sobre cómo organizarte unas vacaciones a buen precio con dos días de antelación, y aquí os damos algunas pistas.

Calcular el importe de nuestras vacaciones

Muchos de nosotros nos vamos de vacaciones con una cifra en la cabeza, y volvemos habiendo desembolsado mucho más. El importe es algo lo suficientemente importante como para ponerlo en la cabecera del artículo: marcará un límite en la distancia y la duración del viaje. Hazte un presupuesto sencillo para evitar sorpresas.

Existen aplicaciones gratuitas para gestionar nuestros gastos, y pueden ayudarnos en esta ocasión. MoneyTrackin es, sin duda, la más completa además de gratuita si queremos utilizarla en nuestro teléfono móvil, aunque una gran opción (de momento solo para web en España) es Mint.

No obstante, solo necesitaremos una libreta u hoja Excel para hacernos una cuenta rápida. Las partidas básicas son, por supuesto, la de transporte y alojamiento, pero hay que agregar también desayunos, comidas y cenas, así como las actividades que realicemos una vez lleguemos al destino.

Cómo elegir destino

Elegir un destino de vacaciones suele traer quebraderos de cabeza, en especial si no se tiene claro qué tipo de viaje se quiere, o si se tiene claro pero las opiniones no concuerdan. Hay que recordar siempre que un viaje se realiza para pasárselo bien, y que viajar sin acompañante es una opción válida.

Si el destino no acude directamente a tu mente, puedes salir a buscarlo con un par de clics. Trip Advisor tiene una herramienta que seguro que puede echarte una mano si andas indeciso. La aplicación web “Inspiración para tus viajes” necesita solo dos datos para funcionar: qué tipo de viajes te gustan (aventura, casinos, en familia, culturales, románticos,…) y a qué partes del mundo te has propuesto viajar (Europa, África, el Caribe,…). Una vez completados estos dos puntos, se abrirá una web con multitud de opciones. Pero son opciones permeables, y no por haber elegido un viaje de carácter cultural el resto de aficiones quedan descartadas. Una vez elegidas tus preferencias (por ejemplo un viaje cultural) aparecerá también una subdivisión, con lugares en los que la cultura  es un gran motor, pero con actividades para la familia, con playa o con multitud de tiendas. Porque no tienes que elegir solo un tipo de vacaciones.

En la web Donde Viajar, contamos con casi diez años de publicaciones con destinos tanto concretos (el Museo de Orsay en París) como algo más genérico (Las cinco mejores playas de México). El gran añadido de esta web es un botón que te muestra una entrada aleatoria, pudiendo caer en cualquier parte del planeta. Seguro que hay lugares a los que quieres acudir que ni siquiera habías imaginado, el mejor modo de descubrirlas es probando suerte en esta ruleta de lugares.

Lonely Planet ha configurado una pequeña guía por países, además de un newsletter y un blog con multitud de destinos, en el que te muestran aspectos como “Cuándo ir en función del clima” (para evitar meses de mucho calor, frío o fenómenos meteorológicos), “Información práctica” (qué tipo de moneda se usa, cómo cambiarla o dónde están los cajeros automáticos) o “Transporte” (cómo viajar o salir del país al precio más asequible). Por ejemplo, cuando buscas por Estonia, esta web explica que podrás viajar con tu tarjeta de crédito.

Cómo llegar a mi destino (y cómo vuelvo)

En mi caso, fui directo a BlaBlaCar. Era miércoles por la tarde y yo salía el jueves, 24 horas después, y tenía que organizar todo el viaje desde mi Smartphone. BlaBlaCar es la aplicación de viaje colaborativo por excelencia, cuenta con una gran base de datos de conductores y entre ciudades grandes siempre hay un viaje en las próximas horas. Dentro de esta plataforma, el viaje Madrid-Barcelona tiene precios entre los 20 euros y los 35 euros. Estaba dentro del rango, y conseguí un viaje por 27 euros (13 euros por debajo de lo propuesto).

Si vas a viajar a última hora con unas cuantas personas, es muy improbable que consigas precios ajustados, pero Google Flights puede ayudar. Para el desplazamiento entre ciudades, esta aplicación web nos encontrará el mejor viaje posible entre tren y avión. Además, nos indicará el mejor día para regresar o viajar. Esperar un día para volver puede ahorrarnos gran parte del viaje, como ocurre en el ejemplo mostrado abajo, en el que vemos cómo llegar un día más tarde convierte un viaje de vuelta de 175 euros a 137 euros (un 21% más barato).

google flights 3

Cada vez más, aparecen soluciones de carácter colaborativo, como la que propone Comparte Tren. En esta web, se buscan grupos de 4 personas para, juntos, comprar la llamada “Tarifa mesa” del billete del AVE, más barato que el billete sencillo (un 60% según la web de Renfe). Estas cuatro personas no tienen por qué conocerse, solo quieren ahorrar en su viaje.

Dónde duermo

Ya tenemos el destino y el viaje reservado o comprado, pero tenemos que hacer noche en algún sitio. Si vamos a viajar de un día para otro, Hotel Minuto es una web especializada en encontrar hoteles baratos de última hora.

Otras opciones, como Trivago, Booking o Google Hotel Finder siempre cuentan con secciones en oferta, donde es más fácil encontrar un lugar donde hospedarse comprando chollos. Navegar por Internet se ha vuelto algo bastante engorroso en la búsqueda del hotel perfecto, y estas compañías mencionadas ayudan a filtrar por destino, precio y días.

En mi caso, acabé aterrizando en Booking mientras buscaba hoteles en Barcelona. Di con un alojamiento en las Ramblas (en pleno centro) en el que se me cobró 50,85 euros por tres noches. Este alojamiento, que incluía WiFi y desayuno en su coste, estaba a 20 minutos paseando de la playa y a 10 minutos de la Plaza de Cataluña.

Muchos hoteles tienen ofertas de última hora con las habitaciones que no han conseguido llenar previamente, y las puedes encontrar en la sección de ofertas de webs de hoteles. Alguna de estas páginas, como Booking, ofrece ofertas exclusivas para personas registradas, con lo que si te registras recibirás ofertas en las próximas horas.

Visitando la ciudad

En función del tipo de vacaciones, se hace recomendable organizar los viajes con antelación, dibujando los días de vacaciones sobre un mapa de la ciudad que visitamos. Eso es lo que hice la mañana antes de salir desde Madrid: dibujé mi itinerario a lo largo de los cuatro días que estaría allí. Lo cierto es que no es necesario mucho tiempo para rodear con un círculo cada zona a visitar, colocar encima el número de horas que estimamos pasar en cada uno, y unirlos en rutas, sobre las que iremos colocando los tiempos de traslado.

Si sabemos con certeza que acudiremos a una playa a pasar el día quizá esto no sea en absoluto necesario, pero muchos viajes turísticos incluyen visitas a centros culturales, museos, galerías o exhibiciones. Y es aconsejable tener una ruta definida si no queremos quedarnos sin ver algo. Por supuesto, siempre es preferible dejarnos tiempo libre para descubrir rincones.

Quizá uno de los mejores modos de organizarnos sea con la Guía Repsol, en la cual, introduciendo un pueblo, ciudad o región, nos saldrá un desplegable que incluye filtrados por restaurantes, museos, monumentos, parques naturales, locales de ocio,…

Las ciudades con un alto contenido en lugares de visita tienen tours en autobús, una opción perfecta si se dispone de poco tiempo para visitarlo todo. Es una forma sencilla y asequible de conocer los lugares emblemáticos en poco tiempo. Hay ciudades, como París, en las que podrás hacer turismo en bateaux mouches, una versión flotante sobre el Sena a los autobuses

Imagen | Sylwia BartyzelEnglish Journalist

En Naranja | ¿Son realmente un chollo los hoteles todo incluido?

Conversación