Contraseña PIN: cuando la clave está en la clave

Contraseña del banco

Es verano y mientras el sol calienta nuestros quehaceres de todo el año pasan a un segundo término. Cambiamos los zapatos por las chanclas y el traje por un bañador y una camiseta. Viajamos más de lo habitual y nuestra cartera nos acompaña por sendas inexploradas. A bordo de ella, las tarjetas de crédito también viajan.

Cambiamos de hábitos y la necesidad de un merecido descanso junto con la necesidad de salir con lo puesto nos lleva a ser algo más relajados en algunos aspectos. Por ejemplo, con nuestra propia seguridad. Esa terracita de verano, ese dejar el bolso o la cartera sobre la mesa mientras consultamos el móvil y… ¿dónde ha ido a parar?

Suerte que los PIN nos ayudan a evitar mayores quebraderos de cabeza. ¿O no?

¿Cuál es el PIN más habitual?

Pos. PIN Frecuencia
1 1234 10,713%
2 1111 6,016%
3 0000 1,881%
4 1212 1,197%
5 7777 0,745%
6 1004 0,616%
7 2000 0,613%
8 4444 0,526%
9 2222 0,516%
10 6969 0,512%
11 9999 0,451%
12 3333 0,419%
13 5555 0,395%
14 6666 0,391%
15 1122 0,366%
16 1313 0,304%
17 8888 0,303%
18 4321 0,293%
19 2001 0,290%
20 1010 0,285%

Según los analistas de DataGenetics, la clave más utilizada como Número de Identificación Personal (es decir, PIN) en las tarjetas bancarias es… “1234“. Así de simple. Un 10,71 % de los 3,4 millones de claves de tipo PIN analizadas por estos expertos en datos se corresponden con esa cifra. ¿Que cuál es la segunda opción? “1111“. Desolador.

Los PIN de cuatro dígitos permiten 10.000 posibilidades. Sin embargo, resulta frecuente que los usuarios de claves bancarias se decanten por opciones cómodas de recordar. Cómodas para ellos… y para cualquiera. De los 3,4 millones de PIN analizados, el 26,83% se encuentra en las 20 posibilidades que vemos en la tabla de la derecha.

Los patrones más elegidos, ya lo vemos, son aquellos que muestran cifras ascendentes de forma previsible: “1111”, “2222”, “3333”, “1234”… También derivados facilones como “1212” o “1010” y combinaciones igualmente previsibles, como “4321” o “6969”. Más allá de la lista que vemos aquí, en la posición 22 se encuentra el “2580” como ejemplo de número de fácil digitación sobre un teclado numérico estándar o, en la posición 23, el “0007” como homenaje a James Bond.

Otros números fácilmente predecibles son las fechas, especialmente aquellas que tienen que ver con el nacimiento del usuario, ya sea por combinación de día y mes (o mes y día), o bien por el uso del año de nacimiento. En este sentido abundan los PIN basados en el patrón “19xx”.

Del PIN menos utilizado a la ‘Jenny’ de Tommy Tutone

Pos. PIN Frecuencia
9980 8557 0,001191%
9981 9047 0,001161%
9982 8438 0,001161%
9983 0439 0,001161%
9984 9539 0,001161%
9985 8196 0,001131%
9986 7063 0,001131%
9987 6093 0,001131%
9988 6827 0,001101%
9989 7394 0,001101%
9990 0859 0,001072%
9991 8957 0,001042%
9992 9480 0,001042%
9993 6793 0,001012%
9994 8398 0,000982%
9995 0738 0,000982%
9996 7637 0,000953%
9997 6835 0,000953%
9998 9629 0,000953%
9999 8093 0,000893%
10000 8068 0,000744%

De todo lo expuesto se deduce un consejo básico de seguridad: más vale elegir números poco previsibles. ¿Y cuál es el número menos utilizado por los usuarios de tarjetas bancarias? Al menos en el momento del estudio era el “8068”, que sólo fue hallado en 25 de los 3,4 millones de PIN analizados, lo que supone un 0,000744 % del total.

Esto, evidentemente, no significa que ese sea el número más seguro. De hecho, hoy por hoy quizá utilizar el “8068” sea tan poco aconsejable como el uso de cualquiera de los números que vemos en la tabla de arriba. Al fin y al cabo, en el momento que se publica un número como “poco previsible” se hace previsible.

Cuando ya no hablamos de PIN de cuatro dígitos, sino de números secretos de mayor longitud, nuevamente se repiten patrones de uso. Para los PIN de cinco dígitos, “12345” acumula el 22,802 % de las posibilidades, tal y como se ve en la siguiente tabla. Con seis dígitos volvemos a vernos las caras con James Bond y su “007007” mientras dibujamos un aspa sobre el teclado numérico: “159753”.

Con siete dígitos, en cambio, se observa un curioso cambio de comportamiento, y aunque “1234567” ocupa igualmente la primera posición, lo hace con un 3,44 % de la frecuencia. ¿Los usuarios buscan claves más seguras cuando los PIN son de siete dígitos? Bueno, según se mire. Desde DataGenetics apuntan a la posibilidad de que los usuarios utilicen sus números de teléfono, sin el prefijo provincial, como PIN.

Y dentro de los números de teléfono, los analistas de datos van al terreno de lo cultural, apuntando a la canción “867-5309 / Jenny“, de Tommy Tutone, como origen del PIN “8675309” para el 0,465 % de los usuarios cuyas claves fueron analizadas. Menos curioso resulta el uso de PIN de ocho dígitos, que recupera los patrones empleados en los PIN de cuatro dígitos: “11111111”, “22222222”, “12345678”…

Pasando a los nueve dígitos, se observan obviedades como “789456123”, una combinación que resulta de pasear los dedos por el teclado, o un estupefaciente “420420420” (en argot, un momento 420 equivale a estar bajo los efectos de las drogas), así como el triple regreso del agente secreto británico más codiciado por los usuarios de tarjetas: “007007007”.

Para acabar este repaso a los números secretos menos secretos, los que se componen de 10 dígitos son especialmente divertidos cuando dejamos atrás las repeticiones y observamos desde el uso de impares y pares (“1357924680”) hasta las primeras cifras del número Pi: “3141592654”.

  5 6 7 8 9 10
Pos. PIN % PIN % PIN % PIN % PIN % PIN %
1 12345 22,802% 123456 11,684% 1234567 3,440% 12345678 11,825% 123456789 35,259% 1234567890 20,431%
2 11111 4,484% 123123 1,370% 7777777 1,721% 11111111 1,326% 987654321 3,661% 0123456789 2,323%
3 55555 1,769% 111111 1,296% 1111111 0,637% 88888888 0,959% 123123123 1,587% 0987654321 2,271%
4 00000 1,258% 121212 0,623% 8675309 0,465% 87654321 0,815% 789456123 1,183% 1111111111 2,087%
5 54321 1,196% 123321 0,591% 1234321 0,220% 00000000 0,675% 999999999 0,825% 1029384756 1,293%
6 13579 1,112% 666666 0,577% 0000000 0,188% 12341234 0,569% 147258369 0,591% 9876543210 0,971%
7 77777 0,618% 000000 0,521% 4830033 0,158% 69696969 0,348% 741852963 0,455% 0000000000 0,942%
8 22222 0,454% 654321 0,506% 7654321 0,154% 12121212 0,320% 111111111 0,425% 1357924680 0,479%
9 12321 0,412% 696969 0,454% 5201314 0,128% 11223344 0,293% 123454321 0,413% 1122334455 0,441%
10 99999 0,397% 112233 0,417% 0123456 0,124% 12344321 0,275% 123654789 0,378% 1234512345 0,402%
11 33333 0,338% 159753 0,283% 2848048 0,124% 77777777 0,262% 147852369 0,356% 1234554321 0,380%
12 00700 0,261% 292513 0,250% 7005425 0,120% 99999999 0,223% 111222333 0,304% 5555555555 0,259%
13 90210 0,244% 131313 0,235% 1080413 0,111% 22222222 0,219% 963852741 0,255% 1212121212 0,244%
14 88888 0,217% 123654 0,228% 7895123 0,107% 55555555 0,205% 321654987 0,253% 9999999999 0,231%
15 38317 0,216% 222222 0,212% 1869510 0,102% 33333333 0,176% 420420420 0,241% 2222222222 0,219%
16 09876 0,185% 789456 0,209% 3223326 0,100% 44444444 0,165% 007007007 0,227% 7777777777 0,206%
17 44444 0,179% 999999 0,194% 1212123 0,096% 66666666 0,160% 135792468 0,164% 3141592654 0,195%
18 98765 0,169% 101010 0,190% 1478963 0,088% 11112222 0,140% 397029049 0,158% 3333333333 0,186%
19 01234 0,160% 777777 0,188% 2222222 0,085% 13131313 0,131% 012345678 0,154% 7894561230 0,165%
20 42069 0,154% 007007 0,186% 5555555 0,082% 10041004 0,127% 123698745 0,152% 1234567891 0,161%

Con todo lo dicho, la recomendación es casi reiterativa: en cuanto a los PIN de cuatro cifras de las tarjetas de crédito vale la pena dedicar unos minutos a pensar y elegir un número secreto que no pueda salir en las primeras posiciones de una tabla de 10.000 posibilidades.

Huir de obviedades y referencias que pueda conocer cualquiera es una de las claves para conseguir una buena clave. Y el consejo se hace extensible a números secretos de mayor longitud. Porque una herramienta de buena calidad merece unas manos que le den un buen uso.

Más información | DataGenetics
En Naranja | “Ningún banco te pedirá por correo electrónico tu contraseña completa”. Un momento con… Miguel Ángel Sánchez

Conversación