¿Cuánto gasta el aire acondicionado del coche?

Seguro que os ha pasado ya más de una vez este verano: entráis al coche y por un momento os sentís como una pizza siendo horneada. Afortunadamente, hoy en día casi todos los vehículos vienen con aire acondicionado o climatizador de serie, así que solo es cuestión de un par de minutos para que empecemos a notar el frescor en el habitáculo.

Ahora bien, ¿sabes cuánto gasta el aire acondicionado del coche y cómo afecta a la potencia y el consumo? Hoy intentaremos contestar a esa pregunta.

Cómo funciona el aire acondicionado del coche

Antes de empezar a hacer números, revisemos brevemente cómo funciona el aire acondicionado del coche, que en esencia es muy parecido al de casa, solo que con la particularidad de que en vez de utilizar electricidad, aprovecha la energía mecánica que produce el motor.

aire-coche-2

Básicamente, lo que ocurre es que cuando apretamos el botón del frío, el compresor del aire acondicionado se engrana al motor del coche mediante una correa, “robándole” un poco de fuerza para cumplir su función, que no es otra que la de comprimir el gas del circuito, una parte esencial de todo el proceso de enfriar el vehículo:

  1. El compresor, gracias a la energía que le proporciona el motor, comprime el gas del circuito hasta conseguir licuarlo.
  2. Este gas licuado se dirige al evaporador, una espiral en la que el gas se libera, pasando de nuevo a estado gaseoso. La clave está en que para cambiar de estado, este gas necesita gran cantidad de energía, que la obtiene del calor del aire que el ventilador hace pasar por esta espiral, enfriándolo. Este aire luego se impulsa dentro del habitáculo y es cuando notamos el fresquito.
  3. Finalmente, el gas se lleva a un condensador donde se enfría ligeramente gracias al aire exterior, pasa de nuevo al compresor y el ciclo vuelve a empezar.

Cuánto gasta el aire acondicionado del coche

Ya hemos visto que, para funcionar, el aire acondicionado utiliza parte de la energía del motor, pero ¿cuánta exactamente? ¿Cómo afecta esto al consumo de combustible? ¿Sale muy caro el aire acondicionado del coche?

La cantidad de energía que el compresor necesita para llevar a cabo su importante tarea varía bastante en función de diferentes variables, como su propia potencia, la temperatura exterior, la temperatura interior y la temperatura deseada.

De forma aproximada se estima que el aire acondicionado necesita entre 2 y 10 caballos de potencia del motor para funcionar. Es por eso que a veces notamos que el coche “tira” menos cuando está encendido, especialmente si se trata de un vehículo sin demasiada potencia, si llevamos el coche muy cargado, si estamos intentando subir una cuesta o cualquier combinación de las tres anteriores, algo habitual si, por ejemplo, nos estamos yendo de vacaciones a la montaña.

Este uso del motor, lógicamente, se convierte en un aumento del consumo de combustible. Este aumento dependerá de nuevo de las diferentes temperaturas; cuanto más le exijamos, más gastará. De forma orientativa, el aire acondicionado del coche aumenta el consumo entre un 5% y un 20%.

Consejos para ahorrar con el aire acondicionado

A más de 70km/h, llevar las ventanillas bajadas es contraproducente
A más de 70km/h, llevar las ventanillas bajadas es contraproducente

Aunque el aire acondicionado aumenta el consumo de nuestro vehículo, eso no quiere decir que debamos dejar de usarlo, tanto por nuestra comodidad como por nuestra seguridad, pues una temperatura excesiva puede afectar a la capacidad de reacción del conductor de la misma manera que lo haría el alcohol. Sin embargo, sí podemos seguir algunos consejos para ahorrar con el aire acondicionado:

  • Lo ideal es una temperatura interior de 23 o 24 grados. No se trata de pasar frío dentro del coche, además, cada grado que bajemos, estaremos aumentando el consumo un 5%.
  • Si el coche está muy caliente, deja las ventanillas un poco abiertas durante unos minutos. Así ayudarás a que el aire caliente, menos denso que el frío, salga del coche, y nos ahorraremos tener que enfriarlo. También es una buena idea limpiar el parabrisas, el agua fresca evitará que el cristal desprenda mucho calor.
  • En la medida de lo posible, aparca a la sombra, pensando sobre todo en que el coche esté resguardado del sol las horas previas a cuando vayas a cogerlo. Si no es posible, un parasol en el parabrisas ayudará a reducir la temperatura.
  • Bajar las ventanillas a más de 70 km/h es contraproducente, pues el rozamiento del aire aumenta el consumo de forma similar a como lo hace el aire acondicionado, así que en viajes por carretera, pon el aire y disfruta. Además, ten en cuenta que sacar las manos o los pies por la ventanilla, como en la primera foto, es peligroso.

En Naranja | ¿Por qué acelerar de más con el coche sale tan caro? Aquí tienes una explicación científica
Imagen | Artis Pupins

Conversación