Día Mundial del Medio Ambiente: piensa, aliméntate y ahorra

medio_ambiente

El pasado miércoles 5 de Junio se celebró en todo el mundo el Día Mundial del Medio Ambiente, con el objetivo de sensibilizar a la población mundial sobre el Medio Ambiente y buscar soluciones a un problema al que, desde hace ya bastantes años, se le está tratando de poner solución mediante la acción coordinada de la mayoría de países importantes.

Como cada año, el lema de la campaña ha girado en torno al problema medioambiental. En concreto, este año el lema ha sido: Piensa.Aliméntate.Ahorra, cuyo objetivo es reducir los desechos y las pérdidas de los alimentos y tratar de sensibilizar a la población en torno al desecho de comida que serviría para ayudar a paliar el hambre en el mundo.

No desperdiciar comida como objetivo

Según FAO, cada año se desperdician cerca de 1,3 billones de toneladas de comida, lo que equivale a la producción alimentaria de una extensión territorial equivalente a la del África Subsahariana. Es decir, con lo que nosotros desperdiciamos se podría erradicar el hambre en una de las regiones más azotadas por este problema a nivel mundial.

Pero no acaba aquí la cosa. Y es que una de cada siete personas del planeta se va a la cama hambrienta y más de 20.000 niños se mueren al día en el mundo debido a una deficiente alimentación.

Teniendo en cuenta este importante desequilibrio y los efectos negativos que tiene para el medio ambiente, el Día Mundial del Medio Ambiente pretende dar a conocer el impacto que pueden tener nuestras decisiones alimenticias sobre el resto del mundo, haciendo especial hincapié en el tercer mundo.

¿Puede nuestro planeta proporcionarnos los recursos que necesitamos?

En la actualidad, nuestro planeta podría ofrecer recursos alimenticios necesarios para los más de 7 mil millones de habitantes que convivimos en nuestro planeta y que, para 2050, ya serán más de 9 mil millones.

Sin embargo, FAO estima que más de un tercio de la producción alimentaria se pierde o es desechada. Es decir, no se trata tanto de que nuestro planeta no pueda ofrecernos los recursos que le demandamos, sino de cuál es la gestión que hacemos los seres humanos de tales recursos. Este hecho es muy perjudicial para las fuentes de recursos y genera consecuencias negativas en el medio ambiente.

De hecho, son las pequeñas acciones las que ayudan a proteger el medio ambiente. Desperdiciar comida significa que todos los recursos empleados para producirla también son desechables. Por ejemplo, producir un litro de leche supone gastar 1.000 litros de agua o producir una hamburguesa hasta 16.000 litros… Ya no es solo lo que supone el desperdicio de comida, sino de todos los recursos que se han visto implicados en el proceso.

No en vano, la producción global de alimentos ocupa un 25% de la superficie habitable, un 70% de consumo de agua, un 80% de deforestación y un 30% de gases. Es, por tanto, una de las actividades que más afectan a la biodiversidad y a los cambios en el uso del suelo.

¿Cómo ayudar al medio ambiente?

Una de las mejores formas de ayudar al medio ambiente y, por tanto, a toda la humanidad, es tomar decisiones informadas acerca de lo que debemos comer y de lo que no. Si somos capaces de diferenciar aquellos productos cuyo impacto medioambiental es menor, bien sea porque los recursos empleados en su producción son menores o porque utilizan menor cantidad de productos químicos, el medio ambiente nos lo agradecerá.

Pero ya no tan solo el medio ambiente, sino también la economía local. El movimiento físico de los alimentos desde el lugar de producción hasta el de distribución genera gases de efecto invernadero como el CO2 por la necesidad de su transporte. Si, por ejemplo, adquirimos productos en mercados locales, esos efectos derivados del transporte se reducen de manera notable y, ya de paso, estaremos ayudando al pequeño establecimiento de nuestra ciudad.

En definitiva, se trata de pensar antes de alimentarte de cuáles son los efectos para el medio ambiente de lo que comemos. Y no solo eso, ya que desperdiciar menos alimentos es una forma de ahorro por lo que tu bolsillo, también te lo agradecerá.

En Naranja | 1 de mayo, se celebra el Día Mundial del Trabajo
Imagen | Krappweis

Conversación