El alquiler ha cambiado de reglas: te guiamos por las nuevas

Medidas al alquiler

Alquilar una casa, tanto si eres el propietario como el inquilino, será distinto desde esta semana. Los recientes cambios introducidos por el Gobierno en cómo se gestiona el alquiler quieren mejorar sus puntos débiles y hacer de esta opción algo más flexible para todos.

Hoy te guiamos por todos estos cambios y te ayudamos a entender por qué se llama la ley de flexibilización del alquiler.

Las nuevas medidas del alquiler, explicadas de manera sencilla

* Más bonificación fiscal: Sólo para aquellas sociedades dedicada al alquiler, pero con bonificaciones de hasta un 85% del impuesto de sociedades. Además, beneficiará a las Socimis, sociedades anónimas creadas exclusivamente para el mercado inmobiliario, que tributarán al 0%.

  • Más velocidad a la hora de solucionar problemas: Aquí se traduce en dos medidas concretas. Por un lado, la posibilidad de desahuciar a los inquilinos que no pagan se reduce a diez días y necesita de menos trámites. Por otro, el inquilino ya sólo tiene que dar un mes de antelación en el aviso de que va a cambiarse de piso y no pagará indemnización, salvo que venga reflejada en el contrato.
  • La duración del contrato cambia. La prórroga obligatoria pasa de cinco años a tres. Tras ese plazo, si ninguna de las dos partes dice nada, se prorroga un año más.
  • ¿Eres inquilino y quieres hacer reformas en la casa? A partir de ahora puedes ponerte de acuerdo con el propietario para que el precio de esas mejoras sirva para pagar los meses de alquiler correspondientes.
  • El propietario de la casa puede pedir a los inquilinos que abandonen su piso si cuenta con un motivo justificado: que la necesite él o su familia más directa (en primer grado). Necesitará presentar un motivo documentado y, además, deberá dar como mínimo dos meses de aviso a los inquilinos. Eso sí, tendrá que haber pasado un año desde la firma del contrato.
  • La revisión del precio del alquiler también cambia: hasta ahora, hasta que no pasaban cinco años no se podía modificar más que según la correspondiente subida del IPC. A partir de ahora, el propietario podrá revisar el precio del alquiler a partir del tercer año.
  • ¿Estás interesado en comprar una casa que ya está alquilada a una tercera persona? A partir de ahora, podrás hacerlo sin que tengas que hacerte cargo de ese contrato de alquiler.

El documento del Gobierno para explicar las medidas

Para poder entender mejor las medidas, tenemos el documento completo del Ministerio de Fomento en el que se explica cuál es el mercado de alquiler en España y cómo pretenden cambiarlo:

Reforma Alquiler viviendas

Recuerda que, junto a estas medidas, ahora mismo está aumentando la posibilidad de alquilar con opción a compra, lo que podría facilitar el alquiler tanto para los propietarios como para los interesados en ser inquilinos.

Imagen | Rinzewind en Flickr
En Naranja | Consejos prácticos para ahorrar en el alquiler de vivienda

Conversación

  • Josep Camós

    Es como crear un escenario de dobles velocidades. Por un lado, tenemos las hipotecas intergeneracionales y por otro alquileres que pueden durar un suspiro.

    ¿No hay punto medio?

  • rodribaez

    No está claro que la llamada ley de flexibilización del alquiler vaya a mejorar los puntos débiles de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos (LAU).
    La posibilidad de desahuciar a los inquilinos morosos en diez días es una utopía inalcanzable. Ya hubo intentos como el llamado desahucio exprés que no llegaron a nada por la lentitud y mal funcionamiento de la justicia española. Alguien me puede decir el promedio de días que se tarda en citar a un inquilino para un juicio de desahucio…
    El hecho de que el inquilino pueda resolver el contrato en cualquier momento con un mes de preaviso vuelve a desequilibrar a las partes con una medida que obliga al propietario a cumplir el periodo pactado más dos años optativos para el inquilino, mientras que a éste solo le obliga mes a mes; y eso que esta medida se anuncia como proclive a facilitar que los propietarios pongan sus viviendas en alquiler. Y ello se intenta compensar con una reducción de la prórroga forzosa a tres años, en lugar de cinco; con ella pierden, a la larga, arrendador y arrendatario, porque tres años no es nada, y a cada poco va a haber que renegociar el contrato, perjudicando la necesaria estabilidad que requieren inquilino (se trata del lugar en que vive) y propietario (espera una relativa seguridad en sus ingresos).
    Antes también se podían hacer reformas si estaban de acuerdo ambas partes,
    En cuanto a la resolución por causa de necesidad, me temo que va a estar más tiempo en los tribunales que el que restaría para cumplir los tres años previstos.
    La revisión del precio del alquiler al final del tercer año es una falacia. Si se trata de un nuevo contrato no es revisión sino negociación.
    Y en cuanto a la pretendida facilidad de compra de una vivienda arrendada porque no se va a obligar al comprador a mantener el arrendamiento, no es más que un espejismo; si ya es difícil vender una vivienda en los tiempos actuales, cuando se trata de una vivienda arrendada es más que imposible, a no ser que el comprador sea un inversor que quiera ahorrarse el trabajo de ponerla en el mercado.
    En resumidas cuentas, nada con sifón en mi humilde opinión.