El auge de las franquicias y sus beneficios para el consumidor

2 comentarios

franquicia

Unos perciben un problema y se frustran; otros perciben un problema y montan una empresa para solucionarlo. Con esta frase se resume la máxima de todo emprendedor: ver una oportunidad de negocio y montar una empresa para poder llevarla a cabo.

Desde luego, no todos las personas somos así. A la mayoría nos costaría ya solo pensar una posible idea para nuestro plan de negocio. De todos modos, existe una forma de hacer negocio de gran crecimiento en nuestro país que tiene un gran atractivo, incluso para nosotros como consumidores: se trata de las franquicias.

Las franquicias son un sistema de negocio en virtud del cual el franquiciante cede la explotación de su negocio al franquiciado. El franquiciado puede hacer uso de la marca y de todos los productos de la empresa franquiciante, a cambio de aceptar unos determinados requisitos previos.

Este es un sistema que está gozando de una gran popularidad en el mundo de los negocios. No en vano, todos los agentes relacionados con las franquicias obtienen un gran beneficio. El franquiciante obtiene una expansión rápida y controlada de su negocio; el franquiciado se beneficia de una reducción de riesgos, al contar con una imagen de marca consolidada e identificable para los consumidores y recibir asistencia técnica. Pero somos nosotros los consumidores los que más nos podemos beneficiar de este tipo de modelo de negocio.

¿Qué beneficios tienen las franquicias para los consumidores?

No siempre podemos acceder a todos los productos o servicios que vemos en los anuncios de televisión o en la radio. Los canales de distribución de ciertos productos no siempre existen en determinados lugares, especialmente cuando hablamos de pequeñas ciudades por no ser lo suficientemente rentable, al tener un mercado mucho más reducido.

Esta es precisamente una ventaja de las franquicias para los consumidores: el hacer llegar las grandes empresas a ciertos lugares que, quizá de otra forma, no estarían presentes. El que existan las franquicias tiene una serie de ventajas para nosotros como consumidores:

  • Se pueden obtener los mismos productos en los diferentes punto de venta de la cadena. Además, en alguna ocasión, podemos adquirir un producto en un punto de venta de una ciudad y devolverlo si no nos gusta o aplicar la garantía en otra ciudad diferente.
  • Además, los precios son iguales en todos los puntos de venta, incluso en zonas geográficas distantes entre sí y con diferentes niveles de precios.
  • La marca garantiza unos estándares de calidad y de servicio en todos los puntos de venta de la compañía.
  • Las grandes franquicias suelen estar presentes en la mayoría de capitales de provincia, aunque suele haber excepciones. De todos modos, si no estuviera presente, cualquier persona podría abrir un negocio como franquicia y hacer llegar la marca a esa población.
  • Al estar estandarizados todos los productos entre los diferentes puntos de venta, se pueden consultar sus precios y características en la página web de la empresa, acudir al punto de venta y comprar el producto con los mismos atributos.

Todos los puntos enumerados anteriormente están garantizados por la propia empresa franquiciadora. Ésta exige al franquiciado unos determinados requisitos para poder abrir el negocio y hacer uso de su marca. Precisamente uno de estos requisitos es la estandarización de los productos y servicios que se venden al consumidor final.

De todos modos, como cualquier otro modelo de negocio, no es la panacea y tiene sus puntos críticos. Por ejemplo, que los precios sean iguales en ciudades con diferentes niveles de vida encarecerán el producto en la región cuyo nivel de vida sea más bajo; además, el hecho de que el producto esté tan estandarizado en los diferentes puntos de venta puede hacer perder la esencia cultural de la región donde se esté vendiendo el producto. Un claro ejemplo puede ser la venta de abrigos en países cálidos todo el año, aunque no sea por temas culturales, si no más bien climáticos.

Un ejemplo del éxito de las franquicias: McDonald´s

mcdonalds

Un claro ejemplo del uso de las franquicias es la cadena de alimentación McDonald´s. Es una gran empresa estadounidense que está presente en casi todas las ciudades españolas, el precio es el mismo en una pequeña ciudad como León que en Madrid, y el sabor y calidad de las hamburguesas es siempre el mismo en todos los establecimientos. ¿Estaría igual de presente si no fuera una franquicia? Lo más seguro es que no tuviésemos tantos McDonald´s si ésta no cediera su marca para la explotación por un tercero como franquicia.

Pero es que además, McDonald´s ofrece una experiencia diferente a los consumidores. Si nos gusta cenar en esta cadena, además de volver a cenar alguna vez, también lo haremos en cualquiera de las ciudades que visitemos, incluso fuera de España ¿Quién no ha viajado al extranjero, ha visto la famosa M y ha entrado rápidamente a cenar? Al haberlo probado en nuestra ciudad y saber lo que nos va a ofrecer, preferimos cenar aquí que conocer otros restaurantes. Esto supone un gran beneficio para las grandes empresas.

Las franquicias están poniéndose cada vez más de moda en el mundo empresarial. El número de franquicias en España ha aumentado hasta las 947 enseñas, 13 más que en 2010; además, emplean a unas 250.000 personas, un 3,8% más que en todo 2010. Un sector en ague, y que además nos beneficia a nosotros como consumidores.

En Naranja | Índices poco habituales: una hamburguesa que sirve para medir la macroeconomía
Más infomación | La Razón
Imagen | jeffwilcox, alexallied

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter