El Día Internacional del Libro: nuevos libros para nuevos gustos literarios

Es habitual que en entrevistas de trabajo o en conversaciones entre amigos nos preguntemos por cosas que nos llevaríamos a una isla desierta, con el objetivo de conocer los gustos y preferencias de una determinada persona. Las respuestas a esta pregunta suelen ser de lo más variopintas pero si existe un objeto al que pocas personas renunciarían ese es el libro.

No en vano, el poso de cultura y conocimiento de todo tipo que han ido dejado los libros a lo largo de la historia es enorme. Ya sea a través de la ficción o de obras más cercanas a la divulgación científica o histórica, biografías o libros de recetas, el magnífico mundo de las letras sustenta, con una increíble oferta, la cultura global. A día de hoy, la enorme diversidad de conocimiento disponible crea nuevas tendencias, y son muchos los famosos que quieren subirse al tren de la cultura.

Los famosos también se unen a la fiesta de San Jorge

san_jordi En San Jordi se conmemora el Día Internacional del Libro

El día de San Jorge es, además de festividad en muchas Comunidades Autónomas de España, el día con mayor acogida de libros de todo el año por parte de los consumidores. Según datos manejados por las propias empresas, la facturación de este sector decreció un 11,2% entre los años 2008 y 2011; por ello esperan que el 23 de Abril pueda servir como catapulta para introducir nuevos betsellers en el mercado.

La tradición manda, en especial en Cataluña. En San Jorge, los hombres regalan una rosa a las mujeres y ellas, a su vez, un libro a los hombres. Además, las calles de nuestras ciudades se llenan de puestos donde se venden libros y se realizan numerosas actividades literarias. El cóctel es perfecto y hasta nuestros famosos lo saben.

Hoy en día no solo los grandes literarios de nuestro tiempo publican libros. Hay famosos que nunca han tenido una pluma entre sus manos y, sin embargo, son capaces de escribir libros que, convenientemente publicitados, se convierten en auténticos best sellers. Las editoriales han encontrado en las celebrities una auténtica mina de hacer oro y la solución a la crisis editorial.

Son muchos los famosos que, desde hace algún tiempo a esta parte, se han lanzado a escribir libros relatando sus vivencias o dando consejos sobre estética o nutrición. En nuestro país, Mario Vaquerizo se estrenaba como escritor con una autobiografía añadiendo varias entrevistas que le hacían sus amigos. Del mismo modo, Ana Obregón e Isabel Sartorius también se lanzaron a contar sus vivencias en las páginas de un libro. Julián Contreras, Isabel Pantoja o Belén Esteban son ejemplos de celebrities que también publicaron autobiografías. Todos ellos, éxitos de ventas.

Pero no solo en España las celebridades viven de la estela que les proporciona su relevancia dentro de la sociedad. David y Victoria Beckham, Miley Cyrus, Jennifer Love Hewitt, Kilye Minogue o Madonna han publicado sus libros con mayor o menor éxito pero, en todo caso, la expectación levantada en torno a sus publicaciones ha sido, al menos, máxima.

¿Han cambiado realmente nuestros gustos literarios?

gustos_literarios ¿Han cambiado nuestros gustos literarios?

Si hace tan solo cincuenta años, los libros de novela negra y policíaca de Agatha Christie copaban los primeros puestos de los libros más vendidos en el mundo, a día de hoy el panorama es bien diferente. No es casual que en las listas de los últimos años los libros más vendidos sean los de cocina, de deportes, de salud y bienestar, de política, de chistes o de biografías de celebrities que todavía no han cumplido ni siquiera los treinta. Entre ellas se cuela de manera esporádica alguna que otra novela como El juego de Ripper o novelas de Isabel Allende que cuenta con un nutrido grupo de fieles alrededor.

Ante este panorama, la pregunta que cabría hacerse es obligada: ¿han cambiado los gustos literarios o ha bajado el nivel cultural de los ciudadanos? En realidad, en base a lo expuesto, lo que queda claro que a día de hoy existen dos tipos de lectores:

  • Por un lado, la abrumadora mayoría que busca la evasión en textos y páginas que cuentan cosas más o menos interesantes pero que carecen de ningún tipo de calidad literaria.
  • Por otro lado, los que tratan de conseguir un tipo de lectura que podríamos calificar de excelencia literaria, con todo lo subjetivo y ambiguo que tiene este término

Y si hay dos tipos de lectores también hay dos tipos de escritores: los que escriben para esa masa predominante que busca en los libros temas distendidos para pasar el rato, los que podríamos llamar escritores circunstanciales; y aquellos que escriben por el puro placer de hacerlo (y hacerlo bien), desconocidos tanto para el gran público como para las editoriales pero que, al fin y al cabo, buscan en la redacción de libros un modo de vida alternativo.

En definitiva, el Día Internacional del Libro es un buen día para hacer balance literario. Bien sea una novela con una gran calidad literaria o simplemente una biografía autorizada distendida, el mero placer de leer un libro es lo que hace que mucha gente se lleve este único objeto a una isla desierta. Somos muchos los apasionados por la lectura, y muchos los que todavía no saben lo que se siente al oler un libro o sumergirse entre sus páginas. Para todos nosotros, el 23 de Abril es nuestro día.

En Naranja | Guía de la llegada del Kindle a España: ¿se ahorra con los libros electrónicos?
Imagen | geralt, pear83, jarmoluk

Conversación

  • minue

    Mi padre se ríe de mi porque me encantan las novelas de zombies, pero es que lo que busco en un libro es la evasión después de un día escribiendo…