El inodoro del futuro: una idea innovadora que además puede generar un gran ahorro

inodoro_agua

En los países menos desarrollados, la búsqueda de un inodoro donde todas las personas puedan hacer sus necesidades más básicas se está convirtiendo en un verdadero problema. Pocas familias pueden disponer de un inodoro particular y el resto se ven obligadas a caminar durante un largo trecho para encontrar un lugar adecuado o bien hacerlo en el primer lugar que encuentran, con los graves problemas de enfermedades que esto puede traer aparejado.

Esto es precisamente lo que la fundación Bill y Melinda Gates quieren evitar. Movidos por la idea de inventar un nuevo inodoro que permita el fácil acceso a personas que viven en países en vías de desarrollo, el fundador de Microsoft ha incitado a científicos de todo el mundo a inventar el inodoro del futuro, que aparte de garantizar este servicio básico, servirá para incentivar un ahorro que a día de hoy no es posible.

Reciclar las aguas fecales para un uso más sostenible

Y es que en la actualidad existen más de 2.500 millones de personas que no tienen un acceso adecuado a este bien tan elemental. Un número tan elevado es la razón por la que esta fundación sin ánimo de lucro ha comenzado a tomar las primeras acciones para facilitar este acceso a personas de todo el mundo y de alguna manera impedir que las enfermedades infecciosas se puedan reproducir.

El mecanismo es realmente sencillo, aunque quizá no lo sea tanto si hablamos desde un punto de vista más técnico. Actualmente, los inodoros requieren de una gran cantidad de agua fresca para reciclar las aguas del inodoro. Cada vez que tiramos de la cadena, consumimos aproximadamente del orden de 10 a 15 litros de agua fresca. Una familia de cuatro miembros puede llegar a gastar casi 60 litros diarios en un uso normal del inodoro.

Esto sin contar la cantidad de ocasiones en la que utilizamos el inodoro de papelera improvisada como, por ejemplo, para tirar papeles o cigarrillos. La cifra total puede llegar a ser inadmisible, sobre todo si tenemos en cuenta la cantidad de personas de países del tercer mundo que no pueden tener acceso a este servicio tan esencial.

Por ello, la idea del matrimonio Gates es reutilizar las aguas fecales que se desperdician cada vez que una persona usa el inodoro en un uso más sostenible: fertilizantes para los campos, gas o, por qué no, el reciclaje del propio agua. Al igual que reciclamos papel o plástico, el reciclaje de las aguas fecales podría generar un ahorro bastante notable en el conjunto de la población mundial.

Un certamen inédito sobre la viabilidad de la idea

Para pulir y ver si la idea era viable se organizó un inédito certamen. Su objetivo no era otro que el de fomentar el diseño de un inodoro que gastase lo menos posible sin dejar de cumplir decentemente con su función. También se valoraba que el retrete tuviera funciones adicionales, sobre todo si estaban relacionadas con el reciclaje. Y los premiados recibieron suculentas cantidades para que sus inventos no se quedaran en agua de borrajas.

El Instituto Tecnológico de California ganó el certamen con un premio valorado en 100.000 dólares por crear un inodoro capaz de generar hidrógeno y electricidad. El segundo premio, dotado con 60.000 dólares, fue para la Universidad Loughborough de Reino Unido, por un retrete que produce combustible orgánico, minerales y agua potable. Por su parte, la Universidad de Toronto obtuvo el tercer premio, de 40.000 dólares, por un inodoro que recupera de las heces y la orina recursos útiles así como agua

Claro que, como todo prototipo, había que probar la idea antes pero lógicamente no se iban a usar excrementos reales. Con algo había que experimentar. Cómo publican en la página web de ‘Impatient Optimists‘ crearon 200 litros de ‘caca falsa’ creada con soja y arroz. Todo fuera por que la idea llegase a buen puerto.

Concienciar a la población del mundo desarrollado. No todo el mundo puede acceder al agua

Un retrete que puede gastar cerca de 60 litros diarios de media no es exactamente el problema. El problema es la cantidad de esta agua que se desperdicia de manera desproporcionada a lo que realmente se desea mandar por el desagüe. Si se multiplica por el número de días que tiene el año, la cantidad se torna insostenible y parece que no hay freno a esto.

En un mundo subdesarrollado, la idea de disponer de un retrete privado es poco menos que imposible, y mucho menos de poder llegar a derrochar agua en un momento determinado. Las infraestructuras de aguas nada tienen que ver con las que podemos tener en nuestro país, y en algunos sitios los recursos naturales tampoco ayudan.

Es por ello que mientras esta gran iniciativa sea una realidad todos debemos ser conscientes y llevar a cabo un uso responsable de uno de nuestros mayores activos: el agua. Averiguar si su inodoro tiene fugas (puede ahorrar hasta un 70% de la factura del agua), ducharse en vez de bañarse, apagar el grifo mientras se lava los dientes o se afeita y procure usar la lavadora solo con el tambor lleno. Son los consejos de siempre, pero nunca pierden vigor. Incluso, pueden ayudar a personas de otros países.

En Naranja | “Cada minuto con la ducha abierta son 10 litros de agua”. Un momento con… Alberto Guisarro
Imagen | fox_kiyo

Etiquetas: ,


  • Josep Camós

    Con los últimos líos que estamos teniendo nos estamos olvidando de que, efectivamente, hace décadas que se dice que el gran problema será la escasez de agua potable en el paradójico Planeta Azul. No está de más que lo recordemos, incluso en los pequeños gestos diarios con el grifo. Y si el “mundo desarrollado” además investiga a fondo en estos temas y consigue reciclar aguas fecales in situ, pues mejor que mejor.

    Quién me iba a decir a mí que acabaría hablando bien de Bill Gates… :-P

  • mariocobretti

    El sitio donde más me paso tiempo pensando es el inodoro, así que todo lo que sea mejorarlo, bienvenido sea. Un lugar para la reflexión para algunos como yo, que a buen seguro, de mejorarlo, traerá consigo ideas innovadoras. Espero que Bill Gates se o tome en serio y no sea sólo un juego de “tronos”… La humanidad se lo agradecerá ;-)

  • 7509

    Ya en los 40/50 del siglo XX cogió fuerza la corriente de la casa autosostenible. Ojalá algún día se haga real y no sólo en lo referente a energía.