El Producto Interior Bruto, motivo de optimismo pero ¿por qué?

El Banco de España publicó la semana pasada los datos correspondientes al Producto Interior Bruto adelantado en España, en los que pudimos ver un aumento del indicador económico más importante de cualquier país del 0,6%, confirmando de esta manera las previsiones más optimistas sobre la evolución de la economía en España.

El PIB ha aumentado y eso es motivo de optimismo, puesto que siempre se nos dice que el requisito previo para que se creen puestos de trabajo es que la economía crezca de manera sostenida. Sin embargo, quizá pocas personas sepan por qué crece la economía o, al menos, de que factores depende su crecimiento o decrecimiento, ya que no existe una magnitud única que lo explique.

¿En qué se fundamenta la estimación del PIB?

La mayor parte de veces que paseamos por nuestra ciudad y vemos locales cerrados pensamos que estamos en crisis y, por este motivo, hay mucha más gente en paro y tiendas que quiebran. La afirmación es, en muchas ocasiones cierta; sin embargo, aunque nuestra percepción sea que la evolución del conjunto de la economía es desfavorable, no sabemos si realmente es cierto o no puesto que no contamos con ningún indicador que cuantifique esta situación.

El PIB es precisamente el indicador que da una aproximación de la salud de una economía. Se trata de una magnitud que utiliza el valor del conjunto de bienes y servicios que se han producido en un país durante un periodo de tiempo determinado, normalmente el año, y sirve para saber si la evolución es favorable o no. Si el país produce más que en el período temporal inmediatamente anterior, que normalmente suele ser el trimestre, el PIB habrá crecido y si es menor, el PIB habrá decrecido.

Sin embargo, esta definición no es del todo comprensible para la mayoría del gran público. ¿Qué sentido tiene producir bienes si nadie los compra? Por ello, el INE proporciona los datos de Contabilidad Nacional, en la que el PIB se desagrega en un conunto de magnitudes que nos da una idea aproximada de la evolución de la economía y que es mucho más comprensible para el gran público. El PIB según datos de la Contabilidad Nacional se descompone en las siguientes magnitudes:

PIB = Consumo + Inversión + Gasto Público + Exportaciones – Importaciones.

de forma que el valor agregado de todos estos elementos dan como resultado la situación económica de un país. Solemos escuchar que para que un país funcione, es condición necesaria que la gente consuma. Esta afirmación es cierta puesto que, al formar parte del cálculo del PIB, su evolución hace aumentar o disminuir el PIB. Lo mismo sucede con la inversión privada, el gasto público y las exportaciones netas (resultado de restar las importaciones al cálculo de las exportaciones).

¿Por qué ha aumentado el PIB durante el último trimestre?

Después de saber cómo se realiza el cálculo del PIB, no estaría de más saber por qué ha aumentado esta magnitud en el último trimestre. Según los datos proporcionados por el Banco de España, tanto el consumo como la  inversión empresarial fueron el principal soporte del PIB en el segundo trimestre, periodo en el que la demanda interna creció un 0,3% en tasa intertrimestral, según sus cálculos. Del mismo modo, la aportación de las exportaciones netas también fue positivo, creciendo un 0,2% en el último trimestre con una cierta inflexión de las importaciones durante ese mismo período.

Es decir, según el Banco de España, el PIB ha aumentado debido al magnífico comportamiento de todas las magnitudes salvo el gasto público. Una estimación que va en línea con los últimos datos de empleo proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística dentro de la Encuesta de Población Activa, que mostraron un descenso en el número de parados en el último trimestre.

En definitiva, el PIB evoluciona en función de varias magnitudes que en última instancia dependen del comportamiento de todos los agentes implicados, tanto los hogares como las empresas como también, el sector público. Y, además, es una magnitud que se retroalimenta: cuanto mayor sea el dato del PIB, mayores perspectivas de crecimiento tendrá el país, dándole confianza a los hogares para consumir y a las empresas para realizar proyectos de inversión a largo plazo.

Por este motivo, la evolución del PIB no es un simple indicador, sino que esconde por detrás un conjunto de magnitudes que tienen verdadera incidencia para el comportamiento de todos.

En Naranja | ¿Qué es el PIB y cómo se calcula? [Vídeo]

Imagen | 

 

Conversación

  • Josep Camós

    A ver si es el primer indicador más o menos sólido de un buen grupo que indiquen la evolución positiva del país. De todas maneras, una demanda interna de +0,3% tampoco es una cifra como para alzar las campanas al vuelo, ¿no?

  • minue

    Está bien saber que el PIB no es un dato que se saquen de la manga, es muy importante saber qué es lo que ha hecho que suba. El PIB podría crecer con un gran gasto público, pero sería pan para hoy y hambre para mañana…

  • Mario Cobretti

    Yo ya no me creo nada de lo que nos cuentan y menos aún cuando las cifras se manipulan y se comparan con otros períodos que no tiene sentido. Perdonar que sea tan negativo, pero se necesita ya un cuadro de mando de indicadores nacionales que nos permitan saber cómo va la situación del país de verdad y tomar decisiones.