Feliz ahorro del Día del Libro

Para muchos no deja de resultar curioso que Miguel de Cervantes (considerado la máxima figura de la literatura española) y William Shakespeare (su análogo inglés en cuanto a importancia) fallecieran el mismo día, un 23 de abril de 1616. Es por eso que el Día del Libro se celebra cada año en esta efeméride, aun a pesar de que, en realidad, ninguno de los dos escritores muriese durante aquella jornada.

Lo cierto es que Cervantes falleció un día antes, el 22 de abril de 1616, y Shakespeare unos días después, el 3 o el 4 de mayo de 1616. El motivo de la confusión parte de que a Cervantes lo enterraron el día 23, y que en la Inglaterra de 1616 aún se usaba el calendario juliano (ahora estamos usando el calendario gregoriano) y según ese calendario, Shakespeare murió el 23 de abril.

A pesar de esta pequeña inexactitud, en el año 1930 se decide asignar el día 23 de abril a esta fiesta. Como afirma la historiadora Nieves Concostrina: “pasados unos siglos, tanto da que un hecho ocurriese una semana u otra, la verdad”. El hecho es que las muertes ocurrieron, y se usaron como fecha para el Día del Libro, que hoy ya se ha convertido en el Día Mundial del Libro por la propia UNESCO. Un día en el que queremos hablarte no solo de esta fiesta, sino del abanico de ahorro que ofrece la literatura.

Cómo ahorrar en libros físicos

Aunque el mercado de los eBooks se ha disparado en los últimos años, y se prevé que siga creciendo en el futuro, aún hay un gran abanico de opciones para los amantes de los libros impresos.

Si lo que queremos es encontrar el mejor precio para nuestro volumen, buscarlibros.com puede ser nuestra mejor alternativa. Con una interfaz sencilla en la que introducir autor, título, ISBN o una palabra clave, encontraremos una comparativa en tiendas como Amazon, IberLibro, Casa del Libro, Fnac, Imosver o Alibris. Si te suena “Rastreator, el comparador de seguros de coche”, esta web hace lo mismo. Pero con libros.

Por supuesto, siempre puedes buscar ofertas en las webs y tiendas clásicas como Círculo de Lectores o en portales de cultura como la Fnac, pero las ofertas tienden a no ser tan ajustadas como en Buscar Libros.

Otra opción son las librerías poco conocidas, que se encuentran a un clic de ratón buscando en cualquier navegador “ofertas en libros”. Es el caso de El Desván de Diógenes, una librería de Valladolid especializada en libros nuevos de ocasión que te los enviará a casa. O el de Book Center, empresa con tres décadas de experiencia en saldos.

Pero si lo tuyo es coger los libros y hojearlos antes de pagarlos, lo ideal es pasear por los barrios céntricos de las ciudades, donde hay cientos de librerías con ofertas de libros por debajo de los dos euros. Mencionaremos, por tocar librerías curiosas, el Proyecto Tuuu Librería, de la ONG Yooou. En esta librería “cada persona elige libremente el donativo que desea aportar por los libros que se lleva”, incluído un céntimo. Por supuesto que, al leer sobre los proyectos de la ONG, la voluntad suele ser mayor a un euro, pero dependerá de la valoración del lector, que se llevará el libro a su casa y no tendrá que devolverlo.

Cómo ahorrar con eBooks

libro electrónico

Los libros electrónicos tienen más fácil su distribución y alcance debido a que no necesitan ser enviados físicamente. Basta un dispositivo (tablet, ordenador, eBook, smartphone) para acceder a un amplio abanico de ofertas, precios reducidos,  tarifas planas o incluso libros gratis.

Los lectores que dedican muchas horas a leer quizá encuentren en las tarifas planas de lectura su mejor precio: pagas al mes una cantidad fija, y lees todo lo que seas capaz. Un auténtico buffet de lectura. En este tipo de ofertas encontramos empresas como Kindle Unlimited, 700.000 títulos y 9.99 euros mensuales; Scribd, 500.000 títulos pagando 8,99 euros mensuales, Oyster, con 1.000.000 libros en catálogo al precio de 8,99 dólares; 24Symbols, una empresa española con 200.000 libros a 9 euros mensuales; y Nubico (más pequeña) con menos de 10.000 títulos y una mensualidad de 8,99 euros.

Los buffets son geniales si lees mucho. Pero, ¿y si no me merece la pena pagar ese dinero al mes porque no leo tanto? Existen otras opciones. Opciones como las ofertas en Google Books o en Amazon Kindle, donde se pueden encontrar libros de pocos euros.

Pero antes hemos mencionado libros gratis. Y gratis significa no pagar. Para darse a conocer como autores, muchos escritores utilizan los programas de Amazon que permiten ofrecer su libro de manera gratuita durante un tiempo. En el “Top 100 gratis” encontramos libros de estas características que, una vez descargados, tendremos siempre con nosotros. Para apoyar a estos autores se suele pedir una reseña del libro una vez leído. Un precio asumible y totalmente voluntario.

Este Top suele constar de novedades y autores amateurs, pero si lo que queremos son libros un poco más antiguos, en este caso los Derechos de Autor recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU (2011) están del lado del lector, ya que pasados 70 años tras el fallecimiento del escritor del libro, éste pasa a ser de dominio público  y no se tiene que pagar para versiones electrónicas. Como las que ofrecen Etnassoft, FreeBooks o el Proyecto Gutenberg.

Imágenes| Unsplash, Webvilla

En Naranja | Declaración de la Renta: No confirmes tu borrador sin más

Conversación