La deuda pública de un país, o como invertir de manera segura

3 comentarios

deuda publica europa

Seguro que has oído hablar de la palabra bonos, casi siempre relacionada con la deuda pública de un país. La deuda pública no es más que una forma de financiarse que tienen todos los estados. En el momento que tienen ciertas necesidades de captar recursos financieros, piden prestado esa cantidad de dinero a los inversores. Al igual que el resto de deudas, esto lleva aparejado la devolución de todo el dinero prestado junto con unos intereses en un período de tiempo determinado.

Los bonos son títulos de deuda que representan una parte de la deuda que contrae el estado y que otorgan al inversor los derechos de cobro de esa deuda. Pero no son los únicos títulos de deuda que existen. Es posible que te interese saber cómo son el resto de títulos de deuda del estado, y como funcionan, ya que tú mismo también puedes ser inversor de tu propio país.

¿Cuál es la diferencia entre estos títulos?

Existen diversos títulos de deuda que, como hemos dicho, representan esa parte de deuda pública, que difieren sobre todo en el plazo en el que el Estado debe devolver el dinero a los inversores, y por ende también de los intereses que se le devolverán:

  • Letras del Tesoro: el plazo de reembolso puede ser de 3, 6, 12 y 18 meses, y los intereses que se pagan son los más bajos.
  • Bonos del Estado: se devuelven en un plazo de tres a cinco años. Los intereses son más elevados que las letras del tesoro.
  • Obligaciones del Estado: el plazo de reembolso es muy elevado. Puede ser de 10, 30 o más años, y por eso los intereses son los más elevados de todos los títulos de deuda.

Hay que decir que los intereses a los que hacemos referencia son los anuales. Es decir, lo que se devolverá cada año, o la parte proporcional si el título de deuda es de menos de un año. Por ejemplo, imagínate que queremos invertir 1.000 euros en deuda pública española. Teniendo en cuenta las rentabilidades de la última emisión de deuda, lo que se nos devolverá será:

rentabilidades deuda publica

Lógicamente, como si de un depósito bancario se tratase, cuanto más tiempo dejemos nuestro dinero en manos del estado más dinero se nos devolverá, por dos motivos: en primer lugar, el dinero estará generando intereses durante más tiempo, y segundo, los intereses serán más elevados en los títulos con mayor período de reembolso.

¿Quienes invierten en deuda del estado?

El riesgo de este tipo de inversión es prácticamente nulo, es decir, es casi seguro que el estado devolverá el capital invertido junto con los intereses acordados, y por supuesto es más fiable invertir en un estado que en cualquier otra empresa. Por tanto, estará pensado para un perfil de inversor conservador, que quieran asegurar una cierta cantidad de dinero en un período de tiempo determinado.

Por otro lado, el interés no está fijado de entrada. Estos títulos de deuda se adquieren en lo que se llama subastas de deuda, en las cuales los inversores acuden y pujan sobre lo que ellos estarían dispuestos a recibir por adquirir cierta cantidad de deuda. Al igual que sucede en cualquier subasta, en las que cuanto más pujen, mayor será el precio, en este caso cuanto más pujen, menor será la rentabilidad. Por lo general, acudirán muchos inversores, y habrá bastantes pujas, por lo que la inversión no será muy rentable.

En general, todos aquellos inversores institucionales, como fondos de inversión o planes de pensiones, compran la deuda pública de los estados si garantizan la totalidad del desembolso de cada uno de los inversores junto con los intereses, asociándose a lo que se llama renta fija, sobre todo invirtiendo en aquellos países de mayor solvencia.

Más allá de una mera inversión

Desde luego, estas inversiones se realizan porque quienes deciden dejar su dinero en otras manos, esperan obtener una cierta rentabilidad con el paso del tiempo, sobre todo en aquellas inversiones que tienen un menor riesgo, como la deuda pública de los países.

Pero las inversiones no se realizarían si el beneficio no fuera mutuo. Aparte de los beneficios visibles para el inversor, el estado obtiene los fondos necesarios para hacer frente a sus gastos a corto plazo, con las letras; a medio plazo, con los bonos y a largo plazo con las obligaciones. Es decir, invirtiendo en deuda pública, además de obtener tus propios beneficios, pones tu pequeño granito de arena para ayudar a tu país.

Imagen | Celso Flores
Más Información | Tesoro Público

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    !

    Muy artículo: interesante y esclarecedor. Llevo tiempo planteandome invertir en letras del tesoro para obtener algo de rentabilidad, pero los telediarios y las bolsas no paran de meter miedo en el cuerpo con la prima de riesgo española, así que viendo como está el panorama les pregunto: ¿Aún es un momento adecuado para apostar por el tesoro? ¿Corremos el riesgo de quedarnos sin nuestro dinero?

    Saludos.

  • Respondiendo a #1:
  • 2

    !

    Es complicado que la deuda pública de un país sea un valor de riesgo, hay que tener en cuenta que hay todo un país por detrás que lo respalda, y que realmente quiebre es casi imposible. De todas formas, si te causa preocupación, después de la tempestad siempre llega la calma.

  • 3

    !
    | 1 estrellas

    Siempre se ha dicho que la deuda pública era el activo más seguro, incluso libre de riesgo y pensar así creo que es un error. Actualmente hemos visto como países pueden impagar a través del rechazo. Incluso en Europa estamos viviendo quitas (deuda Griega). Pero sobretodo la especialidad que tiene el gobierno para impagar es a través de la inflación. Igualmente, si lo tenemos que comprar con otros activos sí que puede que sea el más seguro (siempre se podrá esquilmar y saquear a la población para que devuelva la deuda a través de impuestos) pero ni mucho menos es nulo el riesgo.

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter