Las 12 tecnologías que cambiarán el mundo, según McKinsey

Tecnología para cambiar el mundo

En el año 2013, se escucha en muchos sitios hablar de “la era de Internet”, una etapa en la que las comunicaciones y la electrónica son protagonistas, al permitir que la información viaje por todo el planeta a la velocidad de la luz y a un coste extremadamente bajo. El impacto de la red de redes en la economía es bestial, pero aún siguen existiendo muchos importantes retos abiertos para la Humanidad, por ejemplo, en los campos de la medicina, de la energía y del medioambiente.

La consultora internacional McKinsey ha publicado recientemente un estudio en el que analizan las tecnologías más prometedoras, de las que se espera que cambien el mundo y ofrezcan soluciones innovadoras a estos retos en diferentes campos, con el consiguiente impacto en la economía del planeta. La Humanidad ha vivido varias revoluciones gracias a la tecnología, por ejemplo, la Revolución Industrial, una etapa en la que cambió la economía gracias al descubrimiento de la máquina de vapor y sus aplicaciones. ¿Cuál será la próxima revolución que cambiará el mundo?

Las 12 tecnologías con mayor potencial hasta 2025

Según McKinsey, la lista de las tecnologías más prometedoras, de las que se espera un gran impacto en la economía mundial en los próximos años, es la siguiente:

* Internet en cualquier lugar.
* Mejores herramientas para la gestión del conocimiento.
* Internet de las cosas.
* Los servicios en la nube.
* Robots más inteligentes.
* Coches sin conductor.
* Nuevas aplicaciones de la Genética.
* Almacenamiento de energía más eficiente.
* Impresión de objetos en 3D.
* Nuevos materiales.
* Explotación de nuevos yacimientos de gas y petróleo.
* Mejores procesos para generar energías renovables.

¿Cuál será la que tome la cabeza al frente de una nueva revolución?

Es difícil predecir cuál de estas tecnologías podría “explotar” antes que otra para liderar una revolución y cambiar el mundo. En la mayoría de las señaladas existen equipos trabajando desde hace años, consiguiendo avances que poco a poco se van incorporando a la sociedad. Por ejemplo, en el campo del almacenamiento de energía, estas aplicaciones se han podido ver en los teléfonos móviles, que ahora incorporan baterías de mayor capacidad, más pequeñas y ligeras. El siguiente paso se espera para poder llevar baterías en los coches y que el vehículo eléctrico sea una realidad.

En el campo de la medicina, los avances en Genética han permitido avanzar enormemente en los últimos años, pero se espera aún mucho más de esta rama de la ciencia, de tal manera que se pueda implantar la medicina a la carta, personalizando los tratamientos para cada paciente. También mejorando la detección de enfermedades.

Internet es otra de las herramientas de las que aún se puede esperar más, al seguir incrementando la capacidad de las redes y dispositivos que la soportan, así como la disponibilidad de conexión en lugares donde hoy no está. Por ejemplo, en los aviones, o en lugares con difícil acceso y cobertura.

Los nuevos materiales, como el grafeno, están esperando a que se dé el paso definitivo que permita ponerlos en el mercado de forma masiva a un precio asequible, pero de momento, aún queda camino por andar en los procesos de producción de este apasionante material.

La evolución de varias tecnologías, como la de la robótica y la del geoposicionamiento, está poniendo cada vez más cerca los coches sin conductor, que podrían empezar a circular por las carreteras como algo normal en poco tiempo. La impresión de objetos en 3 dimensiones está empezando a despuntar y ya hay quien es capaz de imprimir objetos sencillos, pero también quien se está planteando diseñar órganos por ordenador para luego se trasplantados a seres humanos. Sería toda una revolución en el campo de la medicina, sin duda.

Enlace | Estudio McKinsey (en inglés)
Vía | El País
En Naranja | El hogar como fuente de tecnología
Imagen | Anieto2k

Conversación