Lo antiguo vuelve a estar de moda: ¿por cuánto se vende la moda vintage?

Si hace unos pocos años a cualquiera de nosotros nos hubiesen dicho que la moda que se llevaba en los años 70 y 80 sería la predominante en el siglo XXI pensaríamos que nos están tomando el pelo. Sin embargo, a diferencia de nuestros dispositivos electrónicos, de nuestros coches o de los alimentos que consumimos, la moda involuciona y nos retrotrae a épocas que creíamos que habían pasado a mejor vida. Se trata de la moda vintage, un fenómeno que encuentra su sitio entre tanto chip.

Algunas marcas han aprovechado este impulso y han reaparecido; otras nunca se habían ido y las menos continúan con el éxito que habían tenido siempre. El caso es que marcas y estilos que estuvieron de moda en los años 70 y 80 vuelven a estar de moda apelando a la nostalgia de los adultos y al fenómeno que despiertan entre los jóvenes. El vintage tiene cada vez más valor y no solo nostálgico sino también monetario, sea cual sea el espacio en el que nos movamos.

La moda vintage: porque toda época pasada fue mejor

vintage_zapatillas

En el mundo de la moda, los hombres se apoyan en la famosa frase todo tiempo pasado fue mejor. De un tiempo a esta parte, las marcas se han encargado de traer a la actualidad modas de otros tiempos, aquellos tiempos en los que nuestros abuelos hacían gala de vestimentas estilizadas pero con cierto toque de formalidad. El estilo vintage reside a caballo entre lo moderno y lo antiguo. Se trata de objetos y modas que no se pueden considerar como antigüedades y que cada vez están presentes en la actualidad. No consiste simplemente en lucir una prenda antigua o una imagen vieja; lo importante es saber proyectar una imagen de otros tiempos, es decir, elegancia mezclada con el recato de nuestros ancestros.

No en vano, son los hombres que les causa nostalgia las épocas pasadas los claros candidatos a llevar este tipo de moda; personas familiarizadas con las películas de antaño, la música o cualquier otra manifestación artística siempre y cuando ésta pertenezca a una época pretérita. Tal es el valor que en la actualidad tiene el vintage, que no son pocos los modistos y diseñadores que están recurriendo a esta estética a la hora de presentar sus nuevas colecciones en no pocas célebres pasarelas, como la reciente Pasarela Cibeles de Madrid.

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por una americana vintage, un pantalón vintage o una camisa vintage? Cada vez son más los establecimientos y tiendas que ofrecen este tipo de prendas a sus clientes que, en muchas ocasiones, tienen un precio superior al de cualquier otro producto actual.

Las fotografía, cuanto más antiguas, mejor

fotografía_vintage

El mundo de la moda no es el único que ha sucumbido al fenómeno vintage. En fotografía, cada vez se cotizan más las imágenes antiguas o con un cierto toque antiguo. De hecho, en la actualidad son muchos los medios de comunicación que utilizan esta técnica para acompañar fotografías a reportajes o noticias de gran importancia.

El estilo vintage a menudo se hace en tono sepia o aplicando a una imagen una escala de grises determinada, para que parezca que se ha hecho con una cámara antigua pero sin perder ni una pizca de su calidad. Si a estas fotografías se les añade una vestimenta y una estética vintage, la combinación es casi perfecta.

De hecho, el valor de las fotografías está muy unido a su estética vintage. Por ejemplo, la foto más cara de la historia, hecha por Peter Lik en el Cañón del Antílope (Arizona, EEUU), fue vendida por 6,5 millones de dólares, está hecha en blanco y negro y tiene cierta estética vintage.

¿Puede el vintage frenar el avance de las nuevas tecnologías?

vintage_tecnología

Todo lo anterior es muy bonito pero, ¿y qué ocurre con la tecnología? ¿existe tecnología vintage? o, dicho de otro modo ¿el fenómeno podría alcanzar a los dispositivos electrónicos hasta el punto de utilizar aparatos que pasaron a mejor vida? Lo cierto es que el vintage, por el momento, no ha logrado hacerse un hueco en los dispositivos electrónicos actuales.

Sin embargo, en la era de la información, todavía hay productos que resisten el acoso de los dispositivos electrónicos y las nuevas formas de comunicación. Tal es el caso de los cuadernos Rubio que aún a día de hoy siguen enseñando caligrafía a los más jóvenes de la casa. En los años 80 vendían más de diez millones de ejemplares al año. Aunque en la actualidad, esta cifra se ha reducido a la mitad, todavía aguantan el continuo embiste de las nuevas tecnologías.

En cualquier caso, la estética de los dispositivos sí que se ha apuntado a la moda. ¿Quién no ha visto un iPhone disfrazado de Game Boy? ¿o un ordenador personal con la insignia del Spectrum mientras su propietario? Incluso algunos videojuegos con estética retro, como el Papers Please, logró hacerse un hueco entre los mejores juegos del año disputándole el trono a verdaderas superproducciones como el Grand Theft Auto V o The Last of Us.

Hasta tal punto llega esta fiebre que los diez videojuegos más caros de la historia tienen estética antigua, están pixelados y no tienen nada que ver con las superproducciones actuales. Por poner un par de ejemplos, el Air Raid se vendió por 31.600 dólares y el Stadium Events de la Nintendo NES, alcanzó un valor cercano a los 33.000 euros en una subasta. ¡Cómo para pensárselo siquiera!

¿Y cuánto cuesta mi vintage?

car_vintage

Mientras la mayor parte de nosotros pensamos en el vintage como un producto comercializando en tiendas especializadas, no son pocas las personas que se están aprovechando de esta tendencia haciendo negocio en la red. Echando un vistazo rápido en plataformas de venta de artículos como eBay, lo más seguro es que no seamos conscientes de la magnitud de este fenómeno, especialmente teniendo en cuenta el valor de los productos que aparecen allí:

En general, el valor actual de cualquiera de estos productos es hoy superior que el valor que tenían en el momento de su lanzamiento si descontásemos la inflación. Es decir, pese a que todos estos productos han sufrido depreciación con su uso, la nostalgia las ha elevado de valor de forma notable, hasta tal punto que muchos de los objetos más caros del mundo pagados en una subasta son objetos fabricados hace muchos años pero con un estado de conservación excelente.

No confundamos vintage con retro

Una delgada línea separa al vintage del retro. Mientras el primero hace referencia a objetos antiguos que fueron fabricados en la época a la que pertenece su estilo, el segundo evoca objetos que pertenecen al pasado pero que no necesariamente pertenecen a él. Esta es la razón por la que el vintage tiene, generalmente, mayor aceptación y valor que el retro, siempre y cuando los objetos se hayan conservado en buen estado y presenten una gran calidad.

El vintage es un estilo de vida, una muestra de la cultura postmoderna que reniega del progreso y la innovación y que busca en épocas antiguas resolver los problemas que aquejan a las actuales sociedades. Y, por supuesto, un fenómeno que está de moda.

En Naranja | La gentrificación va más allá de comprar muebles viejos y repintar barrios enteros

Imágenes |Aral TasherIlham RahmansyahSergei ZolkinPawel KadyszKyle Szegedi

Conversación

  • Saúl

    […] “el segundo evoca objetos que pertenecen al pasado pero que no necesariamente pertenecen a él” ¿?