Más protección para los consumidores en los contratos a distancia

Comercio-Electrónico

Esta semana es noticia que el Gobierno está preparando una nueva ley que permita mejorar la protección de los consumidores a la hora de firmar contratos a distancia, que son los que tienen lugar cuando se contratan servicios por Internet y por vía telefónica.

Esta nueva ley, cuyo anteproyecto ha sido aprobado por el Consejo de Ministros, trata de regular las condiciones de los procesos de contratación para evitar cláusulas abusivas, mostrar más y mejor información a los consumidores y mejorar los derechos que estos tienen a la hora de desistir de un contrato. En el post de hoy, vamos a ver las principales que se espera que la ley resultante aporte.

¿Por qué se revisa esta legislación en este momento?

El motivo principal por el que el Gobierno está preparando esta nueva ley es que se trata de una mejora que viene impuesta por la Unión Europea, que obliga a adaptar la legislación española a la norma que rige en el resto de países miembros. De esta manera, se espera que la nueva ley acerque a los ciudadanos españoles a la protección que ya disfrutan los usuarios de los demás países miembros.

Este tipo de contratación es muy típica, hoy en día, en sectores como el de telecomunicaciones, turismo, banca y seguros, donde resulta habitual en las transacciones de productos y servicios a través del teléfono o por la web. Con el auge del comercio electrónico, muchos otros sectores se están apuntando al carro de las contrataciones a distancia, por lo que la actualización de esta legislación se antoja necesaria.

¿Qué nuevas medidas de protección se están considerando?

Los principales frentes en los que se está trabajando para mejorar la legislación actual es la mejora de los contratos para evitar que contengan cláusulas abusivas. En el caso de que el vendedor requiera un pago adicional al pactado, debe hacerlo con un consentimiento expreso del consumidor y no con cláusulas por defecto o, de lo contrario, éste podrá desistir recibir la devolución de los importes pagados no solicitados.

También para que los consumidores tengan un mayor plazo para desistir en caso de disconformidad o cuando el vendedor no le hubiera proporcionado información suficiente sobre el producto o el precio final, que debe ser perfectamente conocido antes de que se acepte la transacción en el sistema usado (telefónico o por Internet). De los 7 días naturales actuales, la idea del anteproyecto es pasar a 14 días naturales y facilitar un modelo de formulario de desistimiento para que lo puedan usar los vendedores y los consumidores.

Otro de los puntos calientes de esta nueva norma y que se espera que tenga beneficios para las partes, es el de la necesidad de la constancia de la aceptación del consumidor. Para que el usuario quede vinculado, el vendedor necesitará que éste le firme el contrato por escrito, por fax, sms o email.

Los servicios de atención al cliente deberán estar disponibles pagando, como mucho, una tarifa básica por cada llamada. De esta manera, la norma prohibirá que se haga a través de servicios de tarificación adicional, ya que considera que supone un coste excesivo para los usuarios. Actualmente, a la hora de reclamar en algunos servicios, los sistemas de atención de llamadas tienen un coste que supone una imporante barrera a la hora de presentar reclamaciones, que deberían ser gratuitas para el consumidor o, al menos, suponer un coste mínimo.

Conclusiones

Cuando la ley se apruebe finalmente, los consumidores verán una mejora de sus derechos en la contratación a distancia que es requerida para adaptarse a los tiempos que corren. Se trata de poner un poco de orden en estos procesos de contratación, que cada vez son más habituales, y adaptar el marco legal español a lo que la Unión Europea ha determinado para sus países miembros.

Se trata, sin lugar a dudas, de una buena noticia que próximamente se espera que se materialice en forma de ley. Cuanta mejor protección haya para los consumidores, más confianza habrá en las compras a distancia, lo que redundará en un mayor desarrollo del comercio electrónico en España. De esta manera, ganan todos, consumidores y empresarios.

Vía | RTVE
En Naranja | La desaparición de los huevos blancos y el poder de los consumidores
Imagen | anieto2k

Conversación