Mi compañía telefónica me ha cambiado la tarifa ¿Qué puedo hacer?

Cada vez es más habitual que las compañías con las que tenemos contratado un determinado servicio modifiquen las condiciones contractuales de forma unilateral, sin que en muchas ocasiones seamos conscientes de este cambio, no entendamos en qué consiste o, en algunos casos, no podamos rescindirlo de forma sencilla.

Es muy probable que en alguna ocasión te haya tocado lidiar con esta injusta situación, pero pocas veces has sabido qué hacer o a quién recurrir para solucionarlo. Como consumidores, tenemos una serie de derechos, muchos de los cuales pasan por reclamar que ninguna compañía modifique las condiciones del contrato sin nuestro consentimiento. Tan importante o más que conocer nuestros derechos es saber ejercerlos para evitar tener que pagar de más por los servicios que contratamos.

¿Es legal que una compañía modifique el contrato de forma unilateral?

Desde luego, la modificación unilateral de las condiciones del contrato por parte de la compañía parece una situación injusta que muchos piensan que es ilegal o que, al menos, debería serlo, especialmente si tenemos en cuenta que, además, las empresas disponen de más información y poder de negociación con sus clientes.

Sin embargo, en el artículo 9 del Real Decreto 899/2009, por el que se aprueba la carta de derechos al usuario de servicios de comunicaciones electrónicas, se dispone expresamente que la compañía proveedora del servicio puede modificar las condiciones contractuales de prestación del servicio por necesidades técnicas, siempre y cuando se avise al usuario con un mes de antelación.

Pero entonces, ¿a qué tengo derecho?

compañías_telefono_2

En cualquier caso, y para evitar la indefensión del cliente que con una expectativa legítima ha suscrito el contrato, a menudo con una cláusula que indica un compromiso de permanencia, el cliente podrá resolver el contrato sin ningún tipo de penalización ni coste añadido.

Hay que entender que el contrato no solo obliga al cliente con la compañía, sino también a la compañía con el cliente: al usuario a cumplir con el contrato de permanencia y a la empresa a comprometer las condiciones establecidas en el contrato. Si alguna de estas condiciones se modifican, el usuario tendrá derecho a resolver el contrato sin penalización.

De este modo, un cliente podrá rescindir su contrato y, por tanto, cancelar la permanencia sin coste ni penalización alguna, si la compañía de telecomunicaciones modifica las condiciones de forma unilateral, tal y como dispone el artículo 9 en su apartado segundo del mencionado Real Decreto 899/2009, en el que se dispone expresamente lo siguiente:

El usuario final tendrá derecho a resolver anticipadamente y sin penalización alguna el contrato en los supuestos previstos en el apartado anterior

Algunos casos también se pueden reclamar

Pese a que el cambio en las condiciones del contrato constituyen, a priori, una acción legal siempre y cuando se cumplan los supuestos apuntados en los párrafos anteriores, existen circunstancias en las que esta situación es ilegal, por ejemplo, porque dicha modificación se contradiga con algún aspecto recogido en el contrato.

Este ha sido el caso de Movistar Fusión, un caso denunciado por Facua después de que la primera subiese el precio de la tarifa de Movistar Fusión cinco euros al mes, después de reflejar en sus contratos que nunca subirían los precios, tal y como aseguraba la compañía en su comunicado de presentación allá por 2012.

En cualquier caso, antes de reclamar, conviene negociar con la compañía una modificación en las condiciones que nos beneficie y, en última instancia, acudir o llamar a alguna de las organizaciones de consumo como Facua o la OCU. Todo sea por proteger nuestros derechos como consumidores y evitar cambios injustos en nuestros contratos que no cuenten con nuestro consentimiento.

Imagen | socialmediasl444, Luke Chesser

Conversación