Otra subasta de la factura de la luz ¿A la segunda va la vencida?

La OCU ha lanzado la II Compra Colectiva de Energía de OCU, una campaña dirigida a generar oportunidades de ahorro para los consumidores y que es la segunda de estas características que promueve. Consta de una primera fase, abierta hasta el 30 de octubre, en la que se puede inscribir cualquier consumidor que tenga un contrato de energía eléctrica a su nombre y quiera unirse al grupo de personas que quieren ahorrar en la factura de la luz, todo ello a través de la web oficial de la campaña y de manera gratuita.

Durante la inscripción, se pide rellenar un formulario en el que se solicitan datos personales y de consumo eléctrico en el hogar, con el objetivo de elaborar el perfil de consumo de energía que tiene cada persona y poder calcular los ahorros posibles cuando, en la segunda fase, las empresas comercializadoras de energía eléctrica podrán pujen y lancen sus ofertas. Lo mejor de todo es que nadie está obligado a contratar una nueva oferta si no quiere, así que no se pierde nada por probar.

El objetivo de la subasta de la luz de la OCU es promover la competencia

En el blog En Naranja nos gustan las ideas y propuestas que permiten ahorrar en la factura de la luz, por eso nos hemos dirigido a Izverniceanu Ileana, representante de prensa de la OCU, y le hemos trasladado una serie de preguntas para saber un poco más acerca de esta II Compra Colectiva de Energía de OCU:

1) ¿Qué necesita el mercado eléctrico español de consumo para que no sean necesarias acciones como la de la subasta que habéis planteado?
Competencia. Es el objetivo principal de la compra colectiva de OCU. Promover la competencia. Que es precisamente lo que le falta al mercado eléctrico español. Un mercado de la electricidad donde un alto porcentaje de clientes permanece con la compañía que le distribuye la electricidad. Hay muy poca movilidad. Precisamente la realización de subastas de este tipo es una de las medidas que de forma reiterada han propuesto los reguladores tanto españoles como europeos para dinamizar la competencia.

2) ¿Cuántas personas tenéis como objetivo que se suscriban a la subasta?
Cuantas más mejor. Ese es el objetivo. Cuantos más seamos mejores serán las condiciones que obtengamos. Somos conscientes de la dificultad de repetir el éxito de la primera compra colectiva, donde más de 470.000 consumidores apoyaron la iniciativa. Pero confiamos en que los consumidores entiendan el beneficio que les puede suponer y la secunden masivamente.

3) ¿Cuántas empresas crees que accederán a concursar por un interesante lote de clientes como el que ya está suscrito?
Creemos que este año el nivel de participación en la subasta sea mayor. A la luz de los resultados del año pasado creemos que muchas empresas pueden tener interés en hacerse con un buen número de clientes y darse a conocer entre los usuarios. Eso hará que los resultados obtenidos sean mejores.

4) ¿Hay algún precedente en España u otros países, dónde se hayan conseguido importantes ahorros con acciones similares?
En Europa esta iniciativa se ha desarrollado con notable éxito en numerosos países. Portugal, Inglaterra, Holanda, Bélgica Italia son países donde se han llevado a cabo compras de este tipo. Los ahorros en algunos de estos países han sido muy importantes. La fórmula es igual para todos. Cuantos más consumidores estén inscritos mejores serán las condiciones obtenidas.

5) ¿Crees que este tipo de acciones podrían funcionar en otros sectores estratégicos en España, como la telefonía, el gas, entre otros?
Sin ningún tipo de duda, la fórmula de las compras colectivas se va extender a otros sectores. La lógica económica de obtener mejores condiciones de forma conjunta que las que se obtienen de forma individual se va a imponer. En realidad es la tecnología la que permite que hoy podamos llevar a cabo este tipo de iniciativa.

Legalmente la compra colectiva se podía haber hecho hace 10 años, pero hubiera sido imposible. Hoy la tecnología permite hacerlo de forma fácil y sencilla para el consumidor. La electricidad es el producto idóneo, es homogénea, igual para todos los consumidores, y eso lo facilita. En esta subasta incorporamos el gas. Y en mayo hicimos otra compra colectiva, en este caso de telefonía. El modelo es extensible a otros servicios y productos, por ejemplo los combustibles. No hay duda de que en el futuro más próximo iniciativas como esta serán bastante habituales.

En Naranja | La nueva factura de la luz desde el 1 de julio: en qué consiste y cómo nos afecta
Imagen | niekverlaan

Conversación

  • minue

    A ver si esta vez consiguen una rebaja mayor, la anterior fue un poco bluff

  • Mario Cobretti

    Ojalá que sí, se necesita competencia y hay que mover a las eléctricas de su pedestal