¿Podrías hacer negocio luchando contra la comida basura?: el emprendimiento social

Change Org

¿Es posible montar negocios basados en el bien social? ¿Se puede encontrar un camino a medias entre ser un ONG sin ánimo de lucro y tener un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa dentro de una empresa no dedicada a labores sociales? Aunque para muchos aún sea difícil de creer, sí es posible: son los emprendimientos sociales, que desde hace tiempo han calado en el ámbito anglosajón y que también lo están haciendo ya en España.

Un hito para ellos ha sido el que esta semana anunciaba la web Change.org: ha llegado a los 10 millones de usuarios y crece a un ritmo de 2 millones al mes. Esta web, que hace no mucho adquirió la española Actuable y lanzará en breve su versión completamente en español (ahora mismo en fase beta), permite a cualquier persona inicar peticiones y campañas para impulsar el cambio social, para conseguir apoyo suficiente como para cambiar, poco a poco, el mundo. Y sí, a la vez ganando dinero con ello y sin ocultar ese objetivo. ¿Se puede?

¿Qué es el emprendimiento social?

Corporación B

Por mucho que su impulso haya sido especialmente importante en los últimos años, el empredimiento social no es un fenómeno nuevo. En muchas épocas históricas han existido personas que han buscado el cambio desde dentro de sus empresas o proyectos, resolver problemas sociales gracias a su actividad.

La principal diferencia entre un emprendedor de negocios y uno social es que el objetivo del primero es el beneficio económico, mientras que en el del segundo hay como objetivo prioritario cambiar la sociedad y ofrecen soluciones para ello. Aunque los emprendedores de negocios pueden cambiar el mundo, no es su fin último.

Como señala Hector Jorquera, el empredendor social es uno dedicado a acortar las brechas. Y tendrá que luchar por lo que se ha llamado “el triple resultado”: lograr el éxito en lo social, lo ambiental y lo económico.

La diferencia es más clara a medida que se ven proyectos concretos, pero el concepto está tan extendido en EEUU y otros países anglosajones que existe hasta un órgano, la B Corporation, que se encarga de certificar a las empresas que usan el poder de los negocios para resolver problemas sociales y del entorno en el que se mueven.

Ejemplos y proyectos de emprendimiento social

Rev Foods

* Revolution Foods es un buen ejemplo de empredimiento social en una sociedad desarrollada. Sus responsables se dieron cuenta de que los estudiantes de EEUU comían una dieta desequilibrada, con demasiada presencia de comidas e ingredientes poco beneficiosos para la salud. Para cambiar una tendencia muy perjudicial a largo plazo ofrecen menús y almuerzos baratos, que entren dentro de los programas de pago estatales a los colegios, y que sean siempre sanos y equilibrados. Es la lucha contra la cómida basura llevada a una idea de negocio social.

* Uno de los casos más famosos de éxito en este campo económico es el del bengalí Muhammad Yunus, que en 2006 consiguió el Premio Nobel de la Paz por su éxito como emprendedor social. En 1976, Yunus creo un banco, Grameen, para otorgar microcréditos que impulsarán actividades económicas en zonas rurales. Lo que, a priori, era un modelo sin rentabilidad económica (y que no estaba contemplando en los bancos tradicionales) se convirtió en un éxito y, gracias a él, se cambió la economía de esas zonas y también la mentalidad de la banca en general.

* Las ya mencionadas Change y Actuable aplican este modelo a la economía online. Además de ser plataformas para el activismo, proporcionan herramientas y servicios de valor añadido a las organizaciones sociales para ayudarles a crecer. Una explicación de qué es Actuable, cómo nació y cuál es su modelo de negocio la dio Francisco Polo en esta entrevista en Genbeta.

* Better World Books demuestra que uno puede ser emprendedor social también en terrenos culturales. Es una librería online que, por cada libro que vende, da otro de maner gratuita a personas que lo necesitan. Además, de cada venta se retrae un procentaje dedicado a crear iniciativas literarias en todo el mundo. Desde que se fundó en 2003, la empresa ha donado más de cinco millones de libros y ha conseguido aportar diez millones de dólares a bibliotecas y otras iniciativas sociales relacionadas con la literatura.

* Ashoka es una asociación de emprendedores sociales que en 2011 consiguió el premio Príncipe de Asturias a la cooperación. Desde su fundación hace 30 años, Ashoka ha apoyado el trabajo de 3.000 emprendedores sociales en más de 70 países. Proyectos como los finalistas a los premios de la innovación para la salud dan buen ejemplo del tipo de emprendimientos sociales que apoyan.

Ejemplos hay muchos y cada vez van surgiendo más, porque el éxito de muchas de estas propuestas ayudan a extender la idea de que cualquiera puede conseguir el cambio sin que luchar por él implique hacerlo sin beneficio económico. El empredimiento social se convierte así en una mancha de aceite que no deja de extenderse.

Conversación

  • sara.fer

    No porque sea un bien social tiene que ser sin animo de lucro. Que lo hayan unificado de esta manera me parece genial!! Haber si más empresas se unen a la iniciativa.