Tomar café con la sensación de estar flotando en el aire: un concepto diferente de restaurante

futuroscope_aereo

Nunca he montado en un globo aerostático pero imagino que la sensación de sobrevolar una ciudad o una determinada zona debe ser una experiencia muy satisfactoria y agradable, sobre todo por las vistas de las que podremos disfrutar. Pero si, además, el vuelo es acompañado por una copa y un café, la experiencia puede acabar siendo perfecta.

O, al menos, esta es la experiencia que ofrece un bar en el parque de atracciones Futuroscope, en la localidad francesa de Poitiers. En realidad, no hablamos de un globo aerostático, un avión o una terraza colgante, aunque el concepto se le parece bastante. Se trata del primer bar aéreo del mundo, el Aerobar.

Cenar en las alturas, un concepto que no es nuevo

En realidad, el concepto que podemos llamar comida desde las alturas no es algo nuevo. En París, por ejemplo, podemos disfrutar de algunos lugares que permiten saborear una deliciosa comida mientras disfrutamos de unas vistas privilegiadas de la ciudad de la luz.

Es lo que ocurre en restaurantes como el Julio Verne, situado en la primera altura de la Torre Eiffel o en el Ciel du Paris situado en el piso 56 de la Torre Montparnasse, el edificio más alto de París. Eso sí, tendremos que rascarnos el bolsillo si queremos disfrutar de esta experiencia.

En Barcelona, además, se ofreció la posibilidad de una experiencia única. Se trataba de un grúa que elevaba un restaurante aréo hasta 50 metros de altura. La plataforma contaba con 22 asientos giratorios de 180 grados. El concepto llegaba a nuestro país después de haber pasado por ciudades como Las Vegas, Mónaco o Estambul.

Sin embargo, y aunque el concepto de restaurante de la Ciudad Condal es el mismo que en Futuroscope, el de Barcelona tenía el carácter de temporal al estar sustentado por una grúa. En Poitiers, la estructura tiene el carácter de permanente; es decir, todo el que acuda allí podrá disfrutar de esa experiencia.

Aerobar, el primer bar aéreo del mundo

Es lo más parecido a sentirse como un pájaro. Degustar un tentempié a 35 metros de altura, con las piernas colgando del vacío y disfrutando de una vista panorámica de uno de los mayores parques de atracciones de Europa es ya una realidad.

El Aerobar consiste en una estructura metálica en cuyo interior asciende la plataforma que hace las funciones de bar y aloja a los pasajeros. El concepto es el mismo que el de un aeropuerto: para acceder a él, habrá que acudir a la recepción, situada en la base de la estructura, y hacer el check-in.

Una vez realizado este paso, podremos comprar la bebida que prefiramos (la oferta incluye refrescos, cervezas o copas de champán, que oscilan entre los 4,5 y los 11 euros) y subir a la plataforma circular del bar, que tiene capacidad para alojar a 12 personas y a un barman. La cabina tiene un diámetro de cuatro metros y utiliza un dirigible muy moderno para subir a los comensales hasta los 35 metros de altura.

Durante los siguientes diez minutos, los comensales disfrutan de una sensación de estar flotando en las alturas, un efecto que se logra gracias al globo aerostático que sostiene a la estructura y que proporciona esta agradable experiencia.

Diferenciarse o morir: nuevos conceptos de hostelería

Los consumidores somos cada vez más exigentes con los productos y servicios que demandamos. En este sentido, al concepto de restaurante no le ha quedado más remedio que reinventarse y ofrecer algo más para diferenciarse de la competencia. Un local que solo ofrezca comidas, por muy baratas que sean éstas, está condenado al fracaso.

De hecho, es posiblemente uno de los sectores que cuenten con más competencia, lo que permite encontrar, no solo en grandes ciudades, sino también en medianas y pequeñas, e incluso en pueblos, conceptos diferentes de hostelería. Restaurantes temáticos que nos permiten tener la sensación de vivir una pequeña aventura en América, China o la India, hasta bares congelados cuya temperatura es de -6º, pasando por los mencionados restaurantes colgantes o situados en lugares recónditos. Objetivo: diferenciarse de la competencia.

En Naranja | Ahorrar en vacaciones es deporte nacional
Imagen | fdecomite

Conversación

  • Josep Camós

    Esperemos que no se convierta ahora en una moda. ¿Os imaginais el cielo lleno de Starbucks y McDonald’s? 😛