Los gastos de una hipoteca: ¿Cuáles podrías ahorrarte y cuáles siempre hay que pagar? [Infografía]

Comprar una vivienda es una decisión que hay que meditar mucho, no sólo sobre qué casa elegir, sino también sobre el dinero que vamos a pagar por ella y los gastos extras a los que nos enfrentaremos.

El momento previo a formalizar una hipoteca es, quizás, el que más gastos inesperados puede producir en la economía de cualquier comprador. Por eso, En Naranja quiere ofreceros de manera clara y gráfica un resumen de cuáles son los principales gastos y, sobre todo, cuáles podemos ahorrarnos, bien por completo o bien al menos una parte.

¿Qué gastos podemos ahorrarnos en la tramitación de una hipoteca?

  • La mayoría de las comisiones bancarias: la de apertura, la de estudio… Como siempre, las comisiones son optativas en cada banco y entidades como ING DIRECT han hecho una apuesta clara por no cargar al cliente con ella.
  • Las tasaciones: Una tasación siempre es obligatoria cuando vas a adquirir una vivienda. Pero puede darse el caso de que la entidad que te va a conceder la hipoteca haya tasado esa vivienda recientemente y puedas ahorrarte el precio de la tasación. Siempre conviene preguntar. Eso sí: sólo valdrán tasaciones realizadas por tasadoras con las que el banco trabaje habitualmente, no cualquiera sirve.
  • Los seguros no obligatorios: en una hipoteca hay un único seguro obligatorio, el de incendios. Pero hay diferentes ofertas hipotecarias que acaban por sumar desde el primer año cantidades anuales fuertes en forma de seguro de vida o seguro multiriesgo… No siempre es algo negativo: muchas de las hipotecas bonifican la contratación de estos servicios rebajando el diferencial que aplican, de manera que lo que en principio es un gasto, en la vida de la hipoteca supondrá pagar menos mes a mes. Siempre es conveniente pensar qué compensa más.
  • Productos financieros extra: Entra dentro de lo lógico que la contratación de una hipoteca implica domiciliar nómina, recibos bancarios y tarjetas de débito. De hecho, que las entidades bancarias exijan esta condiciones no lo podemos considerar “productos financieros extra”. Sin embargo, sí encontramos determinadas hipotecas que suman otros productos como planes de pensiones que encarecen su coste y que son ajenos al proceso de compra y venta de una vivienda.
  • Impuestos: En esta parte es complicado ahorrar, pero algunos de ellos no nos afectan como compradores (la plusvalía siempre debe ser cosa del vendedor) o incluso quedan fuera de nuestros gastos si nos subrogamos a una hipoteca ya existente (como el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que tendríamos que pagar en caso de ser vivienda nueva, pero que podemos eliminar si nos subrogamos a la hipoteca que tendrá hecha el promotor con su banco).
  • Pequeños gastos burocráticos: Gestos como acudir nosotros al Registro de la Propiedad para comprobar que todo está en orden en las fincas que queremos comprar también nos ayudan a ahorrar muy pequeñas cantidades.

En resumen: la mayoría de los gastos que entran en una hipoteca, ya sea de vivienda de segunda mano o de obra nueva, no podemos saltárnoslos, pero sí hay varias fase de este “juego” en las que podemos ganar. Veámoslo gráficamente (pincha aquí o en la imagen para verla a mayor tamaño):

Infografía Videojuego Gastos Hipotecarios

Si quieres insertar la infografía en tu web, copia este código

Diseño | Carlos Zahumenszky
En Naranja | No sólo mires los intereses a la hora de contratar una hipoteca

Conversación

  • crespoju

    Hola,
    Quizás podríais hablar de los gastos derivados del cambio de aval en una hipoteca. En nuestro caso nos piden 9000 € (impuestos, notarias…) y estamos un poco desconcertados.
    ¿Qué os parece?

    • probertoj

      Hola, Crespojou:

      Estamos preparando un post sobre los avales, los gastos que conllevan, las obligaciones para quienes avalan y son avalados, etc… Ciertamente, son una carga más: de hecho, el cambio de avalista es uno de los gastos que más se disparan… y además el banco debe darnos el visto bueno.

  • Estefanía

    Creo que habéis cometido el error de cambiar la financiación de los gastos de hipoteca. Si sumas 20% del valor de la vivienda más gastos, pocas parejas tienen posibilidad de contratar una hipoteca. Anteriormente financiabais los gatos, lo que suponía una gran ayuda para la gran mayoría de los ciudadanos.

    En nuestro caso, pareja de ingenieros con sueldo medio, imposible comprar una casa de segunda mano por valor de 200.000€.