¿En qué consiste el scrip dividend y qué consecuencias tiene para el pequeño inversor?

La jerga bursátil muchas veces supone un verdadero reto para los que se inician en el mundo de la inversión, sobre todo si no tienen conocimientos de inglés, pues la mayoría de los términos bursátiles son anglicismos, por ser el lenguaje mundial de las finanzas.

Uno de ellos es el scrip dividend, un concepto que toma protagonismo sobre todo en temporada de resultados empresariales –como la que acabamos de terminar-, ya que es una forma de retribuir a los accionistas que muchas firmas utilizan. Pero, ¿en qué consiste realmente y cómo puede afectar al pequeño inversor?

 Scrip dividend, o dividendo en acciones

El scrip dividend es el pago del dividendo -esa retribución periódica que la empresa hace habitualmente a sus accionistas en modo de pago por su confianza y por la buena marcha del negocioen forma de acciones de la compañía. Es decir, la empresa retribuye a sus accionistas con acciones nuevas de forma gratuita. Es una fórmula alternativa al tradicional pago en especie o metálico.

Para realizar este pago hay dos vías: ampliar capital para dar esas nuevas acciones en proporción al capital que tenía cada inversor o utilizar la autocartera, es decir, que la empresa coja acciones que tiene guardadas para realizar este pago.

¿Por qué las empresas recurren a este método?

A las empresas, el scrip dividend les supone menos esfuerzo financiero que el pago monetario. Además, si se aumenta capital mejora la capitalización -valor bursátil- de la compañía. No está libre de polémicas, pues muchos economistas y expertos han señalado que esto no es un pago, sino que se trata de un recurso por parte de una empresa para financiarse mediante la captación de recursos de sus accionistas o captando a otros nuevos.

Normalmente, este método se emplea en épocas de crisis, como se vio en España hace poco, ya que muchas compañías no tienen una situación de caja muy boyante. Muchas veces, lo que las compañías hacen es dar la posibilidad al inversor de elegir un tipo de pago u otro, por ello conviene saber las ventajas e inconvenientes del scrip dividend para un accionista minoritario.

Pros y contras

El pago del dividendo en acciones tiene ventajas y desventajas para el pequeño inversor, que conviene conocer antes de decantarse por cobrarlo de esta forma o en especie. La principal ventaja para estos es que, a la hora de tributar por este pago, no consta como ingreso en la base del IRPF -como sí ocurre con el dividendo en metálico-, de modo que no está sometido a retención fiscal y se aplaza la tributación hasta el momento en que se vendan las acciones.

Por otro lado, esta técnica permite a los pequeños inversores ampliar su participación en el capital de una compañía sin desembolsar un euro, ya que son acciones que se reciben de forma gratuita.

Ahora bien, el scrip dividend también conlleva una serie de inconvenientes, pues muchas veces tira del precio de la acción hacia abajo, lo que supone que nuestras acciones valen menos. Por ello, en este caso los expertos recomiendan recibir las nuevas acciones y venderlas de inmediato, para así sacar el máximo rendimiento posible antes de que se caiga más el precio.

De este modo, este método de retribución viene bien cuando no se quiere tributar por el dividendo, ya que no exige carga fiscal. Pero el inversor debe saber que el mercado puede reaccionar a la baja ante una operación de este tipo.

En Naranja I ¿Sabes qué impuestos hay que pagar cuando compras y vendes acciones?


Conversación