¿En qué consisten los ETF y qué ventajas tienen con respecto a las acciones?

Los índices representan la evolución de un conjunto de inversiones. Aunque a la mayoría de la gente nos suenan los relacionados con la bolsa, como el IBEX o los americanos, también existen otros que se refieren a diferentes tipos de inversiones, como la renta fija o materias primas. Pero, ¿cómo se invierte en índices? Existen diversas formas, como los fondos cotizados, más conocidos por ETF, por sus siglas en inglés.

¿Qué son los ETF o fondos cotizados?

Los ETF son uno de los tipos de fondos que invierten replicando la composición de un índice. Tienen características en común tanto con los fondos de inversión tradicionales como con las acciones:

  • Se negocian y cotizan en bolsa durante toda la sesión bursátil, como las acciones, de manera que podremos comprar el ETF en tiempo real al precio que marque el mercado en cada momento.
  • Y, al igual que en los fondos, podemos invertir a través de un único instrumento en una cesta compuesta por un conjunto de acciones, de materias primas o de títulos de deuda pública o privada, entre otros.

Clases de ETF

Existe una gran diversidad de ETF. Podemos encontrar ETF que invierten en determinados activos como las acciones, los títulos de renta fija, algunas materias primas, etc.

Existen ETF enfocados a:

  • sectores concretos, como el financiero o las telecomunicaciones
  • regiones determinadas, como el que replica el comportamiento del IBEX 35 en España o el Eurostoxx 50 para la zona euro.
  • estrategias particulares de inversión, como los orientados a valores con alta rentabilidad por dividendo o a valores con alto potencial de crecimiento.

Además, existen dos importantes categorías de ETF como son los ETF apalancados e inversos. Los ETF apalancados evolucionan en la misma dirección del índice, pero con una intensidad mayor. Así, si el índice sube un 1%, el ETF apalancado podría subir un 2% si, por ejemplo, reproduce la evolución del índice con el doble de intensidad.Por su parte, los ETF inversos suben cuando el índice baja y caen ante cuando sube.

¿Qué ventajas presentan respecto a las acciones?

En primer lugar, los ETF ofrecen una oportunidad para diversificar, lo que permite disminuir los riesgos sin reducir la rentabilidad esperada. Además, es una oportunidad para invertir no en una acción concreta, sino en un índice representativo del conjunto del mercado.

En segundo lugar, los ETF abren un abanico de oportunidades de inversión más amplio que el de las acciones. Se puede, por ejemplo, invertir en renta fija o materias primas. Y se puede enfocar la inversión en acciones hacia los sectores, regiones u objetivos que queramos, además de plantear diferentes estrategias de inversión, incluso cuando la bolsa baja. Y todo ello se puede realizar en una sola operación de adquisición del ETF.

En definitiva, los ETF son una interesante opción a valorar para diversificar y abrir nuevas oportunidades de inversión. Con ellos podemos reducir o aumentar los riesgos de nuestras inversiones a través de diversas técnicas. Además, nos ofrecen posibilidades más allá de la renta variable.

En Naranja | Quiero invertir en bolsa: ¿mejor comprar acciones, elegir un fondo de inversión o un ETF?