El rally de Santa Claus: ¿por qué Navidad es una fecha importante para la bolsa?

El rally de Santa Claus o rally de Navidad es una teoría que afirma que la bolsa tiende a subir hacia finales de año, precisamente durante las fechas navideñas, de ahí su nombre. Varias son las razones que se apuntan para explicar este curioso fenómeno.

La Navidad es una época propicia para invertir

Al llegar el fin del ejercicio muchas personas tienen una paga extraordinaria y han echado cuentas de cuánto podrían desgravar realizando inversiones, como por ejemplo, los planes de pensiones. Una parte de ese dinero llega a las bolsas para realizar compras que impulsan al alza el precio de las acciones.

El optimismo facilita el rally de Santa Claus

Las valoraciones son una parte fundamental del trabajo de los inversores profesionales en bolsa, y el optimismo propio de estas fechas puede llevarlos a realizar más compras. La Navidad es un período en el que mucha gente se siente más positiva y en el que muchos de los que creen que la bolsa va a empeorar deciden marcharse unos días de vacaciones.

Las subidas bursátiles se venden mejor

Los intermediarios financieros pueden atraer más negocio si la bolsa sube y llama la atención de más gente, por lo que pueden tener incentivos para poner su granito de arena en el rally de Santa Claus. Además, las propias empresas también pueden hacer cuanto esté en su mano, sobre todo en el manejo de la información, para cerrar el año con una cotización mejor que permita mejorar su imagen.

Si la gente cree en el rally de Santa Claus, la bolsa acaba subiendo

 

Si la gente calcula que casi todo el mundo piensa en una subida propiciada por el rally de Santa Claus, actuará en consecuencia y comprará acciones, lo que hace subir la bolsa. En el mundo de las finanzas, esto se llama profecía autocumplida, es decir, una predicción que una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad.

¿Hay que tomarse el rally de Santa Claus al pie de la letra?

 

El rally de Santa Claus es una teoría que puede dar explicación a algunos movimientos bursátiles, pero no deja de ser una mera conjetura. De hecho, muchos años la bolsa acaba bajando y, si los inversores creyesen firmemente en él, el rally se produciría antes, porque todo el mundo querría comprar para aprovechar la subida, generando una subida anterior a la Navidad.

Finalmente, no olvidemos que el principal motor de las bolsas es la nueva información y todo el mundo sabe de antemano cuándo va a llegar la Navidad. La mejor parte es que el futuro no está escrito y que podemos disfrutar de una feliz Navidad sin miedo a perdernos una buena oportunidad de inversión que solamente dura unos días: enero, febrero y los meses sucesivos también pueden generar una gran oportunidad de inversión. Lo sabremos a medida que nos vayan llegando nuevas noticias.
En Naranja | Heart Beats, la campaña de ING a favor de UNICEF para estas Navidades


Conversación