¿Cómo afecta a tu bolsillo y a los mercados la caída del precio del petróleo?

Que el petróleo ha bajado de precio lo podemos comprobar día tras día al pasar por la gasolinera. También al comprar un billete de avión o, en algunos casos, al pagar el recibo del gasoil de la calefacción. Que el petróleo sigue bajando lo podemos comprobar también echando un vistazo a las principales bolsas del mundo. No en vano, es el gran causante de los vaivenes que han dado los mercados en los últimos meses. ¿Cómo afecta la caída del oro negro a tantos ámbitos distintos que confluyen en uno solo: tu bolsillo? Vamos a simplificar y a explicar qué es lo que está pasando.

1) ¿Por qué cae el petróleo?

Exceso de oferta. A diferencia de en ocasiones anteriores en las últimas décadas, estas palabras resumen gran parte de la situación actual. El profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), Javier Santacruz, considera que todo comienza el día en el que Estados Unidos alcanza una producción de 9 millones de barriles diarios. Hay que recordar que EEUU ha estado explorando nuevas técnicas para producir petróleo (lo habrás oído mencionar como fracking) con las que pretende ser independiente energéticamente hablando (entre otros, de los países árabes).

Ante estos datos de EEUU, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se alarma y decide seguir el pulso produciendo más y más. Nadie quiere ceder terreno en el mercado, por lo que se inunda de oferta para competir más en cantidad que en precio. Al mismo tiempo, Europa y EEUU levantan las sanciones económicas que tenían puestas sobre Irán (gracias, en gran parte, a sus gestos de buena voluntad en materia de política nuclear). El resultado es otro millón de barriles más en el mercado. Más y más petróleo en la mesa que nos lleva a un dato: hoy sobran entre uno y dos millones de barriles cada día. Y ya se sabe que cuando la oferta es mayor que la demanda los precios caen.

Pero todavía hay más. En las últimas semanas habrás oído hablar de China y su influencia negativa en la economía. El país asiático absorbe el 40% del petróleo de todo el mundo. Si su economía empieza a ralentizarse, si se produce menos, si el crecimiento es menor consumes menos materias primas y, por tanto, menos petróleo. ¿Qué tenemos entonces? Un escenario con exceso de oferta y con menos demanda. En otras palabras, el cóctel perfecto para que el petróleo caiga y lo haga con fuerza. Puedes ver su evolución en el siguiente gráfico.

Grafico Petroleo-01

2) Una cosa es el petróleo pero, ¿cómo afecta esto a los mercados?

Todo está conectado. Si cae el petróleo en un año y medio de 110 dólares a 30 dólares muchos negocios sufren. Se espera que las petroleras rebajen sus inversiones en exploración y producción un 25% este año (el año pasado ya lo hicieron un 20%). El problema es que el impacto no sólo se queda en las empresas petroleras entendidas como tal. Mineras, empresas de transportes (que suponen un 80% del consumo mundial) o eléctricas también sufren porque se demandan menos materias primas y el consumo cae en un contexto de desaceleración. “Este tipo de empresas tienen un gran peso en los principales índices bursátiles del mundo”, recuerda Santacruz. “Si el petróleo cae sin perspectivas de recuperarse a corto plazo, estas empresas también caen y los índices también caen con ellas, dado el gran peso que tienen en ellos”, señala. No obstante, la otra cara de la moneda tiene a sectores como las aerolíneas, que se ven beneficiadas por la caída del petróleo, o empresas de comercio minorista (a petróleo más barato, más dinero para el consumo en economías como la española).

oil

A esto se une otro factor. Algunas economías emergentes basan su economía en el petróleo que producen. La caída del crudo las ha puesto contra la pared. Algunas de ellas están en Iberoamérica, región en la que muchas empresas españolas tienen intereses, por lo que es lógico que el Ibex pueda alterarse un poco más ante estas noticias. En este contexto, los expertos insisten en que es momento para ser especialmente selectivos a la hora de confeccionar las carteras. La información es fundamental y herramientas como las expectativas del consejo de mercado que te ofrece Bróker NARANJA son una buena guía para tomar decisiones a la hora de invertir.

¿Qué conclusión sacamos de todo esto? Que, en un primer momento, la caída del petróleo es positiva para el bolsillo de los españoles. No en vano, cada vez que echamos gasolina nos llevamos varios euros de más en la cartera que años atrás. Sin embargo, en un segundo punto, la caída del petróleo, si se mantiene en el tiempo, no es positiva porque la economía es global y lo que afecta a todo el mundo acaba afectando a España.

En este escenario tan cambiante, de poco sirve mirar día tras día los vaivenes del mercado. Es mejor confiar en los beneficios que tiene la inversión a largo plazo en productos como los fondos de inversión ya que, en horizontes temporales más amplios, es donde se suelen obtener los mejores resultados.

3) Y si cae el petróleo tanto, ¿por qué no cae más la gasolina?

Lo primero que se suele responder en estos casos es “por los impuestos”. No falta razón, pero hay más factores y algunos más evidentes incluso. El profesor Javier Santacruz señala que lo primero es identificar de dónde se provee España de petróleo. La respuesta es del exterior. España compra el petróleo en dólares y, en estos momentos, el dólar está subiendo (en gran parte por las medidas económicas que toma el banco central de EEUU). Así, si el dólar sube, España paga más caro el petróleo que compra.

Estas circunstancias hacen que la subida del dólar y la caída del petróleo se contrarresten. En opinión de Santacruz, “si el petróleo que compra España se pagara en euros estaríamos pagando el litro de gasoil a precios cercanos a los 50 céntimos por litro”. Y después de esto, sí, llegan los impuestos, el coste del refino, la red de distribución… así hasta el tanque de tu coche.

Conversación