2017, ¿el año del cambio? Cuatro opciones diferentes para dar un giro a tu cartera

El 2017 ya es una realidad. Hemos entrado de lleno en el nuevo año y es momento de ponerse manos a la obra para cumplir esos propósitos que se hicieron antes de tomar las uvas. Puede que entre ellos estuviera la intención de mejorar la rentabilidad de nuestras inversiones, tras un 2016 marcado por la inestabilidad que el Brexit y las elecciones norteamericanas dejaron en los mercados. Todos estos avatares políticos continuarán en 2017 y tendrán su debida repercusión en la economía mundial y en la actividad empresarial y financiera. Todo ello sin olvidar la progresiva subida de tipos de interés en EEUU, que también tendrá su impacto en los mercados.

Por ello, quizá sea hora de buscar nuevas opciones de inversión para este año a la vista de que conseguir rentabilidad en los mercados tradicionales seguirá siendo de nuevo complicado. Por ejemplo, el Ibex 35 se dejó en 2016 un 2%, encadenando así dos años seguidos de caídas. Aunque Wall Street se comportó mucho mejor el año pasado, con subidas del 14% y del 9,7% para Dow Jones y S&P 500, respectivamente, es difícil que estos buenos resultados se mantengan otro año más y quizá convenga explorar nuevas posibilidades que hasta ahora habíamos dejado apartadas.

En busca de la rentabilidad: opciones diferentes para un año diferente

Para encontrar ese plus de rentabilidad fuera de los mercados cercanos o más conocidos, en 2017 hay una serie de opciones que pueden ser interesantes siempre que se esté dispuesto a abrir la mente y explorar nuevos mercados, pues hay inversores que prefieren mantener una cartera tradicional con el mínimo riesgo posible.

En cualquier caso, las siguientes alternativas no presentan un riesgo elevado de cara a este ejercicio:

1. ETF, la rentabilidad de un fondo cotizado

Para empezar a cambiar la cartera en 2017, un fondo cotizado siempre es una buena posibilidad. Entre ellos, los ETFs (Exchange-Trade Funds) son fondos de inversión que cotizan en bolsa, igual que las acciones, con la ventaja que da poder comprar y vender en cualquier momento de la sesión, sin esperar al cierre para liquidar las ganancias. Normalmente suelen replicar a un índice, tanto de renta variable, como fija o de materias primas.

2. Renta Variable Europea

El pasado año las bolsas europeas cerraron con notables subidas, y eso que no fue su mejor ejercicio, ya que se vieron alteradas por situaciones a priori descartadas, como el Brexit e incluso la victoria de Donald Trump en EEUU. No obstante, el índice Eurostoxx 50, que agrupa a las 50 empresas del continente más grandes, lleva en máximos desde diciembre de 2015. Por lo tanto, es una apuesta de rentabilidad con bajo riesgo adecuada para inversores cautelosos y más tradicionales.

 

3. La revolución ‘tech’

La tecnología sigue creciendo a un ritmo imparable y cada vez está más presente en nuestras vidas, así que…¿por qué no en nuestra cartera? No se trata de invertir en las grandes tecnológicas, que precisamente ahora es cuando están frenando después de la fuerte subida de los últimos años (veáse Apple). Se trata de invertir en las que vienen por detrás con soluciones tecnológicas para los campos de la salud o la medicina. En este caso, el índice S&P 500 puede ser una buena opción, pero optando por una visión a largo plazo, ya que hay que elegir empresas que estén iniciando su despegue.

4. Un plan de pensiones para bajar el telón

Por último, podemos pensar en un instrumento que, a la larga, acabará teniendo la mayoría de la población española si quiere tener una jubilación plácida y sin pérdida de poder adquisitivo. Se trata de un plan de pensiones, una herramienta que no solo permite asegurar nuestro descanso al final de la vida laboral, sino también lograr rentabilidad adicional. Actualmente existe una gama muy amplia de planes que se adaptan a las circunstancias personales y laborales de cada inversor, por lo que se trata de buscar el que más encaje con nosotros, siempre con la mentalidad de que se trata de un instrumento a largo plazo cuyos beneficios notaremos dentro de mucho tiempo.  

En Naranja | ¿Qué es un fondo de inversión y por qué te puede interesar contratarlo?