¿Quieres invertir como Warren Buffett? La autodisciplina juega un papel clave

La mayoría de la gente piensa que invertir depende solo de escoger las acciones correctas. Sin embargo, los mayores inversores del mundo cuentan con algunas ventajas más.

Casi nadie ha igualado el éxito del presidente de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, a pesar de la cantidad de libros que supuestamente explican cómo hacerlo. Esta es una de las grandes paradojas de la inversión.

¿Qué tiene Buffet que no tenga el resto de inversores? La estrategia seguida por el magnate estadounidense ha sido  por numerosos economistas y la mayoría de ellos coinciden en afirmar que Buffett no es precisamente un gran “seleccionador” de acciones. ¿Entonces, cuál es su secreto?

Gran parte del éxito de Buffett se basa en tener la estrategia correcta, más que en seleccionar acciones “brillantes”, pues si así fuera, cualquier persona podría copiar su selección y obtener los mismos rendimientos. Pero ¿por qué no es fácil alcanzar su éxito si invertimos en las mismas acciones que él? Una de las razones es que Buffet tiene algo que la mayoría de nosotros no: una compañía de seguros. Indudablemente, esto le ha permitido pedir prestado muy barato.

La necesidad de la autodisciplina

Sin embargo, hay algo que Buffett tiene más que la mayoría de nosotros: disciplina. El magnate se ha mantenido fiel a sus principios de inversión en acciones refugio, incluso en tiempos difíciles, como ocurrió durante la burbuja tecnológica de finales de los años noventa, cuando las acciones de este sector cayeron. Precisamente, fue esta estrategia la que le hizo obtener grandes ganancias cuando estas acciones volvieron a subir tras el pinchazo.

A muchos inversores les falta autocontrol. Se desalientan por las pérdidas y, por tanto, venden cuando las acciones están inusualmente baratas. Pero los errores no quedan aquí, es bastante común que muchos empiecen invirtiendo en acciones bien valoradas, pero se sientan tentados por los movimientos especulativos. También suele ser frecuente que algunos inversores se dejen llevar por lo que piensan las “masas” y acaban comprando en la parte alta de las burbujas. Por eso, Buffett no se cansa de afirmar que la disciplina y el “temperamento correcto” son más importantes que el coeficiente intelectual cuando se trata de invertir.

Apegarte a tus principios es algo bueno si tus principios son correctos. Y aquí es donde aparece otra de las ventajas de Buffett sobre la mayoría de los inversores.

Acceder a la información correcta

¿Qué sabemos acerca de la inversión en acciones? Es una de las preguntas que debemos hacernos, pues hay varios puntos que todo inversor tiene que tener en cuenta.

En primer lugar, hay pocas clases de acciones que realmente baten al mercado de media a largo plazo. Estas acciones son las defensivas, con momentum, valor y calidad y se definen por factores objetivos tales como el crecimiento pasado y el ratio de pay-out (es decir, el porcentaje que representan los dividendos que una empresa reparte entre sus accionistas, respecto de los beneficios por acción que la empresa ha obtenido).

En segundo lugar, las acciones más especulativas -como aquellas con dividendos bajos o inexistentes- podrían tener menor rendimiento de media. Esto podría deberse a que los inversores pagan demasiado dinero por los llamados valores “lotería” – aquellos con una pequeña oportunidad de ofrecer retornos rápidos y sustanciales-. También podría ser porque subestiman su habilidad para detectar su crecimiento futuro y pensar que el crecimiento corporativo es más predecible de lo que es en realidad.

Por Chris Dillow, escritor y economist en ING eZonomics

En Naranja | ¿Qué son los dividendos y cuándo los pagan las empresas de Bolsa?

Imagen | Fortune Live Media

Conversación