Las tres formas de empezar con un plan de pensiones

Los planes de pensiones tienen muchas ventajas, especialmente si no esperamos demasiado a tener uno. Pero, ¿cómo llegan a nuestras vidas? Existen tres modalidades diferentes para comenzar con ellos.

Los planes de pensiones individuales

Una forma muy frecuente de comenzar son los planes de pensiones individuales. Son aquéllos que contratamos directamente con nuestra entidad financiera. En estos casos, es muy importante elegir la entidad adecuada que nos ofrezca una buena gestión, adecuación a nuestro perfil y bajas comisiones. Los planes de pensiones individuales de ING cumplen estas exigencias.

Los planes de pensiones individuales cuentan con dos importantes ventajas: la primera es la posibilidad de elegir entre varios planes de pensiones, incluso invertir en varios a la vez o traspasar el dinero de uno a otro sin más requerimiento que nuestra propia voluntad; además, al tomar nosotros individualmente la decisión de cuánto, cuándo aportar y en qué planes concretos, los planes de pensiones individuales se adaptan como un guante a nosotros.

Los planes de pensiones de empleo

Los planes de pensiones de empleo son los planes que promueve nuestra empresa, al realizar  aportaciones periódicas con vistas a nuestra propia jubilación. Tienen la importante ventaja de reforzar los lazos entre empresa y trabajador, al mirar aquélla por el futuro de éstos, incluso cuando ya no trabajen para la misma. Sin embargo, el trabajador no tiene el mismo control de las decisiones que tiene en los planes de pensiones individuales.

Los planes de pensiones del sistema asociado

Los planes de pensiones del sistema asociado son promovidos por asociaciones y sindicatos. Su principal limitación es que, para poder ser partícipe de estos planes de pensiones, hay que ser asociado, miembro o afiliado de dichas entidades.

Lo más importante: las diferentes modalidades de planes de pensiones no son excluyentes

Aunque tengamos un plan de pensiones de empleo promovido por la empresa, o hayamos suscrito un plan de pensiones del sistema asociado, podemos suscribir adicionalmente uno o varios planes de pensiones individuales hasta llegar a la aportación de 8.000 euros anuales en el conjunto de los planes de pensiones.

Suscribir un plan de pensiones individual cuanto antes puede ser una gran idea para encarrilar nuestra jubilación, ya que se trata de un instrumento muy adaptable a nuestras circunstancias personales y financieras.

En Naranja | ¿Cuánto dinero voy a tener cuando me jubile? My Money Coach tiene la respuesta




Conversación