Las tres ventajas de invertir en un plan de pensiones

Si estás pensando en tu jubilación ¿tienes claro todas las ventajas que pueden ofrecer los planes de pensiones? Ahora que la sostenibilidad del sistema de pensiones público se pone cada vez más en duda, contratar un plan de pensiones podría convertirse en una necesidad para aquellos que quieran mantener cierto nivel de ingresos después de su etapa laboral.  Por ello, no está de más que ampliemos miras y consideremos qué beneficios pueden ofrecernos los planes de pensiones.

¿Cuáles son las mayores ventajas de los planes de pensiones?

1. Fiscalidad

Los planes de pensiones no sólo podrían ser favorables de cara al futuro, sino también nos ofrecen ventajas en el corto plazo. ¿Cómo? Por sus beneficios fiscales. Estos instrumentos financieros nos pueden ayudar a reducir la carga fiscal en nuestra declaración de la renta. A pesar de las modificaciones que entraron en vigor en la reforma fiscal de 2015, los planes de pensiones aún presentan condiciones atractivas con las que podemos reducir nuestra base imponible en hasta 8.000 euros o bien el 30% de los rendimientos netos que obtengamos al cabo del año por nuestro trabajo.

Por supuesto, el beneficio fiscal que obtengamos dependerá de nuestro caso concreto, es decir, del tipo marginal al que tengamos que tributar. Si debemos pagar, por ejemplo, un 30%, según el tramo en el que nos encontramos por nuestros ingresos anuales, y aportamos al plan de pensiones 5.000 euros, nuestra bonificación fiscal será de 1.500 euros.

Sin embargo, debemos tener claro que, a la hora de rescatar nuestro plan de pensiones, tanto las aportaciones como los beneficios que obtengamos por ellos a lo largo del tiempo pasarán a integrarse en la base imponible.

2. Invierte lo que quieras, cuando quieras

Muchas personas piensan que al contratar un plan de pensiones están obligadas a comprometerse a destinar una cantidad fija de dinero todos los meses. Nada más lejos de la realidad. La mayoría de los planes de pensiones nos permiten aportar lo que queramos, cuando queramos y sin compromiso. Es decir, no hay importe mínimo. Podemos hacer los ingresos de la cantidad que consideremos y, si un mes nos viene mal, podríamos cancelar la aportación de ese mes sin ningún tipo de coste y volver a aportar a los meses siguientes. De esta manera, podríamos contribuir a nuestro ahorro de cara a la jubilación sin apuros o agobios en el presente.

3. Puedo rescatar mi plan de pensiones antes de la jubilación

Los planes de pensiones son instrumentos financieros de ahorro a largo plazo, pensados para la jubilación. Aunque la idea original es disfrutar de los rendimientos de nuestra inversión una vez que dejamos de lado nuestra vida laboral, existen algunas excepciones que nos permiten rescatar el dinero antes de la jubilación.

  • Rescate a los 10 años: como hemos comentado anteriormente, la reforma fiscal de 2015 introdujo algunas modificaciones y otra de ellas fue la posibilidad de rescatar los fondos a partir de los 10 años de antigüedad. En este caso, no es necesario justificar nuestra decisión del rescate, simplemente es un derecho que tenemos una vez pasan los 10 años.
  • Desempleo: Si nos encontramos en situación de desempleo de larga duración, podemos rescatar nuestro dinero y lo podremos hacer de forma parcial o total.
  • Enfermedad grave.

¿Qué plan de pensiones debo escoger?

Como ocurre en el caso de los fondos, hay planes que adaptan los porcentajes de inversión en renta fija y variable de forma gradual en función de nuestra edad. ¿Por qué es importante este dinamismo a la hora de invertir? La respuesta es sencilla: cuánto más jóvenes somos, más tolerancia al riesgo tenemos, ya que como aún nos quedan muchos años de vida laboral (el momento de la jubilación queda todavía muy lejos), podemos arriesgar un poco más en busca de una mayor rentabilidad. Lo contrario ocurre cuando nos acercamos a la fecha de jubilación, etapa en la que debe prevalecer la seguridad de nuestras inversiones.

Conversación