Por qué se dice que el oro es un activo refugio y qué explica sus últimas subidas

El oro. Un metal precioso que tiene valor por sí mismo. Cuando las tensiones vuelven a aparecer en los mercados (y el tiempo nos ha enseñado que, cada cierto tiempo, vuelven a aparecer) la cotización del oro sube. ¿Por qué? Porque el oro está considerado como un activo refugio. Para entendernos, algo que, a priori, destaca por su seguridad para cobijar nuestro dinero cuando todo lo demás sufre vaivenes. Algunos de los activos refugio más conocidos son la deuda pública estadounidense, la alemana, el dólar o el franco suizo.

El oro, no obstante, tiene el honor de ser uno de los pocos activos que en los últimos 15 años acumula una revalorización del 300% a sus espaldas. Y eso que desde 2011 el metal precioso no ha escrito los mejores episodios de su historia. En agosto de 2011 el oro marcó su máximo histórico. En aquel momento se llegaban a pagar 1.888 dólares por cada onza. El precio subía y subía como la espuma en un momento lleno de tensiones en el mercado: los rescates de países como Irlanda, Portugal o Grecia, las primas de riesgo disparadas, las tensiones sobre el futuro del euro y la desaceleración en Estados Unidos…

El oro actúa como el mejor refugio ante los vaivenes. No en vano, es un activo con una alta liquidez (siempre se puede convertir inmediatamente en moneda) y ningún Gobierno ni autoridad controla su valor. ¿Qué ha pasado en los últimos años? Que las tensiones de los mercados han ido disminuyendo y los inversores cada vez han visto con mejores ojos apostar por otros activos como las acciones (renta variable).

Esto ha hecho caer el precio del oro más de un 30% hasta marcar en diciembre del pasado año unos niveles de 1.050 dólares por onza. Pero no es el único motivo. Los principales países importadores de oro son China e India. Si la economía del gigante asiático se ralentiza, si el consumo se frena… son síntomas de que el sistema no pasa por su mejor momento y, por tanto, parece lógico que las importaciones de oro se resientan. Además, el oro se paga en dólares y un encarecimiento de la divisa estadounidense también resta atractivo al metal precioso.

Esto nos lleva al momento actual. En diciembre el oro tocó su nivel más bajo de los últimos años pero las caídas en las bolsas a causa de la desaceleración en China y los desplomes del petróleo han hecho que se haya vuelto a convertir en el mejor refugio para muchos inversores. En lo que va de año, su precio ha subido un 17%.

¿Cómo se invierte en oro?

Se puede invertir en oro de varias maneras. La primera es comprando lingotes o monedas, aunque siempre está el problema de la seguridad porque… en algún sitio tendrás que guardarlos después. Otra opción es invertir a través de un bróker que ofrezca ETFs (fondos cotizados) que inviertan en lingotes de oro o en empresas relacionadas con la minería de oro (puedes encontrar, principalmente, estos dos tipos de productos).

Conversación