¿Qué impuestos pagamos al aportar y recuperar dinero en un plan de pensiones?

Las ventajas fiscales de los planes de pensiones son uno de los aspectos más atractivos de estos productos. Tal y como comentamos en nuestro post sobre las características generales de los planes, quienes los contratan pueden utilizarlos para rebajar su base imponible (el importe que percibimos por nuestro trabajo) de cara a su próxima declaración de la renta. Veámoslo más claro con un ejemplo.

Una persona gana con su trabajo 50.000 euros al cabo del año. Esta cantidad está sujeta al tipo medio de IRPF correspondiente (hay que recordar que, actualmente, hay cinco tramos que se aplican según lo que gana cada contribuyente). A este trabajador ya le retienen 13.000 euros a cuenta y, gracias a las aportaciones que haga a un plan de pensiones, su declaración puede pasar de salir a pagar a salir a devolver.

Estas son dos situaciones orientativas posibles que no tienen en cuenta situaciones personales que pueden modificar el resultado final:

Sin aportación al Plan de Pensiones Aporta 5.000 € al Plan de Pensiones
Base imponible 50.000€ 45.000€
IRPF 14.200€ 12.330€
Retención a cuenta 13.000€ 13.000€
Resultado final 1.200€ -770€
Debe pagar 1.200 euros en la declaración de la renta además de los 13.000 euros ya retenidos La declaración le saldrá a devolver 770 euros sobre los 13.000 euros retenidos
  • Escenario 1: Si no aporta nada a un plan de pensiones al cabo del año tendrá que pagar 14.200 euros (es el resultado de multiplicar su salario de 50.000 euros por el impuesto medio del 28,4%). Como ya se le retienen en cuenta 13.000 euros, su declaración final saldrá a pagar 1.200 euros (14.200 euros que debe pagar – 13.000 ya retenidos).
  • Escenario 2: Si aportara 5.000 euros a un plan de pensiones -el límite actual son 8.000 euros al año- la base imponible se vería rebajada a 45.000 euros (50.000 euros – 5.000 aportados). Esto cambia el esquema anterior, ya que lo que tendría que pagar a Hacienda serían 12.330 euros (45.000 euros de su base imponible final por el impuesto medio que, en este caso, se sitúa en el 27,4%). Como ya le retienen 13.000 euros en cuenta, que es más de lo que tendría que pagar, Hacienda le devolverá 770 euros.

Así, una persona con estas características puede pasar de pagar 1.200 euros a recibir 770 euros por parte de Hacienda. Y, todo ello, mientras invierte en un producto de ahorro a largo plazo que se puede rescatar pasados diez años, en el momento de la jubilación o por situaciones específicas.

¿Cuánto se paga al recuperar nuestro dinero?

Como hemos visto, rebajar nuestra carga impositiva año tras año es posible con los planes de pensiones. No obstante, en el momento de recuperar nuestro dinero tendremos que pagar los impuestos correspondientes. Tras la última reforma fiscal, el Gobierno estableció una horquilla de tipos que va del 20% al 47% para 2015. Esta banda se reduce en 2016 a un margen entre el 19% y 45%. Los impuestos finales, no obstante, pueden variar en función de la comunidad autónoma donde nos encontremos.

Sin embargo, uno de los aspectos que frenan a muchas personas que dudan si contratar un plan de pensiones son los impuestos que tendrán que pagar cuando recuperen su dinero. Esta afirmación tiene muchos matices. Como todos los productos de inversión, los planes tienen que pagar impuestos, pero, para empezar, éstos serán significativamente menores cuando nos hayamos jubilado porque percibiremos menos ingresos. Esta carga, no obstante, puede variar según la modalidad que elijamos para recuperar nuestro dinero. Entre las principales alternativas encontramos:

  • Recuperar en forma de capital: cobramos todo de una sola vez con lo que el impuesto de la renta del año en que nos jubilemos subirá de manera considerable.
  • Recuperar en forma de renta: recibimos parte del dinero de forma periódica y el resto sigue invertido en el plan. Cada año tributamos por el importe recibido como si fuera un salario y es posible un rescate anticipado de todo el dinero en cualquier momento.
  • Recuperar en forma mixta: combinando los dos formatos anteriores.
  • Recuperar en forma de renta asegurada: cobrando una renta periódica vitalicia y repartiendo a lo largo de los años el pago de impuestos.

En Naranja | ¿Qué es un plan de pensiones y por qué me puede interesar contratarlo?

Conversación