Subida de tipos de la Fed ¿A quién beneficia y a quién perjudica?

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos cumple con el guión establecido y sube los tipos de interés en un cuarto y deja el precio del dinero entre el 1% el 1,25%, tal y como esperaba el mercado. Con ésta son tres las subidas de tipos que ha realizado el banco central estadounidense y ha anunciado su intención de subir una vez más los tipos este año, con el objetivo de recuperar la normalidad en cuanto a política monetaria se refiere.

¿Por qué es necesario subir los tipos?

El objetivo de Janet Yellen, presidenta de la Fed, es retirar las ayudas que ha prestado a la economía americana durante los últimos años, pues el ritmo de recuperación parece seguir avanzando. Como explica el equipo de análisis de Renta 4, “está previsto que la economía estadounidense vaya acelerándose tras un débil primer trimestre, a lo que hay que sumar un mercado laboral en pleno empleo (4,3%) y con cierta presión al alza sobre los salarios (+2,5%)”.

¿Por qué tanto empeño en agilizar la retirada de estímulos? Como ocurre con nuestra salud, los medicamentos sirven para curar y paliar determinadas dolencias o enfermedades, sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos, los tratamientos tienen una duración concreta que debemos cumplir para que no se produzcan efectos secundarios. ¿De qué efectos hablamos?

  • Por un lado, los tipos de interés en niveles extremadamente bajos por periodos prolongados se asocian con bajas previsiones de crecimiento, lo que aumenta la incertidumbre y disminuye la confianza de consumidores e inversores.
  • Además, cuanto más tiempo están bajos los tipos, la rentabilidad del sistema financiero se resiente, lo que podría ocasionar cierta fuga de depositantes, en busca de activos de más riesgo.
  • El retraso en la implementación de reformas estructurales, que podría hacer que los gobiernos tuvieran menos herramientas en política fiscal para estabilizar futuras crisis, es otra de las consecuencias de este escenario.

¿Qué supone una subida de tipos para la economía?

Beneficiados

  • El dólar estadounidense es el principal beneficiado de la subida del precio del dinero en Estados Unidos. Teóricamente, el billete verde debería revalorizarse, beneficiando a las empresas que exporten sus productos a este país, pues sus ingresos aumentarán al cambiarlos de dólares a su divisa.
  • El sector bancario será otro gran beneficiado, ya que podrá elevar el margen de intereses y, por tanto, de ganancias.
  • Los ahorradores podrían empezar a ver la luz de nuevo, pues deberían aumentar los intereses que nos dan los bancos por depositar nuestro dinero en ellos.

Perjudicados

  • Cuando suben los tipos de interés, la bolsa puede experimentar descensos, dado que invertir en deuda pública o depósitos podría volver a ser algo más atractivo y con menos riesgos.
  • El mercado de renta fija también vivirá alteraciones: el precio de los bonos americanos ya emitidos sufriría un descenso, pues aumentará la demanda de las nuevas emisiones, dado que pagarán cupones más altos que los anteriores.
  • Es probable que se resienta el consumo. Con intereses más altos, los consumidores verán cómo se encarecen préstamos o hipotecas, lo que irremediablemente suele tener un impacto en el comportamiento de los consumidores.
  • De la mano van consumo e inflación, pues si los consumidores compramos menos, los precios presionarán a la baja.
  • El petróleo, al negociarse en dólares, tenderá a encarecerse, al igual que el resto de materias primas, por lo que a los europeos nos saldrá más caro su consumo.

¿Podemos esperar más subidas de tipos?

Aunque la sensación, como señala Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, es que la Fed está decidida a normalizar los tipos de forma rápida, los datos de crecimiento no terminan de avalar de forma clara esta idea. “El consumo no despega como se esperaba, ni tampoco la inversión empresarial, lo que ha llevado a un crecimiento del 2% en la primera parte del año, siempre con la expectativa de que se corrija en los trimestres siguientes”, reconocen.

La llegada de Donald Trump, según explica Bastien Drut, estratega de Amundi, llevó a un aumento de la confianza con respecto a las perspectivas en EEUU. “Una de sus ambiciones era alcanzar un crecimiento económico superior al 3% a largo plazo, especialmente a través de una reforma fiscal a gran escala”. Sin embargo, desde Amundi recuerdan que “los datos han sido débiles en las últimas semanas, pero sobre todo, es la posición del país en el ciclo del crédito lo que hace improbable una aceleración sustancial del crecimiento, porque su deuda corporativa ha alcanzado máximos históricos”. En este escenario, parece que “será improbable que se produzca un pronunciado aumento de tipos a largo plazo”.

¿Puede afectar a los fondos de inversión?

Los fondos de inversión con inversiones en renta fija americana podrían tener alguna pérdida en los primeros momentos. Es posible que, sobre todo al principio, los gestores se desprendan de algunos títulos de renta fija con menos atractivo en los mercados. Sin embargo, las nuevas emisiones a tipos de interés más elevados mejorarían sus rentabilidades a medida que vaya pasando el tiempo.


Cada Fondo de Inversión tiene unos riesgos asociados específicos y un nivel de riesgo que puede ser consultado en el documento de Datos Fundamentales del Inversor, si bien los riesgo asociados a estos productos pueden ser geográficos o sectoriales, de mercado, crédito, liquidez, tipos de interés, divisas o de inversión en derivados.