10 aspectos a tener en cuenta si vas a alquilar un apartamento durante tus vacaciones

Alquilar un apartamento para pasar las vacaciones tiene la ventaja de ser más barato que un hotel y nos permite sentirnos como en casa, por lo que es una opción cada vez más utilizada por las familias para veranear.

El problema es que todos los veranos aparecen noticias sobre fraudes en el alquiler de los apartamentos turísticos que hacen que mucha gente acabe siendo reacia a este tipo de turismo. Las quejas más habituales se refieren a que no reúne las condiciones anunciadas, está lejos de la playa o presenta desperfectos. Se han dado casos, incluso, de que el apartamento ni siquiera exista cuando llegamos al destino.

Por esta razón, antes de alquilar el apartamento de vacaciones, es necesario realizar una serie de comprobaciones previas para evitar que nuestra estancia se convierta en una pesadilla. Esta guía te ayudará a alquilar un apartamento para las vacaciones de forma segura.

1. Desconfía de los precios excesivamente bajos.

Es habitual que los estafadores utilicen el gancho del precio para atraer a los clientes. Para detectar si se trata de un fraude hay que comparar los precios con otros apartamentos de la misma zona y tipología. Si es excesivamente bajo, desconfía, pues lo más probable es que presente algún tipo de desperfecto, no se corresponda con lo anunciado o, directamente, no exista.

2. Visita el inmueble.

Siempre que sea posible, lo mejor es visitar el inmueble para comprobar su estado actual. Si está en otra ciudad, es recomendable pedir fotos actualizadas y comprobar en internet que las fotos corresponden a la propiedad o, por el contrario, si se han utilizado en otras webs con direcciones diferentes. Si el dueño se niega a enviar fotos, hay que desconfiar.

3. Comprueba la información del apartamento.

Cuando se trata de un particular, hay que comprobar que la vivienda exista y sea de la propiedad del arrendador. A través de Google Maps podemos ver su ubicación exacta y con las fotos de Street View si su aspecto exterior se corresponde con la información de las imágenes facilitadas por el arrendador.

4. Ten siempre una persona de contacto.

Tanto si las gestiones se hacen directamente con el dueño como si se realizan a través de una agencia, se debe pedir, además de la dirección de email, el teléfono de una persona de contacto por si surge algún problema durante la estancia en el apartamento. Una señal de que se trata de un fraude es que al llamar por teléfono siempre está apagado o no responden.

5. Firma un contrato.

Es fundamental tener un contrato en el que se recojan todas las cuestiones relativas al importe del alquiler, señal, fianza, periodo de estancia y modo de entrega y devolución de las llaves. Desde la propia OCU, aconsejan asesorarse si se tienen dudas sobre cuáles deben ser las condiciones del contrato y qué aspectos debería recoger.

6 Fija la señal o reserva por escrito.

Generalmente, la señal que se entrega como reserva del apartamento suele estar entre el 20 y el 30% del importe total del alquiler, cantidad que después se descuenta del mismo. Es importante que el precio y esta señal figuren de manera clara en el contrato y tener un justificante del pago.

7. Negocia la cancelación de la reserva.

En algunas páginas web, como Booking, las condiciones sobre la cancelación de la reserva vienen detalladas explícitamente, pero lo normal es que los particulares no reparen en ello. Por esta razón, ante cualquier imprevisto que impida ocupar el apartamento en las fechas reservadas, conviene negociar las condiciones de la cancelación de la reserva. Si se cancela la reserva a última hora es habitual que el dueño se quede con la señal.

8. Paga cuando llegues al destino.

Nunca pagues la totalidad del importe con antelación ni tampoco envíes remesas de dinero a una dirección. Lo más recomendable es utilizar medios de pago seguros como las tarjetas de crédito, porque los bancos disponen de medidas de seguridad, además de otras ventajas respecto a otras formas de pago, como la posibilidad de tener un seguro.

9. Comprueba el estado de muebles y enseres.

Al entrar en la vivienda, es conveniente hacer una comprobación del estado del mobiliario y equipamiento del apartamento para detectar posibles deficiencias y pedir su arreglo. Si existe algún desperfecto que no estuviese especificado en las condiciones iniciales, podemos incluso negociar con el propietario de la vivienda un descuento en el precio.

10. Guarda toda la documentación.

Facturas, correos, folletos publicitarios, mensajes en el teléfono o fotografías pueden servir de prueba en caso de que se produzca una reclamación, así que no tires ningún tipo de documentación durante tu estancia.

Por último, ten en cuenta que si el alquiler se realiza entre particulares si se produce un conflicto hay que presentar una demanda ante el juzgado de primera instancia de la localidad donde está el apartamento. Pero si se contrata desde una agencia inmobiliaria primero hay que rellenar la hoja de reclamaciones y si no se resuelve presentar una demanda.

En Naranja | Seis consejos para planificar tus vacaciones. Y sí, todavía es posible ahorrar