¿A qué gastos se enfrenta tu familia con un bebé?

Ahorrar en los gastos del bebé

¿Me puedo permitir cambiar el coche? ¿Podemos reformar el baño? ¿Conseguiremos ahorrar para la televisión? En los tiempos que corren, estas preguntas están a la orden del día, y es que hacemos cuentas para todo. Por supuesto, también a la hora de plantearse tener un hijo: ¿a qué gastos se enfrenta mi familia con un bebé?

Vamos a olvidar por un momento toda la alegría y emotividad que supone la llegada de un bebé a nuestras vidas y, poniéndonos pragmáticos, calculadora en mano, veamos de qué manera conseguir no arruinarnos con la llegada del bebé y durante sus primeros meses de vida.

¿Es el momento adecuado?

No siempre es posible escoger, aunque generalmente los padres deciden cuándo empezar a probar suerte para lograr el embarazo. No obstante, el lapso entre ese momento y el de la concepción puede tardar mucho más que nueve meses. Pero, en cualquier caso, hemos de preguntarnos si estamos en el momento más adecuado para intentarlo.

Tener una situación laboral inestable o estar en paro sin contar con ahorros suficientes ni demasiadas perspectivas de encontrar trabajo a corto plazo, no haber logrado el préstamo para comprar el piso… podrían ser razones de peso para posponer la paternidad. En la actualidad, la economía influye mucho a la hora de tener un hijo y una de las principales razones para posponer la llegada de un hijo es la económica.

Además, la crisis también afecta al cuidado de los niños, aunque eso también dependerá de cada familia y de lo que consideren imprescindible para su bienestar y para la crianza del bebé, o, dicho de otro modo, a lo que estén dispuestos a renunciar.

¿Qué va a necesitar el bebé durante el primer año?

En realidad, un bebé necesita bien poco para ir creciendo sano durante los primeros meses: la lactancia materna exclusiva es lo más saludable y barato para el bebé hasta que cumple los seis meses, como indica la Organización Mundial de la Salud. Después, cuando introduzcamos la alimentación complementaria, las raciones serán tan pequeñas que apenas notaríamos una reducción en nuestros platos.

Claro, que no solo de alimentos vivimos, y nos haría falta como mínimo la ropa del bebé. Se dice que la ropa de los más pequeños es cara, y aunque en buena medida es así, encontramos tiendas y marcas con precios más económicos y competitivos, como en las grandes cadenas: H&M, Kiabi, Carrefour… Esto es así incluso en el caso de ropa para bebés prematuros. De todas formas, podemos recurrir a ropa heredada, a regalos e incluso a confecciones caseras que muchas abuelas estarán encantadas de hacer.

Los pañales son otro hito importante de entre lo imprescindible para el bebé durante el primer año (y, no nos hagamos ilusiones, probablemente durante uno o dos años más…). A unos seis pañales por día, en un año podemos llegar a gastar cerca de 2200 pañales. Esta cifra se ha de multiplicar por el precio de cada unidad, pero aquí encontramos una franja muy amplia de entre marcas diversas: desde los 15 céntimos a los 40 céntimos por pañal. Quedémonos en una marca asequible, por 20 céntimos el pañal, calculemos unos 440 euros en pañales el primer año del bebé. El gasto es inferior si optamos por los pañales de tela.

En cualquier caso a esto hay que sumar otro de los complementos de higiene más utilizados: las toallitas húmedas. Un gel especial para bebés completa la hora del baño.

Otro gasto importante en el primer año del bebé el la silla de seguridad infantil si utilizamos el coche para desplazarnos. Pero de entre las sillas del Grupo 0, que son las que empleará el niño en esta etapa, los precios oscilan entre los 100 y los 700 euros. Además esta cantidad habría que descontarla si utilizamos el asiento desmontable del carrito de paseo para engancharlo en el automóvil.

Lo que gastamos el primer año de vida del bebé

Hay estudios que hablan de 6.200 euros de gasto mínimo durante el primer año del bebé, si bien incluye conceptos que pueden considerarse prescindibles. La alimentación y la ropa copan buena parte del presupuesto de la familia para atender las necesidades iniciales del hijo: los padres gastarán unos 1.000 euros en ropa de bebé y unos 1.100 euros en alimentación. Pero esta última cifra se reduce mucho si el bebé toma leche materna durante los primeros seis meses.

Otros desembolsos importantes son los 675 euros de una cómoda y una cuna; 750 en el cochecito de paseo; 70 en una bañera y el cambiador; 145 en la trona y el parque-cuna; 420 en ropa para la cuna y el coche; 875 en guardería, otro gasto que muchas familias no suman al quedar el bebé al cuidado de padres u otros familiares. El estudio reciente añade 590 euros en pañales, como vemos escogiendo una marca más cara que la de nuestro ejemplo de más arriba.

Elementos de seguridad, como la sillita del coche, botiquín y aseo son también otros de los gastos a los que tendrán que hacer frente los progenitores. Hay otros análisis que hablan de hasta 8.000 euros de gasto, y en general la cifra ronda los 7.000 euros anuales.

Cómo tener un bebé sin arruinarse

Echando un vistazo a estas cifras enseguida vemos muchos gastos que se podrían evitar. Ya hemos dado algunos consejos al respecto a lo largo del artículo, pero resumamos a continuación algunos puntos clave para lograr no arruinarnos con la llegada del bebé.

  • La lactancia materna ahorra 600 euros al año. Además, es lo mejor para el bebé.
  • Muebles como la cómoda, el cambiador e incluso la cuna pueden ser prescindibles. Valoremos la posibilidad de utilizar muebles que ya tenemos en casa para suplir esa función, o miremos hacia delante y compremos muebles evolutivos que crecerán con el niño.
  • Compara precios. Los pañales, guarderías, cunas y la mayoría de elementos que necesita el bebé varían mucho de precio según marcas y tiendas.
  • Segunda mano. Muchos de los complementos para el bebé se dejan de utilizar estando prácticamente nuevos, y ejemplos de este tipo encontramos multitud en las tiendas de segunda mano. Una excepción serían los sistemas de retención infantil, pues la segunda mano no garantiza su buen estado y la seguridad del niño.
  • Aprovecha ropa, muebles y complementos de segunda mano entre lo que tus amigos o familiares ya no utilizan y te pueden prestar.
  • Hecho en casa. ¿Somos diestros con las labores de punto o con la cocina? Tenemos la oportunidad de confeccionar la ropa del bebé y prescindir de los tarritos o papillas industriales, por ejemplo.
  • Escoge los regalos que te harán. No queremos llenar cajones de obsequios inútiles o que no son de nuestro agrado. Podemos pedir a amigos y familiares lo que más necesitamos.
  • Infórmate de las prestaciones de ayuda por maternidad. Aunque en los tiempos que corren se han eliminado algunas como “el cheque-bebé”, existe la ayuda de 100 euros mensuales para las madres trabajadoras. A nivel autónomico e incluso local, algunas administraciones también tienen subvenciones y ayudas para los nuevos padres.
  • Piensa antes de comprar. La mayoría de artículos que se nos presentan como imprescindibles no lo son. No te dejes embaucar por el amplio listado de las tiendas de puericultura, ni por “lo último”, ni por lo que te aconseja el vecino como imprescindible. Piensa en tu presupuesto, en gastar en relación a los ingresos, en el medio ambiente. Guardemos los impulsos para otro momento si queremos ser responsables.

En definitiva, es posible tener un hijo sin arruinarnos, pero no está de más hacer cuentas y saber lo que nos puede costar el primer año de vida del bebé. Evidentemente, el gasto va a variar mucho en cada familia, dependiendo no solo del lugar donde vivamos, pues hay ciudades mucho más caras que otras, sino también de nuestras preferencias, prioridades y el nivel adquisitivo de cada familia.

La semana que viene os daremos más consejos con todo lo referido a cochecitos y otros sistemas de transporte del bebé.

Foto | Pink Sherbet Photography

Eva Paris

Apasionada de los viajes y las letras, Eva Paris es una profesora que aprende cada día de sus alumnos y que ha descubierto recientemente dos nuevas pasiones y maestras: sus hijas. De todo ello habla en el blog dedicado a la maternidad, Bebés y más, en el que recorre el mundo, Diario del viajero y en el de literatura, Papel en Blanco. Puedes seguirla en Twitter (@paris_eva).

Conversación

  • LosLunesAlSol

    Gracias por el artículo, me viene genial en estos momentos, aunque hecho en falta algo para mí fundamental. Minicuna y mochila de transporte, dos cosas fundamentales en los primeros meses, incluso más que el carrito en el caso de la mochila

  • ovidiov

    Tampoco hay que olvidarse de las vacunas que no están financiadas por la Seguridad Social, como por ejemplo el Prevenar, en el que cada dosis tiene un precio superior a los 72 Euros. La Varivax cercana a los 70 Euros, y no son dosis únicas.

    • Eva Paris

      Hola!! No he incluido esas vacunas en el post porque sí están financiadas en algunas comunidades, y en el resto serían “no obligatorias”. Además, la de la varicela está recomendada a los 12-15 meses, y no queríamos ir más allá del primer año del bebé. No obstante, la Asociación Española de Pediatría sí las recomienda para todos los niños en todo el territorio español, a incluir en el calendario vacunal único.

      Pero ya veremos lo que sucede, porque precisamente esta es una de las dificultades para unificar el calendario vacunal, algo que ha “prometido” hacer el Ministerio de Sanidad de aquí a 2013.

      Un saludo y gracias por tu comentario!!

  • Eva Paris

    Hola!! Estarían incluidos en los 6.200 euros de gasto “mínimo”, aunque personalmente no utilicé ninguno de esos artículos, por eso no los he puesto en lo “imprescindible”, aunq está claro q para muchas familias sí lo será. Bueno, el portabebé en realidad sí lo compramos, pero no le hemos dado uso, iban incómodas, no nos apañábamos bien, y en ese sentido nos fue mejor el cochecito… Respecto a minicuna, nos la ahorramos. En nuestro caso, cuna y cama desde el principio.

    Un saludo y gracias por tu comentario!

  • 7366

    Eva, estoy complétamente de acuerdo con tus cálculos y te diré que se puede ser ahorrador y no morir en el intento. Yo creo que en el primer año de nuestra hija no hemos llegado a estos 2000 euros porque tan sólo le he tenido que comprar unos bobys, unas medias y unos cuantos ovillos de lana para que mi hermana me hiciera las capotas y chaquetas; carrito y hamaca de 2ª mano; sillita 100 euros; para el coche 250; trona de Ikea 35 euros; cuna de viaje 25 euros y, eso sí, pañales, leche y demás para alimentarla… En mi blog, http://www.nosolocomenyduermen.blogspot.com podéis ver que pese a este ahorro mi hija está tratada cual infanta de España. Interesante post. Enhorabuena

    • Eva Paris

      Muchas gracias por tu comentario, Blanca!! Una princesita, claro q sí, no hace falta tanto artilugio… 🙂 Me anoto el blog, encantada!!

      Un saludo!