Ahorra dinero escogiendo bien los electromésticos de la cocina

ahorro electrodomésticos cocina

No hay rincón de la casa que se escape a la intervención de un ahorrador, pero si hay un lugar que se presta especialmente, por la influencia que tiene en el gasto energético del hogar, ese es la cocina. Así que vamos a ver cómo ahorrar dinero escogiendo bien los electrodomésticos de la cocina.

“¡Yo es que los compro todos A+++++ (periodo en el +)!” Dice mucha gente, pero aunque ese es un buen comienzo, y una condición casi indispensable, hay muchos otros factores a tener en cuenta a la hora de elegir la nevera, la lavadora, el horno, la encimera o el lavavajillas que pueden ayudarnos a ahorrar unos cuantos euros en la factura de la luz y del agua.

La nevera

ahorro electrodomésticos cocina - nevera

¿Por qué empezamos por la nevera? Bueno, pues porque es el electrodoméstico al que menos atención energética le prestamos. Queremos que sea No Frost, que tenga panel LCD, que nos gusten los cajones, que se abra hacia aquí o hacia allá, que tenga sitio para la mantequilla… pero desde el punto de vista de ahorro, además de una buena calificación energética —el mencionado A+++— hay dos aspectos muy importantes que valorar:

  1. Que tenga el tamaño adecuado para su uso. Esto es crucial, porque mucha gente opta por el modelo más grande “para que le quepa todo” cuando luego al abrirlo solo hay cerveza, una lechuga estropeada, media cebolla y una naranja —las naranjas, que no falten—. También hay quien escoge el modelo más pequeño de nevera por ahorrar en la compra, y luego utiliza sus artes como estibador o jugador profesional de Tetris para llenarla hasta los topes. En ambos casos estaremos gastando más energía de la necesaria: en uno porque nos sobra nevera y se pasa el día enfriando aire; en el otro porque estamos exprimiendo el compresor por encima de su capacidad, lo que de regalo puede desencadenar una avería. Para descubrir qué tamaño de nevera necesitáis, os recomendamos está sencilla aplicación online de LG, aunque se puede aplicar para cualquier marca, claro
  2. Que tenga dos compresores. Uno para la parte de nevera y otra para el congelador. Esto es algo muy a tener en cuenta en neveras grandes (de 1,85m en adelante) ya que si sólo es de uno, obliga a tener un compresor mayor que arranca y para con frecuencia, en vez de dos más pequeños optimizados para el tamaño de cada compartimento. También ganaremos en confort, pues los compresores pequeños son menos ruidosos.

Hay que decir que en general el gasto energético de las neveras es bajo, siempre menor de 100 W/h incluso las más ineficientes, llegando algunos modelos a bajar ampliamente de los 50 W/h y funcionar con poco más que una bombilla de bajo consumo. Pero como es un aparato que está siempre encendido, cada Vatio que gasta de más hay que multiplicarlo por 740 horas al mes.

La lavadora

ahorro electrodomésticos cocina - lavadora

La lavadora es también un electrodoméstico al que hay que prestarle atención, pues a poco que seamos unas personas aseadas, la vamos a usar con frecuencia, y si podemos ahorrar con cada lavado, mejor que mejor. Estas son las cosas a tener en cuenta:

  • Escoger la carga que se adecue a nuestras necesidades. Si vivimos solos, no nos hace falta lavar 8Kg de ropa de una vez; acabaremos usando la media carga, que nunca es tan eficiente, o pasarán días y días hasta poder volver a ponernos nuestra camisa favorita, como me ocurría a mi, que iba una semana de blanco y otra de colores. De nuevo la aplicación Affinity de LG puede ayudaros a escoger el tamaño adecuado de lavadora.
  • Que tenga temperatura ajustable. Hay muchas lavadoras con programas predefinidos que no permiten ajustar la temperatura, así que si queremos un lavado largo siempre tiene que ser a 60ºC y cosas por el estilo, aunque normalmente con lavados cortos en frío o 30ºC se suele ir toda la suciedad
  • En el centrifugado también se gasta mucha energía, y su eficiencia energética es menor en muchas lavadoras, por lo que es conveniente mirar el etiquetado bien para que sea clase A+ o superior tanto en lavado como en centrifugado. Además, también merece la pena que sea ajustable, para que si vivís en zonas soleadas y con buen tiempo, podáis usar uno menor (800 RPM) y dejar que el sol haga el resto.

La encimera: ¿Gas, inducción o vitrocerámica?

ahorro electrodomésticos cocina - inducción

Por economía, no hay ninguna duda, el gas es de momento la fuente de calor más económica tanto para la calefacción, el agua caliente sanitaria y la encimera de la cocina. Si podemos usar el horno con gas también, pues otro ahorro, aunque cada vez son los menos. Lo que pasa es que mucha gente prefiere la comodidad y limpieza de la vitrocerámica, en cuyo caso hay que recalcar un punto importante: siempre de inducción.

Con la inducción no se pierde calor calentando superficies intermedias, por lo que la energía se emplea casi en su totalidad en calentar la base de la olla o la sartén. Además, responde mucho más rápido a los cambios de potencia, y apenas se desperdicia energía al acabar la cocción. Su precio es mayor, casi el doble que una vitrocerámica convencional, pero el ahorro merece la pena el sobrecoste, salvo que seáis Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York y solo piséis la cocina para sacar los zapatos en el horno, lo que me lleva al siguiente punto.

El horno

En el caso del horno, no hay muchos puntos que reseñar más allá de la eficiencia energética que indique la etiqueta, aunque sí que hay dos que pueden ayudar a ahorrar un poco:

  • Que tenga ventilador, también llamado turbo. Ayuda a una cocción más rápida, y por tanto, ahorramos la energía que gastaría el horno durante ese tiempo calentando de más.
  • Valorar la opción de un horno pequeño, que tiene la mitad de capacidad. Os sorprendería saber las pocas veces que de verdad usamos la capacidad completa del horno. Salvo que en Navidad cocinéis un pavo gigante, es probable que con uno de estos os sobre, y gastan mucha menos energía al tener que calentar un volumen mucho menor.

El lavavajillas

ahorro electrodomésticos cocina - lavavajillas

De nuevo, para la elección del lavavajillas, más allá de que miréis detenidamente la etiqueta energética, solo hay que tener en cuenta dos cosas importantes, que son las siguientes:

  • Que ofrezca un lavado corto de media carga, que incluso podemos usar con carga completa si los platos no están muy sucios o la suciedad no está seca.
  • Valorar la opción de un lavavajillas de 45 cm. Justo para una familia de cuatro personas, y más que de sobra para una pareja. Además, se gana sitio para un pequeño botellero, que con las mini cocinas de hoy en día, es todo un lujo.

¿Termo eléctrico o calentador a gas?

Esta es una duda fácil de resolver en términos energéticos: el calentador a gas. Aunque no siempre es la mejor elección, ya que depende del uso que le vayamos a dar. Si tenéis dudas, es interesante esta comparativa entre termo eléctrico y calentador a gas.

ahorro electrodomésticos cocina - termo eléctrico

Consejos para el calentador a gas:

  • Con encendido automático, para no tener una llama encendida constantemente o tener que encenderlo al irnos a duchar o fregar los platos.
  • Con caudal ajustable, para no calentar más agua de la necesaria
  • Con temperatura ajustable electrónicamente, para adecuarla a nuestros gustos y no calentar el agua a más temperatura de la necesaria.

Consejos para el termo eléctrico:

  • Que sea programable, como los Cointra TDG, que permiten escoger a qué horas del día queremos que el agua esté caliente y a qué temperatura, evitando tener que tenerlo encendido todo el día para usarlo solo por la noche.
  • Que tenga la capacidad adecuada. 50 litros para dos personas es perfecto, 80 para una familia de cuatro miembros, y de ahí hacía arriba, solo para familias numerosas. Tener un termo eléctrico más grande de lo necesario es mantener agua caliente que no vamos a usar.

Y hasta aquí hemos llegado con estas recomendaciones para ahorrar dinero escogiendo bien los electrodomésticos de la cocina. Hemos aprendido que la etiqueta energética no lo es todo, y que si elegimos los electrodomésticos que mejor se ajustan a nuestras necesidades, el ahorro puede ser más que significativo.

En Naranja | Cuando ahorrar en casa pasa por renovarse: di adiós a tus viejos electrodomésticos

Etiquetas: ,


  • Josep Camós

    El problema de fondo viene cuando te compras un piso y algunos de estos elementos ya viene puesto, como es el caso del horno, la encimera o el termo. Recuerdo un sitio en el que viví donde el termo era de… ¡200 litros! Menos mal que le puse un programador para que sólo se calentara el agua de madrugada, con la tarifa más reducida, que si no…