Ahorrar dinero a base de campañas promocionales de puntos ¿Merece la pena?

Fidelización

Los programas de puntos son estrategias de fidelización que muchas empresas ponen en práctica. Bien de forma permanente o de manera ocasional, se ofrecen puntos a los clientes para incentivarles a que gasten en sus productos o servicios y también para que su relación se prolongue a lo largo del tiempo el máximo posible.

¿Cómo impactan estos programas en nuestras finanzas personales? ¿Compensa dedicarle tiempo y dinero a estos programas? En esta entrada, vamos a ver las claves para sacar partido de estas promociones y los riesgos que supone para un consumidor participar en ellas.

Coste VS Beneficio de los programas de fidelización mediante puntos

Todo programa de fidelización mediante puntos constan al menos de dos partes:

* Un sistema de reglas para obtener puntos.
* Un sistema de reglas para canjear los puntos.

La acumulación de puntos por parte de los clientes se hace a través de diferentes acciones ligadas a la compra de productos o servicios o a la participación en campañas promocionales (alta en el sistema, tráete a un amigo, déjanos tus datos,…). La participación en estas acciones requiere la dedicación de parte de su tiempo personal y dinero a capturar puntos, por lo que siempre es interesante plantearse si realmente compensa o no el esfuerzo requerido.

¿Trabajarías una hora a cambio de un euro? Cuando se hace esta pregunta, muchas personas responden que no, que por un euro es muy poco dinero. Sin embargo, a la hora de invertir su tiempo en una campaña promocional, no dudan en hacerlo a cambio de una cantidad equivalente o incluso inferior.

Es un efecto similar al del chocolate para hoy y fruta para la semana que viene, del que os hablábamos aquí hace algunas semanas. Incluso esa obtención de puntos puede llevar asociado un coste en forma de euros, que no estaríamos dispuestos a pagar si los puntos no estuvieran de por medio.

Aspectos a tener en cuenta cuando se adquieren productos en sistemas de puntos

Una cosa que se debe tener clara es que los sistemas de puntos para adquirir productos o servicios no funcionan igual que el sistema tradicional del dinero, basado en euros o en otra moneda. Estas son las principales diferencias:

* La garantía de un producto adquirido mediante puntos puede estar limitada. Al tratarse de una campaña promocional, la responsabilidad del vendedor puede no ser la misma que en el caso de compra con dinero.
* Los sistemas de puntos nos incitan a comprar productos o servicios que no necesariamente tienen por qué cubrir nuestras necesidades. Muchas veces se adquieren más por el simple hecho de consumir puntos que por una necesidad real.
* Mi experiencia como consumidor me dice que los productos adquiridos en sistemas de puntos suelen ser de menor calidad que otros que están disponibles en el mercado. El motivo es que los departamentos que los compran a terceros, siguen procesos de compra que no siempre son suficientemente rigurosos.
* Es bastante habitual que los productos adquiridos por puntos no se puedan probar antes e incluso que no se puedan devolver. De lo que se ve en una foto de catálogo a la realidad, puede haber un trecho importante.
* Desde la perspectiva de nuestras finanzas personales, es importante tener claro que los puntos pueden caducar, mientras que nuestro dinero no. Nuestro dinero ahorrado nos puede dar una rentabilidad, mientras que los puntos acumulados no.
* Nunca se debe olvidar que los billetes y monedas son universales, permitiendo comprar o ahorrar con ellos donde nosotros queramos. Los puntos no, estando limitados a la gama de productos que imponga la compañía propietaria de los mismos. Además, hay que tener en cuenta que los puntos pueden volar de la noche a la mañana, a voluntad del emisor.

Conclusiones

Los sistemas de puntos pueden ser buenos aliados a la hora de lograr un ahorro extra en nuestras finanzas personales. La clave está en saber elegir cuales se adaptan mejor a nuestro estilo de vida y podemos utilizar sin que nos requiera estar esclavizados o gastar más dinero del que estaríamos dispuestos por un producto similar pero sin puntos.

Valorar la relación coste-beneficio es fundamental en todo momento. Se debe evitar la dinámica de participar en todas las promociones porque sí, de acumular puntos solo por el hecho de adquirir un producto o servicio a un precio reducido y que luego resulte que es algo que no necesitábamos.

Los sistemas de puntos se establecen sabiendo que nuestra condición humana nos hace a veces valorar las cosas de una manera que no es del todo racional, lo que nos aleja de una toma de decisiones óptima. Para cerrar esta entrada, una propuesta de regla general que a mi me funciona: convierte los puntos en euros y verás realmente lo que ganas a cambio de participar en el sistema.

En Naranja | Diez consejos para un consumo inteligente en el supermercado
Imagen | joelogon

Conversación

  • sara.fer

    No nos damos cuenta en todo el tiempo que perdemos en chorradas como estas! Buen planteamiento el de trabajar una hora por un euro =)