Ahorrar en la vuelta al cole: aprendámonos la lección

Vuelta al cole - 1

Todos los años ocurre lo mismo: la vuelta al cole supone un duro varapalo para la economía familiar, por mucho que intentemos planificarla en el presupuesto. Por eso nunca está de más aprenderse bien la lección para ahorrar en la vuelta al cole y sacar partido de cada euro de nuestro presupuesto.

Planificación

No hay nada más caro que comprar sin saber lo que tenemos que comprar. Es necesario elaborar una lista detallada de lo que se necesita para empezar el curso (libros, material escolar, uniformes…) y así poder estudiar en qué partidas merece la pena centrarse más para ahorrar la mayor cantidad posible de dinero.

Ahorrar en libros escolares

Con los más pequeños de la casa es más complicado, porque sus libros cambian con más frecuencia y muchos llevan actividades que se realizan en el mismo libro o es necesario un cuadernillo de actividades, pero si vuestros hijos ya van al instituto o incluso a la universidad, se pueden encontrar libros de segunda mano en muy buen estado a muy buen precio.

Vuelta al cole - 2

Por ejemplo, muchos institutos y universidades organizan mercadillos en los que comprar y vender libros de años anteriores, pero si no encontramos los que queremos o se nos ha pasado la fecha, siempre podemos recurrir a internet, ya que mucha gente los ofrece en anuncios particulares, y también podemos vender los nuestros de la misma manera.

Con unas pocas pesquisas y algo de regateo –y si tenemos un poco de suerte con que no cambien las ediciones, lo cual no siempre ocurre– podremos reducir la factura en libros al mínimo, comprando los nuevos prácticamente con el dinero que obtenemos de los viejos.

Ahorrar en material escolar

Aquí lo más importante es la moderación. No hay que comprarle al niño un cargamento de libretas y bolígrafos como si fuera a transcribir El Quijote. Las grandes superficies nos tentarán con carteles llamativos y ofertas del tipo compre 3 y pague 2, que nos harán llevarnos a casa mucho más material escolar del que realmente necesitamos.

Comprar lo justo y necesario para comenzar el curso y buscar y comparar —sin olvidarnos de internet— son las claves para ahorrar en material escolar, aunque tampoco está de más acordarse de que también hay marcas blancas en bolígrafos, libretas y otros accesorios más caros como subrayadores, correctores, lápices de colores..

Vuelta al cole - 3

Bienvenido el uniforme escolar

Mucha gente se queja del coste extra que supone el uniforme escolar en aquellos centros en los que está implantado, pero realmente supone un ahorro a largo plazo en ropa convencional, evitándonos también el asunto de la ropa de marca, que tantas discusiones y disgustos me causaron en mi infancia, cuando los niños no hacíamos más que mirarnos las marcas de todo lo que llevábamos.

No obstante, también podemos arañar unos cuantos euros al comprar el uniforme escolar si evitamos el establecimiento oficial y buscamos otro más barato, que tal vez pueda ofrecernos descuentos en caso de comprar muchas unidades (para un grupo de amigos que os juntéis para comprarlos juntos). Es cierto que algunos colegios exigen un uniforme muy concreto que dificulta la labor, pero la mayoría son bastante genéricos.

Coche compartido, ahorro asegurado

Vuelta al cole - 4

Si pasas por al lado de un colegio a la hora de entrada o de salida, te das cuenta de que cada coche viene a recoger a un único niño (quizás a dos hermanos), cuando es muy probable que muchos vivan relativamente cerca unos de otros. Si los padres os turnáis para compartir coche, el ahorro está asegurado. Otra opción es el autobús escolar, si bien no siempre es especialmente económico.

No te olvides de las becas y ayudas

No hay que olvidarse de pedir becas y ayudas, aunque sea para financiar parcialmente el comedor o los libros, cuando se trata de cuadrar presupuestos toda ayuda es poca, y a veces creemos que no nos darán una beca que al final no nos otorgan por no haberle dedicado un poco de tiempo a echarla.

Tupper o comedor escolar

Es cierto que no hay nada tan económico como que los niños coman en casa, pero eso no siempre es posible, así que hay que valorar si apuntamos a los niños al comedor escolar o les ponemos tuppers. Algunos colegios cobrar una pequeña tasa para que los niños usen las instalaciones, lo cual puede hacer que nos interese apuntarlos al comedor para evitarnos el trabajo de preparar la comida con antelación, ya que el ahorro podría ya no ser significativo.

Confío en que a pesar de que todos los años revisamos estos consejos para ahorrar en la vuelta el cole, os haya aportado un punto de vista nuevo o diferente para tratar de ajustar el presupuesto al máximo.

En Naranja | Una vuelta al cole que pondrá a prueba nuestra capacidad de administrar recursos

Conversación