Ahorrar gasolina conduciendo. Lo que dice la física

Ahorrar gasolina conduciendo - 1

Los consejos para ahorrar gasolina conduciendo los conocemos casi todos. Nos los han repetido por activa y por pasiva, incluso nosotros mismos os dimos unos cuantos trucos para ahorrar con el coche hace no mucho.

Sin embargo, creo que es interesante conocer la explicación científica detrás de estos consejos, saber lo que dice la física, especialmente la dinámica, para entender mejor la importancia que tienen ciertos comportamientos a la hora de ahorrar gasolina con el coche.

La aceleración

Después de aprenderse que el espacio recorrido es igual a la velocidad por el tiempo –indispensable para saber cuándo vas a llegar a tu destino o qué velocidad media has mantenido– la siguiente ecuación que todo conductor debería memorizar es que la fuerza es igual a la masa por la aceleración.

Ahorrar gasolina conduciendo - 2

Con esta sencilla ecuación enseguida descubrimos que cuanto más aceleramos y más pesa nuestro coche, más fuerza debemos hacer –bueno, la hace el motor–, y por lo tanto, más gasolina gastaremos. Sabiendo esto, es fácil recordar que es importante no llevar peso innecesario en el maletero, o que mantener una velocidad constante –sin frenar ni acelerar– y acelerar suavemente cuando sea imprescindible, ahorra carburante.

La velocidad

Conociendo la anterior ecuación, uno puede pensar que solo es necesaria la fuerza del motor (y por ende su trabajo y su potencia, aunque esa parte la vamos a obviar) cuando aceleramos, pero que una vez adquirida una velocidad constante, ya no gastamos gasolina, sea cual sea dicha velocidad.

Si bien es cierto que una conducción a velocidad constante o sin cambios bruscos, ayuda a consumir menos gasolina, también hay que tener en cuenta otra fuerza muy importante en el automovilismo: la necesaria para vencer la resistencia aerodinámica del aire. Conocer la ecuación que mide esta fuerza nos ayudará a entender por qué a partir de cierta velocidad el consumo se dispara.

Ahorrar gasolina conduciendo - 3

La ecuación simplificada define que la fuerza de resistencia del aire es igual a la velocidad al cuadrado por un coeficiente. Este coeficiente depende proporcionalmente de la densidad del aire, la superficie frontal del coche que se opone al aire y un factor de forma o coeficiente aerodinámico (Cx) que seguro que a todos os suena. Obviamente, el motor de nuestro coche necesita al menos igualar esa fuerza para no perder velocidad (decelerar) y superarla si queremos acelerar.

Pero lo más importante es que, independientemente de si nuestro coche es más o menos aerodinámico, o si tiene mucha superficie frontal que se oponga al aire, lo que es igual para todos es que la fuerza de resistencia al aire aumenta exponencialmente con el cuadrado de la velocidad. Cuanto más rápido vayamos, más se resistirá el aire a que pasemos por él.

Por ejemplo, si a 1km/h de velocidad la fuerza mínima necesaria que tiene que hacer el motor para contrarrestar la fuerza de resistencia del aire es X, a 10km/h la fuerza necesaria ya es 100 veces X, a 50km/h necesitaremos 2.500 veces esa fuerza, a 100km/h, 10.000 y a 120km/h, 14.400 (un 44% más que a 100km/h), mientras que a 150km/h se dispara a 22.500, más del doble que a 100Km/h y casi diez veces más que a 50km/h.

Velocidad Fuerza de resistencia del viento % mayor con respecto a 50Km/h
1km/h X
10km/h 100 X
50km/h 2.500 X
75km/h 5.650 X 225% (2 veces más)
100km/h 10.000 X 400% (4 veces más)
120km/h 14.400 X 576% (6 veces más)
150km/h 22.500 X 900% (9 veces más)
200km/h 40.000 X 1.600% (16 veces más)

Conociendo esta ecuación y los datos que arroja, es mucho más fácil entender por qué es importante para ahorrar gasolina no sobrepasar ciertas velocidades, ya que a medida que vamos más rápido, obligamos al motor a hacer una fuerza para contrarrestar la del viento que no es proporcional a la velocidad que ganamos, sino mucho mayor. Se ve fácilmente si nos fijamos en que hace falta cuatro veces más fuerza para ir a 100km/h que para ir a 50km/h. La fuerza se ha cuadruplicado cuando la velocidad solo se ha duplicado.

Como veis, no os he dado ningún consejo que no conocierais ya: llevar el peso justo en el maletero, no correr ni acelerar bruscamente y tratar de mantener una velocidad de crucero constante, pero espero que esta explicación sobre lo que dice la física para ahorrar gasolina conduciendo os ayude a seguir con más convicción estos consejos.

Imagen | Axion23
En Naranja | ¿Sabes cuánto te cuesta cada kilómetro en coche? [Infografía]

Conversación