Ahorro o inversión : ¿cómo decidimos entre una u otra opción?

ahorro_inversion_cerdito

Todos hemos tenido una hucha en forma de cerdo en algún momento de nuestra vida, sobre todo cuando eramos más jóvenes y nuestros padres nos daban una paga mensual que nosotros administrábamos como buenamente podíamos. En países orientales como China, el cerdo es considerado como símbolo de abundancia, por ello nosotros hemos importado la hucha en forma de este animal como símbolo por excelencia del ahorro.

Sin embargo, si bien es cierto que guardar nuestro dinero dentro de una hucha o en una caja fuerte en nuestra casa es uno de los métodos de ahorro que existen, posiblemente además el más extendido entre la población, no es el único. De hecho, existen numerosas formas de colocar nuestros ahorros que, además, nos permitirán hacer crecer nuestro dinero.

Al mencionar la palabra ahorro lo primero que se nos suele venir a la cabeza es el acto de apartar una parte de nuestra renta para gastos futuros o bien en acciones cotidianas que todos podemos hacer para comprar los productos y servicios que necesitamos más baratos.

Sin embargo, en muy pocas ocasiones pensamos en el ahorro como el acto de hacer crecer nuestro dinero. En realidad, sacar un rendimiento a nuestra riqueza no es tanto un acto de ahorro si no más bien de inversión. Pero, ¿cuándo conviene ahorrar y cuándo invertir?

¿Qué diferencias hay entre ahorro e inversión?

En realidad, no hay tantas diferencias entre el ahorro y la inversión. Ambos conceptos suponen retirar una determinada cantidad de dinero para poder utilizarlo en el futuro. De hecho, en muchos casos, suelen utilizarse indistintamente para referirnos al mismo tipo de producto, cuando en realidad no es así.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre el ahorro y la inversión? Hay un cierto consenso entre lo que significa uno y otro concepto, que podemos resumir de la siguiente manera:

ahorro_inversion

En general, el cuadro se resume en que la inversión es más arriesgada y requiere un plazo mayor que el ahorro, pero a la vez tiene una rentabilidad también mayor. Los productos de ahorro deben de permitir, al menos, mantener el mismo poder adquisitivo, o lo que es lo mismo, deben de hacer crecer nuestra renta, al menos, el porcentaje de crecimiento de la inflación.

Por ello, aunque estos dos conceptos se utilicen de manera indistinta, hay que recordar que no son lo mismo, aunque bien es cierto que podemos utilizar nuestros ahorros en productos de inversión que nos permitan aumentar nuestra riqueza.

Entonces, ¿qué elijo, ahorro o inversión?

La respuesta a esta cuestión no es única, si no que depende de muchas variables. De entrada, tendremos que hacernos la pregunta de si estaremos dispuestos a renunciar a una parte de nuestra renta durante un período de tiempo determinado, que puede ser más o menos extenso, para que nuestra riqueza sea mayor en el futuro. Si la respuesta es sí, y toleramos un cierto grado de riesgo, podremos colocar nuestro dinero en productos como acciones o fondos de inversión.

En cambio, si simplemente ahorramos con la finalidad de prevenir contingencias imprevistas o emergencias, necesitamos disponer de estos fondos en todo momento, por lo que guardaremos ese dinero en casa o bien en una cuenta bancaria que nos permita retirar esos fondos cuando lo necesitemos. En realidad, en esta situación estaremos perdiendo poder adquisitivo ya que el dinero contante y sonante que guardamos en nuestras huchas siempre será el mismo y el nivel general de precios, por lo general, será mayor.

Para evitar este problema, existen ciertos productos de ahorro que sirven para compensar el aumento de la inflación a la vez de dotar de liquidez a nuestros fondos, por lo que en muchos de ellos podemos disponer de nuestro dinero de manera casi instantánea. Precisamente, aunque estos esta alta liquidez es la que hacen que sean productos de ahorro y no de inversión, aunque en realidad cuenten con una cierta rentabilidad.

En definitiva, ahorrar no solo significa apartar nuestro dinero para imprevistos, si no utilizarlo con cabeza para hacer crecer nuestra riqueza, decisión que dependerá siempre de los fondos con los que contemos así como de nuestra tolerancia al riesgo, entre otras muchas cosas.

En Naranja | ¿Sabías que tus ahorros son beneficiosos para la economía de un país?
Imagen | Images_of_money

Etiquetas: , ,


  • Rumpel

    Tal como está el panorama yo soy más de ahorro…

  • minue

    En mi caso, destino a ahorro una parte de mi renta, “por si las cosas no van bien” y a partir de cierta cantidad, me permito otra parte en productos de inversión con mayor riesgo.