Apúntate a la cultura del “tupper”, porque comer barato siempre es posible

Comer de tupper es cada vez más habitual. Bien sea en el trabajo, en una excursión o, incluso, en nuestra propia casa, cada vez son más las personas que se apuntan a una alternativa más sana y barata a la comida tradicional fuera de casa, especialmente si, por motivos laborales, no tenemos suficiente tiempo para comer y tenemos que recurrir a comida menos saludable y más cara en un restaurante.

Y es que, si bien comer fuera de casa es mucho más cómodo y rápido que prepararnos la comida en casa, no cabe duda de que es una alternativa mucho más económica y esto, teniendo en cuenta el enorme desembolso que, en muchos casos, supone acudir a nuestro puesto de trabajo, constituye una alternativa muy a tener en cuenta.

La cultura del Tupper, para comer bien y barato

La situación es cotidiana y se repite en casi cada rincón de España. Vamos a visitar a nuestros padres después de varias semanas sin verles y nos acabamos llevando varios tuppers rellenos de comida para pasar toda la semana. Una acción que se repite de manera periódica y que ha dado pie a numerosas escenas en películas, series y libros.

Y es que, como dice aquel, como en casa no se come en ningún sitio. Y por algo será. Muchos de nosotros echamos de menos la comida de nuestras madres mientras otros, en cambio, el simple hecho de comer bien. Las prisas laborales y el estrés hacen que comamos mal y, en muchas ocasiones, con un coste demasiado elevado para lo que hubiésemos comido en condiciones normales. Los hábitos de consumo alimenticio durante la crisis han cambiado, y no solo por cuidar nuestra línea (que también) sino por la búsqueda de una alternativa más asequible al restaurante.

Según los últimos datos de KantarWorldpannelel consumo en casa ha crecido un 4 por ciento en el último año debido a la necesidad de ahorrar; hay menos derroche y un 60 por ciento de consumidores ahora cocina más para no gastar demasiado. Y en esta cocina se incluye la preparación de comida para el día siguiente.

No en vano, y a pesar de que en muchas ocasiones, la utilización de la famosa fiambrera no estuviese bien vista, hoy día es cada vez más habitual ver a empleados e incluso a grandes ejecutivos comiendo directamente de su tupper. Sea como fuere, la utilización del tupper supone un enorme ahorro al cabo de la semana.

¿Cuánto me gasto en comer fuera de casa?

Y es que si cuantificamos este gasto, podemos llevarnos una sorpresa. ¿Cuánto estamos gastando en comer fuera de casa? ¿Alguna vez lo habéis calculado?

Gasto mensual: (Comer fuera 4x/semana) * (4 semanas/mes) * (10€ por menú restaurante) = 160€ al mes

Esta ecuación sirve para los casos más habituales; los que comen de lunes a jueves fuera de casa y el caso en el que el menú cuesta diez euros.  Así, tenemos dos variables que podemos modificar, cuantas veces comemos fuera a la semana y el precio de la comida, dependiendo de dónde comamos y de cuántos días acabemos comiendo fuera de casa. 

Teniendo en cuenta, además, que existen multitud de ocasiones en las cuales comemos en restaurante a pesar de poder preparar un tupper o bocadillo (por ejemplo, cuando vamos a la playa,  a hacer senderismo o simplemente a dar un paseo), el gasto en comidas que se podrían haber evitado se puede disparar.

Evidentemente, la preparación del tupper no sale gratis, hecho que tendremos que tener en cuenta cuando valoremos su coste. Aún así, teniendo en cuenta este coste, veremos cómo nuestro bolsillo lo nota al cabo de unos meses.

¿Y si la empresa me paga la comida?

En muchas ocasiones se evita la utilización del tupper debido a que nuestra empresa nos proporciona tickets u otros medios de pago para que podamos comer en el restaurante más cercano y, de esta manera, gastemos el menor tiempo posible en ese espacio de tiempo.

Pues bien, además del dudoso beneficio para nuestra salud que supone comer fuera todos los días, no hay que olvidar que los tickets restaurante son parte de nuestro salario en especie. A pesar de que el objetivo de estos vales es evitar el desplazamiento hasta nuestra casa o el pago en metálico de un menú, mucha gente lo utiliza cuando sale a cenar fuera de casa por lo que, en última instancia, supone un gasto similar al pago en efectivo (teniendo en cuenta que los tickets restaurante solo sirven para el pago de comidas en algunos restaurantes).

Pero, además de los aspectos cuantitativos en términos de coste y ahorro, tendremos que tener en cuenta los aspectos cualitativos. Comer de tupper ahorra mucho tiempo puesto que una vez calentada la comida solo tendremos que tener en cuenta el tiempo que tardemos en comerla, a diferencia de cualquier restaurante en el cual tendremos que esperar por los platos, postres y la cuenta. Además, comer de tupper suele ser mucho más sano que comer de restaurante.

En todo caso, la decisión (y los números) tendremos que hacerlos nosotros. No todo es blanco o negro; no todo es comer todos los días de tupper o todos los días de restaurante. Muchas personas combinan ambos puesto que la preparación de la comida para el tupper lleva su tiempo. En definitiva, comer de tupper está de moda. Y tú, ¿ya te has apuntado a la moda del tupper?

En Naranja | Si calculas cuánto gastas en ir a trabajar te vas a sorprender. Así lo hemos hecho y estos son los resultados

Imagen | Dan4th

Conversación