Cómo calcular el menú de Navidad cuando se apunta toda la familia

Solamente queda una semana para las fiestas navideñas. Una semana en la que comenzaremos a comprar como locos para después comer como si no hubiese un mañana y, finalmente, deshacernos de las sobras al mismo ritmo.

Y es que acertar con las cantidades para muchos invitados es complicado: siempre tendemos a comprar de más y al final sobra muchísima comida que no sabemos qué hacer con ella. Hoy vamos a ver cómo calcular el menú de Navidad cuando se apunta toda la familia para que todo el mundo disfrute, pero sin tener que tirar nada después.

Cómo organizarnos para preparar nuestro menú de Navidad

  1. Comenzaremos pensando en los invitados y en sus platos preferidos. Incluso podemos llamarles para saber qué les gusta. Después, haremos una lista con los alimentos más populares, evitando comprar y cocinar cosas que solo hayan sido elegidas por unos pocos.
  2. Dividiremos el menú en categorías, centrándonos en el tipo de elaboración que va en cada una. Aperitivos, platos principales, postres y bebidas con y sin alcohol.
  3. Calcularemos, salvo imprevistos, cuántas personas vendrán a nuestra comida o cena navideña.
  4. Como estimación general, para el plato principal prepararemos unos 500 gramos de alimentos por persona.
  5. Para los postres mejor decantarse por raciones individuales, así será más fácil calcular, preparando un postre por cabeza.
  6. Si tenemos previsto que la cena o comida navideña se alargue, calcularemos un plus de bebidas, aunque esto dependerá de qué tipo de invitados acudan, pues no es lo mismo niños, personas mayores o mujeres y hombres adultos.

Cómo calcular la cantidad de comida por persona

calcular-menu-5b

En Navidad, cuando somos muchos más a la mesa de lo habitual, se complica decidir qué cantidad comprar por persona para evitar tener que tirar comida. No queremos que sobre, pero sin duda tampoco que falte.

A continuación vamos a repasar qué cantidad se necesita aproximadamente por tipo de alimento, reduciendo un poco las raciones para niños y mayores.

  • Entremeses o aperitivos: Calculamos alrededor de seis aperitivos por persona, siempre dependiendo, claro está, de si son preparaciones de bocado o si nuestros aperitivos son algo más elaborado, en cuyo caso contaremos dos por persona. Cuando el menú simplemente se compone de aperitivos y un plato principal, calcularemos unos 12 bocaditos por cada uno.
  • Sopas y cremas: Para este tipo de preparaciones calcularemos unos 200 a 250 mililitros por persona.
  • Carnes rojas: Para ellas estimaremos unos 200 gramos si es carne sin hueso y 250 si la carne roja es con hueso.
  • Cordero: Si es lechal o recental para asar, calcular unos 350 gramos por persona. Cuando se trata de chuletitas, unas seis por persona, y si es pierna de cordero para asar o guisar, unos 300 gramos por persona
  • Pavos, patos y aves de corral: Estas se suelen preparar en asados del ave entera, así que, orientativamente, necesitaremos un ave de dos kilos para hasta cuatro personas, lo que se traduce en unos 500 gramos por persona.
  • Codornices: 2 piezas por persona.
  • Perdiz: 1 pieza por persona.
  • Pescados: La ración de pescado por persona será de aproximadamente 250 gramos. Dependerá de si son filetes, que serán unos 150 gramos por persona, o rodajas, que serán unos 200 gramos por persona.
  • Guarniciones de verdura: Para acompañar nuestra carnes y pescado calcularemos una guarnición de verduras de aproximadamente 100 gramos por persona. Si son patatas también calcularemos la misma cantidad, aunque si se trata de puré de patata como única guarnición, calcularemos unos 200 gramos por persona.
  • Arroz: Su cantidad dependerá de si se servirá como acompañamiento o como plato principal. Cuando lo servimos como guarnición necesitaremos de 50 a 80 gramos de arroz ya cocido por persona. Cuando forma parte del plato principal, pondremos unos 150 gramos por cabeza.
  • Pasta: Cocemos unos 100 gramos de pasta seca por persona.
  • Legumbres secas: Si sois de los que en navidad también servís legumbres, calculad unos 100 gramos por persona.
  • Almejas, mejillones, berberechos: Unos 400 gramos por persona si los preparamos simplemente cocidos.
  • Nécoras, centollos o buey de mar: 400 gramos por persona.
  • Cigalas, gambas o langostinos: calcularemos unos 300 gramos por persona.
  • Petit fours o pequeños pastelitos para postre: Calcularemos 3 o 4 por persona.
  • Helado: aproximadamente 150 gramos por persona.
  • Vino blanco, tinto: aproximadamente entre 250 a 400 mililitros por persona.
  • Zumos, agua o bebidas refrescantes: Unos 650 mililitros por persona.
  • Cava, champagne o sidra espumosa: Unos 300 mililitros por persona.

Lógicamente, si tenemos previsto servir varios platos principales, por ejemplo un pescado y luego una carne, es importante reducir las raciones proporcionalmente.

Una nueva vida a nuestras sobras. Cocina de aprovechamiento

Si aun habiendo medido, pesado y calculado número de comensales y cantidades medias que deberían comer, nos ha sobrado comida, es el momento de darle nueva vida a nuestras sobras con recetas de aprovechamiento.

A continuación recogemos algunas por si nos hace falta inspiración para que esta Navidad se aproveche todo y muy pocas cosas acaben en la basura.

Aperitivos

Si para Nochebuena compramos gambas y nos ha sobrado una pequeña cantidad que ya no sirve para mucho, podemos aprovecharlas para hacer estas estupendas croquetas de gambas.

Si, en cambio, el marisco elegido había sido langostinos, podemos probar a preparar estos sencillos vasitos de crema bicolor con hortalizas y decorarlos con unos langostinos, creando un nuevo aperitivo para la comida de Navidad muy original y chic.

calcular-menu-4b

Con sobras de pescado cocido podemos hacer un estupendo pastel de pescado, que nos servirá para picotear unas tostadas de aperitivo, y si lo que nos ha quedado son algunos trozos de pescado crudo, nada mejor que aprovecharlos para un ceviche de merluza, langostinos y mandarina o también este ceviche de pescado a la Acapulqueña, perfectos para una comida ligera.

Entrantes

Para elaborar unos entrantes con sobras de otras preparaciones, es recomendable guardar los restos de pollo asado, con lo que podemos elaborar una sustancioso caldo de pollo lleno de sabor. Y si lo que nos ha sobrado es alguna preparación con coliflor, muy típica por estas fechas, los sobrantes nos servirán para hacer una crema de coliflor con tostas de gruyere, perfecta como plato de cuchara para otro día.

Platos principales

También podemos conseguir platos principales con restos de otras preparaciones, y prueba de ello serían estos canelones de pollo con queso de cabra, que se preparan con restos de algún asado de ave, como pavo, pato o pollo.

calcular-menu-3b

Y si no queremos otra receta de fiesta, y sí aprovechar ese pollo asado para los días que ya tengamos que comer de nuevo en el trabajo, podemos congelar bien cerrados los trozos de carne y dejarlos para hacer un rico wok de pollo y calabacines al curry o una colorista ensalada de pollo asado con frambuesas.

Con restos de pescado podemos lograr un plato principal como este de albóndigas de merluza en salsa verde, que acompañado con puré de patatas hará un plato principal completo.

En el caso de sobras de salmón, una buena idea es este plato principal: pastel ruso o kulibiac, perfecto para sorprender a los invitados con esta magnífica receta de aprovechamiento.

Postres

Los postres no están reñidos con la cocina de aprovechamiento. Así, si nuestros invitados están cansados de ver la misma bandeja de turrón una y otra vez, podemos presentarles esta crema de chocolate y turrón para que se queden con la boca abierta.

El cava abierto es difícil de servir de nuevo, pero aún así no hay que tirarlo, sobre todo si se nos ocurre preparar un sorbete de cava, naranja y limón, perfecto como cortante entre plato y plato.

Para finalizar, nada mejor que un rico pudding de roscón de Reyes, perfecto para aprovechar las sobras de un roscón demasiado grande que rápidamente se ha quedado duro.

Con todas estas ideas, es sencillo aprovechar las sobras de algún ingrediente que nos haya sobrado o hayamos calculado mal su cantidad a la hora de comprar. Estas Navidades compraremos con sentido y, si al final algo sobra, cocinaremos rico y de aprovechamiento.

esther-clementeEsther Clemente es una apasionada de la gastronomía que comparte su sabiduría y sus recetas en Directoalpaladar.com. Cuando le preguntan por qué le gusta tanto cocinar, siempre responde: ¡Porque mi madre odia meterse en la cocina! Puedes seguirla también en su blog personal La Cocina Mágica

En Naranja | Anticomidas de Navidad: nadie sabrá cuánto has ahorrado

Conversación