Cálzate las zapatillas y a correr: varios beneficios para nuestro bolsillo del running

No cabe duda que correr está de moda. Cada vez son más las personas que se calzan un par de zapatillas, se levantan del sofá y salen a la calle a disfrutar de uno de los deportes que más enganchan. No en vano, correr se ha convertido en tal fenómeno social que ya hay más de 5 millones de personas que practican el running de forma habitual.

Todos sabemos los beneficios que proporciona el running para la salud. Ayuda a estar en forma, a adelgazar y a prevenir enfermedades en el futuro; hay quienes, incluso, lo practican por el mero hecho de divertirse o batir el cronómetro. Pero, además, correr es una práctica asimismo beneficiosa para nuestro bolsillo.

El Running, el deporte más simple del mundo

runnning shoes El Running es uno de los deportes más simples que existe

Correr es, quizá, el deporte más simple que existe. Por un lado, es el que menos accesorios requiere para su práctica. Tan solo es necesario un par de zapatillas para practicarlo. En ocasiones, incluso, ni eso (por ejemplo, cuando salimos a correr por la playa).

Además, no es necesario ningún tipo de preparación técnica especial. Cualquiera de nosotros sabemos cómo se corre y cualquiera de nosotros podemos hacerlo, aunque bien es cierto que para distancias medias y largas es necesario disponer de una preparación física específica para evitar sustos.

Quizá estas sean las razones fundamentales de su éxito. A diferencia de otros deportes más complejos como el tenis, el fútbol o el baloncesto, el running no exige disponer de un lugar especial para su práctica ni de indumentaria o accesorios adicionales. Tan solo es necesaria una cierta fuerza de voluntad (aunque nada fuera de lo normal) y un cierto físico para aguantar los kilómetros que vayan viniendo.

Bien es cierto que conforme aumenta el número de usuarios y personas que practican este deporte, aparecen cada vez mayor cantidad de accesorios y nuevos elementos para afrontar nuestra carrera de un modo más cómodo. Pulsómetros, aplicaciones para móviles, rodilleras o zapatillas específicas para la práctica del running son ejemplos de este tipo de accesorios. Sin embargo, no son en absoluto requisitos necesarios para su práctica.

¿Qué inversión normal requiere el running?

Ahora bien, la mayor parte de las personas se gastan una parte de su salario en la adquisición de accesorios para la práctica de este deporte. Una persona que practique de forma habitual este deporte necesitará:

  • Unas zapatillas de, pongamos, cien euros.
  • Varios pantalones cortos y camisetas que podrían costar, pongamos, 75 euros.
  • Otro accesorio para llevar nuestro móvil y calcular la distancia y el tiempo, además de accesorio para escuchar música, de otros 25 euros.

Es decir, la inversión inicial de un corredor amateur podría ser de 200 euros o, incluso más. Sin embargo, a pesar de esta inversión inicial, el running ayuda, y mucho, a ahorrar.

¿Por qué el running ayuda a ahorrar?

maraton

Pensemos, ¿qué estaríamos haciendo si no estuviésemos haciendo ese deporte? Podemos pensar que estaríamos delante sentados en el sofá viendo la televisión; pero no es menos probable que estemos en un bar tomando unas cañas con nuestros amigos. A un gasto medio de 10 euros, en 20 días que hayamos salido a correr en lugar de salir a tomar unas cañas, tendríamos amortizado el gasto inicial en material deportivo, al margen del beneficio en términos de salud que supone salir a correr en lugar de salir de cañas.

Es decir, el tiempo que dedicamos a correr se lo quitamos a otras actividades, muchas de las cuales requerirían un desembolso de dinero más o menos grande. Es más, el tiempo que dedicamos a practicar running se lo quitamos a la práctica de otros deportes, más o menos caros en función de la cantidad de accesorios que necesitemos.

Si, por ejemplo, practicáramos esquí, tendríamos que comprar el forfait, los esquíes o la tabla de Snowboard, además del coste del desplazamiento desde nuestra casa hasta la estación más cercana. Lo mismo pasa con deportes más baratos de practicar: si jugamos a fútbol, tendremos que desplazarnos hasta la cancha más cercana y, a no ser que se encuentre a la puerta de nuestra casa, existirá un cierto coste en gasolina.

Por otro lado, el hecho de que el running sea uno de los hábitos más saludables que existen en la actualidad ayudará a prevenir enfermedades en el futuro, reduciendo el gasto futuro en medicinas y otro tipo de tratamientos más o menos costosos.

Además, nos ayudará a dormir mejor, ser más felices, estar más en forma, reducir el estrés e incluso a estar más guapos, que aunque no sean aspectos económicos como tal, actuarán como bálsamo para mantener nuestra mente en buena forma, pensar mejor y tomar unas decisiones más coherentes y adecuadas en cada momento.

Conclusiones

En definitiva, la práctica del running es beneficiosa no solo para nuestra salud, sino también para nuestro bolsillo. No es necesaria una inversión grande para ponerse en marcha y, desde luego, el ahorro a medio plazo que notará nuestra cartera bien vale unas buenas zapatillas.

En Naranja | Llevar hábitos de vida saludables para sentirnos mejor con nosotros mismos pero, también, para ahorrar
Imágenes | iwanbeijes, Hans, fawndesign

Conversación