Cinco formas de ahorrar en la compra de videojuegos

La industria de los videojuegos se ha convertido en la más rentable de todo el sector audiovisual. Sus ventas superan a los ingresos obtenidos por la música y el cine juntos y cada vez es más habitual que la producción y distribución de un videojuego supere con creces el coste de la realización de una superproducción de Hollywood.

Pero no hay de qué preocuparse. Las consolas son cada vez más potentes pero no por ello más caras; el catálogo de videojuegos es cada vez más amplio, y a la vez más barato. Si eres un jugón, no necesitas gastar una gran cantidad de dinero para disfrutar de tu pasión, en especial en estos tiempos en los que las nuevas tecnologías han creado un enorme abanico de posibilidades. Entre todas, te enseñamos cinco formas de ahorrar en la compra de videojuegos.

Paciencia, los juegos siempre acaban bajando de precio

El primer consejo es tener paciencia. Tarde o temprano, ese título que tanto anhelamos acabará bajando de precio. Y si no es el mercado de jugos nuevos, será en el mercado de juegos de segunda mano. Existen cada vez más tiendas especializadas que compran los juegos que los gamers no utilizan para revenderlo más barato que un juego nuevo, aunque la manera de conseguir el mejor precio es comprándoselo directamente a otro usuario que lo venda.

Bien es cierto que no siempre es fácil esperar durante unas semanas para disponer de un juego más barato, entre otras cosas porque quizá ya hayamos esperado un cierto tiempo entre la fecha en la que se anunció y la fecha de su lanzamiento. No obstante, hay que pensar que las prisas no son buenas consejeras en ningún caso y que, además, la espera hará que se incrementen nuestras ganas por jugarlo.

Compara, y si lo encuentras más barato, cómpralo

videojuegos_ahorro-2

En cualquier caso, nunca es fácil (o viable) esperar durante mucho tiempo por un juego. Si eres de los muchos que no puede esperar ni un día más de su lanzamiento para tenerlo en tus manos, lo mejor es comparar sus precios, bien sea por Internet o bien en tiendas físicas y de segunda mano.

Existen páginas especializadas para comparar precios de videojuegos entre varias tiendas, ya sean físicas y online, tanto nacionales como internacionales; entre ellas, destacan Otogami o Yambalú.

Normalmente, las tiendas de juegos online suelen ser más baratas que las tiendas físicas, pero cuentan con el inconveniente de que deberemos esperar el tiempo de envío y, como buenos jugones que somos, supone un coste de oportunidad que difícilmente podremos asumir. Por este motivo, antes de tomar una decisión, tendremos que comprobar si el menor precio compensa el mayor tiempo de espera que no podremos disfrutar de nuestro juego.

No olvides las suscripciones

Las principales plataformas de videojuegos, como PlayStation Plus o Xbox Live Gold, ofrecen suscripciones de pago a sus clientes para acceder a títulos de forma gratuita (incluidos en la suscripción), así como promociones y ofertas para acceder a otros juegos y características de los mismos.

Se trata de suscripciones con precios asequibles (en torno a 50 euros al año) si tenemos en cuenta el precio de los videojuegos, y que cada mes ofrecen juegos gratuitos, aunque no siempre sean juegos recientes o de nuestro agrado. Tengamos en cuenta que la suscripción quedaría amortizada con uno o dos juegos que descarguemos por esta vía.

Atento a las ofertas de Steam

Plataformas como Steam se han convertido en auténticas joyas para todos los gamers. Ofrecen un amplio catálogo de videojuegos, muchos de los cuales son gratuitos, para que el usuario se los pueda descargar y jugar sin salir de su casa y casi de manera inmediata.

Debido al éxito de Steam, son muchas las aplicaciones que se han creado para dar un servicio similar. En la actualidad, existen plataformas de descargas de videojuegos para casi cualquier género y de cualquier época, ofreciendo paquetes con descuentos muy atractivos. Por ejemplo, Humble Bundle, que ofrece packs de juegos a precios de risa; Origin, que de vez en cuando regala juegos clásicos de EA o MacGameStore, para jugadores con ordenadores de Apple.

Region Free, adiós barreras

Una consola Region Free es aquella que permite jugar a videojuegos adquiridos en cualquier parte de su sistema de codificación, los cuales son PAL para Europa y NTSC para Estados Unidos. Si una consola no fuese Region Free, un juego comprado en Estados Unidos no podría ser ejecutado en Europa, y viceversa.

Pero, ¿cómo puede ayudarnos una Region Free a ahorrar? Muy sencillo. Podemos comprar un videojuego en cualquier parte del mundo y ejecutarlo en nuestra consola sin temor a que no funcione. Esto, según cada caso, puede llegar a suponer un ahorro bastante importante, bien porque en Estados Unidos podemos comprarlo a mejor precio o por que el tipo de cambio entre el euro y el dólar nos favorezca .

En definitiva, desde hace un tiempo a esta parte, cada vez es más sencillo disfrutar de nuestros videojuegos sin necesidad de realizar un desembolso importante. Cientos de horas de ocio al alcance de nuestro bolsillo y sin necesidad de salir de casa. Suena bien, ¿verdad?

En Naranja | La evolución de Nintendo: de la consola al móvil para transformar su negocio de videojuegos

Imagen | kaicho20, bohed

Conversación