Cinco planes de vacaciones alternativos para que disfruten los niños… y los padres

Vacaciones y niños es un tándem difícil de conciliar, porque el calendario escolar no coincide con el descanso vacacional de los padres. Al estrés de organizar los turnos de vacaciones en los trabajos se suma tener que cubrir los dos meses de vacaciones escolares.

Dos meses en los que hay tiempo para organizar planes con toda la familia o solo para los niños; viajes en familia o planes urbanos y un sinfín de actividades que solo se pueden disfrutar en verano. Estas son las propuestas para este año.

Parques temáticos, la apuesta segura

Viajar a los parques temáticos es una elección que nunca falla porque grandes y pequeños encuentran en las atracciones de estos parques todo tipo de diversiones. La alternativa de este año puede ser diferente eligiendo parques con un toque distinto como el que ofrece Futuroscope entre Burdeos y París, que une atracciones y experiencias didácticas centradas en las nuevas tecnologías. La novedad de este año es el Viaje Extraordinario, una atracción que imita la vuelta al mundo en 80 días del visionario Julio Verne.

Un poco más lejos podemos viajar al Parque de las Hadas Efteling, en Holanda y sumergirnos en el país de las princesas, los duendes y las hadas y de todos los personajes de los cuentos infantiles.

Mención aparte merece la visita al parque temático de Harry Potter en Londres porque, aunque no tiene atracciones, los seguidores de las aventuras del mago más famoso de Hogwarts disfrutan recorriendo los escenarios donde se han rodado las películas de la saga.

Del camping…

Disfrutar de entornos naturales es una de las ventajas que ofrecen los campings como forma de alojamiento idónea para los niños en vacaciones. La vida al aire libre y el contacto con la naturaleza permiten a los niños cambiar sus actividades habituales en un entorno totalmente distinto.

… al gampling

Este año podéis probar el gampling, otra forma más sofisticada de disfrutar de las virtudes del camping, pero con las comodidades de un hotel. Además de beneficiarse de la vida al aire libre, los niños conocen diferentes formas de alojamiento propias de otras culturas: desde casas en los árboles, a yurtas, que son las tiendas donde viven los mongoles, o jaimas donde viven los beduinos del desierto.

Campamentos para desarrollar habilidades

Los campamentos son la mejor opción para que los niños tengan planes sin los padres en las vacaciones. Los campamentos para aprender idiomas son, quizá, la opción que más barajan los padres, pues son aptos para todas las edades y pueden realizarse tanto fuera como dentro de España. Además, para hacerlos más atractivos, muchos combinan programas deportivos o de aventuras con el aprendizaje de idiomas para que no sea solo estudiar.

Los campamentos multiaventura son los preferidos por los niños, pues pueden realizar todo tipo de actividades, desde excursiones, practicar deportes y aprender manualidades. Pero para los que tienen más inquietudes artísticas o tecnológicas, es mejor decantarse por campamentos más especializados.

En concreto, la demanda de los campamentos ligados a la tecnología está aumentando con fuerza, pues contribuyen a que los más pequeños desarrollen habilidades y se preparen en algunas de las disciplinas con más auge hoy en día. Construir robots, desarrollar aplicaciones móviles y videojuegos son sólo algunas de las actividades de las que pueden disfrutar. Otra de las modalidades que está teniendo una fuerte demanda son los campamentos de cocina para los pequeños chefs de la casa.

Viajar a los festivales con los papás

¿Qué tal si este año probamos nuevas experiencias? Los festivales musicales que se celebran por toda la geografía española durante el verano son un buen plan para unir a padres e hijos. Cada vez es más frecuente ver en estos festivales a familias disfrutando de los diferentes tipos de música.

Desde el festival Sinsal que se celebra en la isla de San Simón en la ría de Vigo, con un cartel secreto que no se conoce hasta que se llega a la isla; Pirineos Sur que amplía cada año la oferta cultural y actividades con teatro, pasacalles, exposiciones, cine, circo y conciertos para el público familiar; Rototom Sunsplash en Benicàssim, destacado como el festival reggae más grande del mundo, con el espacio Mágico Mundo para las familias; Acústica en Figueras que, además de música, ofrece talleres, actividades infantiles y visitas al museo Dalí o, incluso, el Resurrection Fest en Vivero si tu niño te ha salido rockero.

Estos son algunos planes alternativos para pasar el verano, pero la oferta es amplia, todo depende de nuestras aficiones y nuestro presupuesto. ¡Feliz verano!



En Naranja | Siete formas de viajar en las que no tendrás que pagar alojamiento

Conversación