¿Coche diésel o gasolina? Las matemáticas nos dan la respuesta

A la hora de comprar un coche debemos tener en cuenta muchos aspectos, pero una de las primeras preguntas es siempre: ¿diésel o gasolina? Por normal general, los coches gasolina son más baratos, pero, a cambio, consumen más y el combustible es más caro. De forma intuitiva, podemos deducir que cuanto más vayamos a usar el vehículo, más nos interesará un motor diésel, pero ¿cuántos kilómetros exactamente harán falta para amortizarlo?

Al igual que cuando explicamos por qué dar acelerones al conducir sale caro, las matemáticas nos resultan de gran ayuda. Nos permiten calcular, de forma bastante precisa, cuántos kilómetros vamos a necesitar recorrer con nuestro nuevo coche para que salga rentable el mayor desembolso inicial.

¿Cuántos kilómetros hay que hacerle a un coche diésel para que salga rentable?

La respuesta a esta pregunta es un clásico: depende de varios factores. Principalmente, de la diferencia de precio entre la versión diésel y la gasolina, del consumo por kilómetro y del precio del gasóleo y la gasolina. Pero eso no quiere decir que no se pueda calcular.

Pongamos como ejemplo que queremos comprarnos un Seat León. Su versión básica de gasolina de 1.2 litros y 110 CV cuesta 15.000 euros, con un consumo urbano de 6,1 litros cada 100km. Por otro lado, si optamos por el diésel, con un motor de 1.6 litros, 110 CV y un consumo urbano de 3,9 litros, el precio oficial es de 18.000 euros.

Para calcular los kilómetros que debemos recorrer con la versión diésel para amortizarla, deberemos calcular el precio por kilómetro de cada vehículo (consumo x precio combustible/100) y aplicar esta sencilla fórmula:

Kilómetros = (Precio coche diésel – Precio coche gasolina)/(Precio por km gasolina)-(Precio por km diésel)

Para el ejemplo que estábamos viendo, el resultado es poco más de 100.000 kilómetros (cinco años a 20.000 kilómetros al año), tal como se puede ver en la siguiente tabla:

diesel-gasolina-2b

Además, hemos preparado un documento interactivo para que podáis ajustar los datos en función del los vehículos que estéis considerando y obtener un resultado personalizado. Podéis consultarlo y descargarlo aquí.

Finalmente, hemos elaborado también una tabla orientativa combinando diversas variaciones de estos factores. Para los cálculos, hemos tomado como consumo base para un vehículo diésel cuatro litros cada 100 Km y un precio de un euro por litro para el gasóleo. El resultado es el número de kilómetros que debemos recorrer para amortizar la inversión de un vehículo diésel en cada caso.

diesel-gasolina-3

Otros aspectos a considerar al elegir entre un coche diésel o gasolina

Además del consumo de combustible, hay otros aspectos a la hora de elegir entre un coche diésel o gasolina que también tienen implicaciones económicas a considerar:

  • El seguro es más caro en los vehículos diésel: al ser coches más caros, los seguros a todo riesgo también lo son. Concretamente en torno a un 15%, lo que implica de forma orientativa entre 300 y 800 euros a lo largo de la vida del vehículo. No obstante, en el caso de un seguro de terceros ampliado, los precios son muy similares.
  • El mantenimiento es ligeramente más caro en los diésel: según un estudio de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), el mantenimiento de un vehículo diésel es aproximadamente un 25% más caro que un gasolina. Esto supone al menos 1.500 euros de diferencia durante su vida útil.
  • Impuestos de circulación: actualmente la mayoría de vehículos tanto diésel como gasolina se encuentran por debajo de los doce caballos fiscales, que marcan la diferencia entre un impuesto de circulación razonable y uno mucho mayor (en Madrid, 59 euros frente a 129 euros). No obstante, es importante comprobarlo, ya que puede suponer un sobrecoste significativo.

En Naranja | Decálogo para ahorrar gasolina en el día a día

Conversación