¿Es cierto el mito de que se ahorra dinero si planificamos las comidas?

La imagen se repite a lo largo y ancho de la geografía de nuestro país a diario. Una persona atraviesa obstáculos en forma de carros en un supermercado con una lista de papel en la mano para buscar los productos que necesita. Sí, estoy hablando del supermercado, un establecimiento frecuentado por todos los mortales en el quien no lleva su lista de compra organizada para planificar su compra no sabe ahorrar.

Elaborar la lista de la compra es un método muy sencillo y fiable de ahorro si la seguimos al pie de la letra. Pero ésta lo sería aún más si estuviese acompañado con una planificación semanal o mensual de nuestra alimentación en la que sepamos de antemano qué vamos a comer, evitando de esta manera arbitrariedades al redactarla.

Elaborar nuestra planificación alimentaria: ahorra dinero y tiempo

Planificar lo que vamos a comer no es una tarea sencilla, en especial si estamos haciendo algún tipo de dieta o si hay ciertos alimentos que, por algún tipo de alergia o simplemente porque no nos gustan, no podemos o queremos comer. Esta tarea implica perder un par de horas pensando en una dieta equilibrada y que se adapte a nuestra dieta.

Sin embargo, perder un par de horas una vez al mes siempre será mejor que improvisar a diario la comida que vamos a cocinar. Incluso si por trabajo tenemos que comer fuera de casa, siempre será más saludable saber de antemano qué comeremos ese día en lugar de elegir de manera arbitraria uno u otro plato del menú.

Es decir, para ganar tiempo a la larga, siempre es mejor planificar el menú familiar para toda la semana. Lo mejor es dedicar una tarde entera planificando y otra cocinando y, de esta manera, podemos ir congelando y descogelando los platos de acuerdo a nuestras necesidades o intereses.

Dedicando un día a la semana a esta tarea o, incluso, un día al mes, podremos elaborar la lista de la compra conforme lo que vayamos a cocinar en cada momento. De esta manera, nuestra lista de la compra tendrá relación directa con nuestra alimentación, no compraremos nunca productos en exceso y podremos ahorrar bastante dinero.

¿Y cómo puedo planificar mi alimentación?

Leyendo estas líneas, quizá te estés preguntando cuál es el mejor modo de planificar nuestra dieta de manera mensual o semanal. Te proporcionamos una serie de tips para que no pierdas ni tiempo ni dinero en tu alimentación diaria:

  • Si queremos planificar nuestra alimentación semanal, elabora por escrito un menú para 6 días a la semana, dejando uno de los días para algún exceso, como comer fuera de casa o pedir una pizza.
  • Por cada plato, haz una lista de los ingredientes que necesitas. Cuando planifiques, dobla la cantidad de cada ingrediente para no quedarte corto, en especial para aquellos ingredientes no perecederos, como el arroz, la pasta o la harina.
  • Intenta planificar platos que sean únicos para cada día, teniendo en cuenta que la alimentación ha de estar equilibrada. Por ejemplo, si un día comemos un filete de cerdo, al día siguiente estaría bien comer una lubina. Pero si tenemos que repetir carne y pescado la semana siguiente, lo ideal sería intentar que fuesen de otro tipo, por ejemplo, pavo y salmón.
  • A poder ser, haz un poco más de comida que la que sería ideal para tu familia y congela lo que no vayáis a comer para que, de esta manera, si un día no has podido cocinar por cualquier motivo, quede pendiente o lo puedas llevar al trabajo en un tupper.
  • No es necesario preparar un primer y segundo plato. Es mejor preparar un plato único con todos los nutrientes necesarios que varios platos que contengan menos cantidad de lo necesario. Por ejemplo, las lentejas con chorizo tienen vegetales, proteínas e hidratos de carbono. Un plato saludable y muy completo.

Cinco tips para hacértelo aún más fácil

  • La cazuela eléctrica de cocción lenta es una buena inversión inicial. Requiere poca preparación y el plato se cocina solo mientras hacemos otras cosas.
  • A la hora de descongelar los platos, es mucho mejor sacarlo el día que lo vayamos a consumir en lugar de utilizar el microondas, que puede cocinarlo aún más y alterar su sabor.
  • Elabora la lista en un post it que puedas dejar en un lugar visible en todo momento como, por ejemplo, pegado a la nevera.
  • ¿Por qué no centrar todos nuestros esfuerzos en cocinar todas  las comidas de la semana el Domingo? Podemos pedir ayuda a nuestra familia y, de esta manera, no tendremos que preocuparnos más el resto de días.
  • Tacha en el calendario lo que vayas cocinando para evitar improvisaciones y tener que repetir la comida.

Un ejemplo de ahorro con la planificación de nuestras comidas

Según Eroski Consumer y tomando como referencia los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, cada hogar gasta al año unos 4.400 euros de media en comida y bebida, siendo la carne el producto al que se destina un mayor presupuesto, con casi un 23% del mismo.

Teniendo en cuenta que, además, y tomando como referencia otro estudio del mismo portal, deshechamos cerca de 76 Kg. al año de comida, la planificación de estas compras sin duda supondrá un importante ahorro. Suponiendo que, gracias a tal planificación, somos capaces de generar solo 10 Kg. de basura, podremos disfrutar de un ahorro de 579 euros al año, o lo que es lo mismo, 49 euros al mes.

En definitiva, la planificación de nuestra alimentación es un método muy interesante de ahorro, tanto de tiempo como de dinero y, además, es una forma muy saludable de alimentarnos. Tengamos en cuenta que la mayor parte de nutricionistas elaboran dietas mensuales en función de las necesidades de cada persona. Si los profesionales lo hacen, ¿por qué no también nosotros?

En Naranja | Congelar es ahorrar, trucos y consejos para no desperdiciar nada en la cocinaAprendiendo de nuestras abuelas: ahorrar en la cocina sin desperdiciar nada

Imagen | PublicDomainPictures

Conversación

  • minue

    Lo de “tirar dinero” a la basura en forma de comida es algo que nos pasa a muchos por falta de organización. Vas al súper y compras lo que crees que vas a cocinar o necesitar, pero si tuvieras un planning hecho, todo se aprovecharía mucho mejor. Aunque en general hay algo que ahorra mucho: congelar.

  • Mario Cobretti

    Se ahorra mucha pasta y se evita hacer algo que me pone enfermo, tirar comida. Cada vez que tengo que tirar algo a la basura, pienso en la gente que no tiene para comer y se me revuelve el estómago. Me parece fatal cuando me pasa, pienso que soy un indeseable. Y en el presupuesto familiar, se ahorra y mucho. Además de comer mucho mejor y más sano. Un voto por la planificación de la comida en el hogar. Yes, we can leñe!!!

  • Josep Camós

    “Sin embargo, perder un par de horas una vez al mes siempre será mejor que improvisar a diario la comida que vamos a cocinar. ”

    Ni eso. La inversión de tiempo en esta planificación es mínima, casi despreciable. Además, cada dos meses puedes repetir plantilla tranquilamente, así que…

  • Pingback: Paseo por la gastronomía de la red: es temporada de setas()

  • Pingback: Viajar sin gluten es posible: siete consejos para irse de vacaciones con alergias o intolerancias alimentarias - En Naranja, ING DIRECT()